Monitor de Latinoamérica

Campaña para captar ca­pital fo­ráneo en in­fra­es­truc­tu­ras, sector clave para el país

Paraguay coquetea con las grandes constructoras españolas

Asunción tantea a FCC, ACS, Ferrovial, Isolux, Sacyr, Acciona y Comsa y pide apoyo in­versor al Gobierno Rajoy

HOY / Hidrovía será prioridad de Jiménez al frente del MOPC
Jiménez Gaona, Paraguay.

Paraguay, uno de los países de Latinoamérica con menor cap­ta­ción de in­ver­sión es­pañola y menor nú­mero de em­presas his­panas sobre el te­rreno, co­mienza a con­ver­tirse en un des­tino atrac­tivo para nues­tras com­pañías. El país ha em­pren­dido una cam­paña para au­mentar la en­trada de ca­pital fo­ráneo en sec­tores clave de su eco­nomía y, en con­creto, en in­fra­es­truc­tu­ras. El Gobierno ha en­fa­ti­zado su in­terés en contar con in­ver­sión de em­presas es­paño­las, es­pe­cial­mente en cons­truc­ción, para dar un em­pujón de­ci­sivo a su eco­no­mía.

Asunción pretende realizar obras de infraestructura vial y de transporte por varios miles de millones en los próximos años.

Hace unas semanas, el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones de Paraguay, Ramón Jiménez Gaona, visitó España donde presentó a compañías hispanas, esencialmente constructoras, los proyectos en marcha en el país y pidió una mayor presencia empresarial hispana en su país.

En concreto, el ministro detalló los proyectos que el Gobierno quiere ejecutar con la nueva Ley de Alianza Público Privada (APP), proyectos que totalizan 8.000 millones de dólares para los próximos cuatro años y los más representativos de los cuales son la hidrovía del río Paraguay; la ampliación de las rutas viales 2, 7, 1 y 6; la modernización del aeropuerto Silvio Pettirossi y la reconstrucción de la carretera Transchaco, incluidos en el Plan Maestro de Infraestructura y Transporte.

Otras obras clave para las que Paraguay requiere apoyo financiero exterior son la maquinización de la presa del Iguazú; corredores bioceánicos como Carmelo Peralta-Loma Plata y el nuevo proyecto de tren de cercanías de la capital, así como el dra¬¬gado y ma¬n¬¬te¬¬ni¬¬miento del río Paraguay, por el que sale el 80% de las ex¬¬po¬r¬¬ta¬¬ciones del país. Además de estos proyectos en infraestructura, calificados de vitales por el Gobierno de Paraguay, su Administración diseña planes en agroalimentación, turismo y desarrollo de tecnologías de la información (TIC), en los que también desea una mayor presencia española e internacional.

El pa¬sado abril, el Gobierno paraguayo pre¬sentó el plan de in¬ver¬siones 2014-2018, con un pre¬su¬puesto de 16.500 mi¬llones de dó¬lares y muy cen¬trado en el sector de in¬fra¬es¬truc¬tura, incluida la eléctrica (40,5%), ám¬bito en el que se es¬pera que a través de las nuevas fór¬mulas de par¬ti¬ci¬pa¬ción pú¬bli¬co-¬pri¬vada, el sector pri¬vado aporte al menos el 23% de los fon¬dos.

Reunión con los grandes de infraestructuras

En Madrid, el ministro paraguayo se reunió con representantes de las principales compañías españolas dedicadas a las obras públicas, la construcción y las infraestructuras: Abertis, Acciona Infraestructuras, Comsa Emte, Dragados (ACS), FCC Construcción, Ferrovial, Sacyr, Grupo San José, Aqualia, Ogensa, Vías y Construcciones, así como, a título personal, con el presidentes de ACS, Florentino Pérez y con el CEO de Isolux, Antonio González. Además, mantuvo una reunión separada con Seopan antes de reunirse con la ministra española de Fomento, Ana Pastor.

Varias de esas empresas españolas de infraestructuras ya están participando en las licitaciones que realiza el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), como Isolux y Sacyr, y otras están instalando sus oficinas en Paraguay. En la reunión se echó sólo en falta, entre las grandes, a OHL, que ha tenido una histórica presencia en el país.

Jiménez Gaona, que detalló a los empresarios las ventajas que ofrece Paraguay, como la baja fiscalidad, la mano de obra joven y cualificada y una energía con bajo coste, se mostró tras la visita muy satisfecho por el interés mostrado por las constructoras españolas en invertir en Paraguay.

Varias empresas interesadas en entrar en el país

“De las diez empresas constructoras más grandes del mundo, cinco son españolas, lo que hace muy atractivo enfocarnos en ese mercado. Paraguay, en términos de números y estadísticas, es un país sumamente atractivo”, dijo, para señalar que proyectos que se van a ejecutar requieren de empresas altamente calificadas. Fuentes paraguayas señalaron que varias empresas españolas ya han expresado su interés en instalarse en Paraguay a largo plazo y asociarse a empresas constructoras locales y no sólo invertir en una obra determinada.

El ministro, que se reunió con su homóloga, Ana Pastor, reiteró que las puertas de Paraguay están abiertas a las inversiones españolas y dijo que el Gobierno de Asunción ha solicitado a la ministra el acompañamiento del Gobierno español habilitando líneas especiales de financiación preferenciales para que las empresas interesadas dispongan de ofertas competitivas, así como la realización de una feria de empleo para motivar el retorno de profesionales paraguayos de la construcción.

El Gobierno paraguayo reiteró al Gobierno español, asimismo, que Asunción “tiene un gran interés en contar con el concurso de las principales empresas españolas en varios de los proyectos, por la experiencia que tienen en Latinoamérica con emprendimientos de APP y en concesiones. En la actualidad las empresas presentes de forma regular en el país apenas llega a la quincena, entre las que se encuentran BBVA, Mapfre, Avanza, Grupo Barcelona, Prosegur, Santillana y Adolfo Domínguez.

Las últimas previsiones de los organismos internacionales apuntan a un ambiente macroeconómico estable en el país: Paraguay aguantará en 2014 y 2015 con una alta tasa de crecimiento del 4%, una de las mayores de la región, tras el inusual avance del 14,2% del año pasado que siguió a la grave recesión experimentada en 2012 por la sequía.

En el plano de captación de inversión exterior, sin embargo, las cosas pintan de momento menos halagüeñas: en 2013 Paraguay vio bajar la Inversión Extranjera Directa (IED) de 480 a 380 mi¬llo¬nes de dólares, uno de los volúmenes más pobres de la región.

Artículos relacionados