Monitor de Latinoamérica

El WEF acon­seja ace­lerar las re­formas y más in­ver­sión en edu­ca­ción e in­no­va­ción

Chile y los tigres centroamericanos, líderes en competitividad

Brasil, México y Perú em­peoran y Colombia me­jora en el ín­dice anual del World Economic Forum

Reporte global de competitividad | Instituto Peruano de Economía
Informe global de competitividad.

Chile y los dos ti­gres cen­troa­me­ri­ca­nos, Costa Rica y Panamá, son los tres países más com­pe­ti­tivos de Latinoamérica, según el Índice de Competitividad Global 2014-2015, un in­forme que ela­bora anual­mente el World Economic Forum (WEF). Pese a acusar un de­te­rioro con res­pecto al año pa­sado, Brasil y México se si­túan como cuarto y quinto país más com­pe­ti­tivos en un ran­king en cuyo to­p-ten no en­tran Argentina ni Venezuela. Latinoamérica como re­gión no logra si­tuar a nin­guno de sus países entre las 20 eco­no­mías más com­pe­ti­tivas del mundo.

Un año más, Chile, que se sitúa en el puesto 33 a nivel mundial, continúa siendo el líder regional y, pese a sus actuales dificultades de crecimiento, subre un puesto. “La chilena es la economía más competitiva de Latinoamérica, con un perfil muy estable, respaldada por activos tradicionales como sus instituciones; con bajos niveles de corrupción; con un Gobierno eficiente, solida estabilidad macro y bajos niveles de déficit y deuda pública”, indica el WEF, que no entra a valorar las actuales reformas impulsadas por la presidenta Bachelet (energía y fiscalidad). No obstante, el WEF pide a Santiago una mayor diversificación de la economía y avanzar a actividades más basadas en el conocimiento, lo que requerirá esfuerzos en calidad de la educación.

Panamá, pese a bajar 8 puestos en el ránking este año, al 48 a nivel global, se sitúa como subcampeón de Latinoamérica en competitividad. El descenso es atribuido por el WEF al “ligero deterioro en la percepción del funcionamiento de las instituciones, particularmente en la incapacidad de combatir la corrupción y elevar la eficiencia gubernamental”.

Costa Rica, el otro tigre centroamericano, es el tercero en el podio, en el que marca un nuevo ascenso de 3 puestos en la clasificación global, al 51. El WEF identifica como principal fortaleza disponer de la mejor educación del área, una buena capacidad para innovar y registrar un gran avance en tecnología de la información y comunicaciones. Con todo, los expertos tiran de las orejas a San José por su “pobre infraestructura de transporte”, las actuales dificultades en acceso a la financiación y el alto déficit presupuestario existente.

Aunque baja un lugar, al puesto 57 a nivel internacional, el gigante regional, Brasil, se mantiene en cuarta posición. Según el WEF, el deterioro se debe a la persistencia en la incapacidad para resolver sus problemas de infraestructura de transporte, así como a la creciente percepción del deterioro de sus instituciones, sobre todo en eficiencia estatal y corrupción. De hecho, la reelegida presidenta Rousseff, cuyo segundo mandato ha sido acogido con reticencia por el mercado, se enfrenta estos días al escándalo de corrupción de la estatal Petrobras, el mayor caso de desvío de fondos en la historia del país. Brasil, sexta potencia mundial, se sitúa además, por debajo de todos los BRIC salvo India: China, Rusia y Sudáfrica se ubican en los puestos 28, 53 y 56.

El México del reformista Peña Nieto se consolida en quinta posición en cuanto a competitividad, si bien pierde este año 6 puestos, al 61 global, debido a la percepción de un aumento de la corrupción y de la violencia, a la que no ha sido ajena la crisis de la desaparición de estudiantes en Iguala (Guerrero). Este atroz hecho, que ha mostrado la connivencia entre ciertas autoridades y el narco, se produce en un momento en el que México reforma sus sectores energético, fiscal y de telecos y afecta a la imagen internacional del país. El WEF censura, además, la calidad del sistema educativo azteca, “que no ofrece el conjunto de calificaciones que requiere una economía mexicana en pleno cambio” y critica el bajo desarrollo en el área de las tecnologías.

