Tan sólo restan unos 600 casos cuya re­so­lu­ción se es­pera en unos meses

Bankia da por cerrado el arbitraje de preferentes pero no las demandas judiciales

La en­tidad ya ha abo­nado 132.823 laudos de los 137.365 fa­vo­ra­bles a los clientes

Junta de accionistas de Bankia
Goirigolzarri, en la junta de Bankia.

Bankia da por casi fi­na­li­zado el pro­ceso de ar­bi­traje de pre­fe­rentes y deuda su­bor­di­nada con sus clien­tes, pero aún no puede dar car­pe­tazo de­fi­ni­tivo a este po­lé­mico asunto ante las con­ti­nuadas pre­sen­ta­ciones de de­nun­cias ju­di­cia­les. El grupo pre­si­dido por José Ignacio Goirigolzarri ya ha abo­nado 132.823 laudos de los 137.365 en los que se dio la razón a los clientes con pre­fe­rentes y deuda su­bor­di­nada. Tan sólo quedan pen­dientes unos 600 ca­sos, la ma­yoría de ellos ya en­viados a la junta ar­bi­tral na­cional y en menor cuantía pen­dientes de la acep­ta­ción por parte del cliente. Se trata de las si­tua­ciones más com­ple­jas, como puede ser el fa­lle­ci­miento del ti­tu­lar.

El equipo gestor presidido por José Ignacio Goirigolzarri se aproxima al segundo aniversario del plan aprobado por Bruselas con menos cargo de conciencia por los clientes con preferentes o deuda subordinada que se acogieron al proceso de arbitraje, ya que se ha resuelto en casi su totalidad con los 137.365 casos favorables para clientes y el abono de 132.823 de los laudos analizados por KPMG. Esta consultora ya no tiene ningún caso en análisis y tampoco las oficinas tramitan ninguna solicitud.

Eso sí, aún quedan por resolver medio millar de casos, aunque más de 500 han sido remitidos a la junta arbitral nacional y tan sólo 83 están pendientes de la aceptación por parte del cliente. Fuentes de Bankia indican que la mayoría de ellos son los más complejos, por el fallecimiento del titular y la presentación de testamentos por parte de los herederos. Eso sí, la entidad confía en que todos ellos se puedan resolver en unos meses y así poder encarar con mayor normalidad 2015, un ejercicio que será clave para ver el grado de cumplimiento con el plan trazado por Bruselas a cambio de la millonaria inyección de capital recibida.

En el proceso de arbitraje, al que siempre animaron el propio Goirigolzarri y sus directivos, se recibieron cerca de 183.000 solicitudes, de las que 45.586 tuvieron una opinión desfavorable para los clientes que habían contratado preferentes o deuda subordinada.

Entre los casos favorables, unos 4.000 clientes rechazaron los convenios y optaron por el canje de su inversión en acciones de Bankia. Según las mismas fuentes de la entidad, la mayoría de los casos eran clientes con deuda subordinada que optaron por los títulos cuando alcanzaron sus máximos a primeros de año (cerca de los 1,6 euros), tras la venta a finales de febrero de un 7,5% en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Ofensiva judicial

Si el proceso de arbitraje de preferentes se da casi por concluido, bien distinta es la vía judicial por lo han optado algunos otros clientes y cuyas resoluciones a favor de los mismos ha incrementado en los últimos días la participación del FROB por encima del 60% como consecuencia del canje de acciones en la matriz de Bankia, Banco Financiero y de Ahorros (BFA). La realidad con la que se encuentra el actual equipo directivo del banco nacionalizado es que se siguen presentando demandas judiciales por parte de numerosos clientes atrapados en estos productos, lo que aún podría demorar su solución durante bastante tiempo.

De hecho, Bankia indicó recientemente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que no podrá estimar el coste de las demandas judiciales interpuestas por el canje de híbridos y deuda subordinada hasta que no concluya la apertura de procedimientos sobre estos asuntos. En este sentido, la entidad destaca que continúa recibiendo demandas judiciales de los tenedores de estos instrumentos y señala que a cierre del primer semestre del ejercicio mantenía una provisión de 398 millones de euros en cobertura de los posibles quebrantos que pudieran derivarse de las mismas.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, reconocía a finales de octubre, durante la presentación de los resultados del tercer trimestre, que su intención hubiera sido devolver el dinero a todos los afectados por las preferentes, pero que no tenían “la libertad” por las condiciones impuestas por Bruselas. Pese a todo, Sevilla se mostraba satisfecho con que se haya devuelto el dinero al 75% de los clientes que se acogieron al arbitraje.

Artículos relacionados