Diferente evolución peruana y colombiana

Las nuevas vedettes de Sudamérica, Perú y Colombia, se ubican este año en sexta y séptima posición, en los lugares 65 y 66 a nivel mundial, pero con una diversa evolución: mientras que la economía peruana cede 4 puestos, la colombiana escala tres. De Perú, afectado en su crecimiento por la menor inversión minera y la caída de los precios de los minerales, el WEF destaca la consolidación de los mercados financieros y laborales. Sobre Colombia, se resalta su trayectoria ascendente de la mano de políticas económicas adecuadas, pero se alerta de la necesidad de forjar una red de comunicaciones y transportes sólida y de diversificar la economía.

Por debajo de ellos, Guatemala, Uruguay y El Salvador, en las posiciones 78, 80 y 84, completan la lista de las diez economías más competitivas de la región, de la que quedan fuera dos de los principales mercados del área, Argentina y Venezuela, involucrados en serios problemas de política económica y empresarial y azuzados por la recesión. Guatemala registra una gran mejora de 8 posiciones, respaldada por un recorte de la burocracia y un impulso inversor en infraestructura, mientras que Uruguay sube 5, apoyado en una potente mejora tecnológica, institucional y educativa. El Salvador ve premiados sus esfuerzos en competitividad con una escalada de 13 lugares.

Tras los diez primeros aparecen Nicaragua (lugar 99, sin cambios respecto al año anterior); Honduras (100, con un avance de 11 puestos) y Dominicana (101, un salto de 4 lugares). Todos estos países relegan a Argentina (que se mantiene en el lugar 104 a nivel mundial) al puesto 14 en la región, sólo por delante de Bolivia (105, con un deterioro de 7 lugares), Paraguay (120, con una caída de un puesto) y Venezuela, que pese a subir tres posiciones, cierra en el puesto 131 un ranking del que está excluida Cuba. Ecuador, que este año no figura en el estudio, registró en el anterior la mayor subida en competitividad (del puesto 101 al 86), rebasando a Argentina.

En realidad, y de ser un país, Puerto Rico (Estado libre asociado a EEUU), lideraría la lista de competitividad en Latinoamérica, en el puesto 32, mientras que países como Barbados (55), Jamaica (86), Trinidad y Tobago (89) superan con creces a Argentina y Suriname (110) y Guyana (117) rebasan a Venezuela. Haití cierra la lista este año en la región, en el puesto 137.

El Índice Global de la Competitividad es una clasificación elaborada por el WEF que identifica las fortalezas y debilidades de los países analizados (144 este año). En la nueva edición presentada el lunes, Suiza lidera, por sexto año consecutivo, el ranking, seguida por Singapur, EEUU, Finlandia, Alemania, Japón, Hong Kong, Holanda, Reino Unido y Suecia. España se mantiene en el puesto 35 a nivel internacional, por debajo de Chile. Reformas e inversión

Los expertos del WEF señalan que urge reforzar la competitividad en Latinoamérica mediante más inversiones y la puesta en marcha de completas reformas estructurales si se pretende consolidar los progresos económicos y sociales que los países han logrado en los últimos tiempos de bonanza, amenazados ahora por dos años de ralentización del crecimiento. “La resistencia económica de la región dependerá de afianzar las bases de su economía, para lo que debe impulsar su competitividad” y su diversificación, indican los expertos, que identifican como grandes retos en los próximos años el bajo nivel de productividad, la falta de inversión en áreas que contribuyen al crecimiento (infraestructuras, I+D, desarrollo de talento) y el retraso en algunas reformas clave.

Según el WEF, la productividad en la región es baja porque no hay suficiente inversión en “áreas importantes como la educación o la innovación, que han estado fuera del vocabulario regional, con la excepción de una veintena de empresas”. Los analistas detectan, además, incapacidad de las economías locales para moverse hacia sectores más productivos y, en consecuencia, a niveles más altos de competitividad.

Artículos relacionados