Monitor de Infraestructuras

España topa el ran­king del sec­tor, según la pu­bli­ca­ción es­pe­cia­li­zada Public Works Financing

Las grandes constructoras desaparecerían si no fuera por la obra exterior

Los pro­yectos in­ter­na­cio­nales copan ya el 84% de su fac­tu­ra­ción y son lí­deres en el ne­gocio de in­fra­es­truc­turas

empleados de empresas de construccion
Construcción.

¿Qué sería de las em­presas cons­truc­toras es­pañolas sin las obras que tienen en el ex­te­rior? Pues sen­ci­lla­mente que des­apa­re­ce­rían. Los re­sul­tados del tercer tri­mestre de la ma­yoría de ellas así lo ates­ti­guan. De los 32.759 mi­llones de euros que han fac­tu­rado ACS, Sacyr y OHL el 81% se pro­dujo gra­cias al ex­te­rior. Es de­cir, sin las obras en el ex­tran­jero las tres com­pañías es­pañolas ha­brían te­nido que echar el cierre desde hace tiempo.

Actualmente, las seis grandes constructoras españolas ACS, Acciona, Ferrovial, FCC, Sacyr y OHL superan los 80.000 millones de euros en proyectos en el exterior, una cifra que representa en su conjunto el 84% de su cartera total de proyectos. Si comparamos con España, los trabajos de construcción en el exterior multiplican por más de cinco veces los contratos que tienen cerrados en España y que se elevan tan solo a 12.500 millones de euros.

Esta distancia entre lo que representa la cifra de negocio interna comparada con el exterior se ha disparado desde que arrancó la crisis en 2007. En los últimos siete años, las empresas de infraestructuras han dado la vuelta a la tortilla y se han consolidado como las grandes competidoras a la hora de optar a las grandes infraestructuras mundiales. Constructoras como la australiana Macquarie, la francesa Bouygues, la estadounidense Flatiron o la italiana Ghella han perdido, en unos casos, contratos en beneficio de las españolas y, en otros, han tenido que formar alianzas con para poder participar en el concurso.

Para muestra un botón. La 'newsletter' especializada Public Works Financing acaba de publicar el ranking de empresas con mayor cifra de concesiones en infraestructuras en el mundo y la compañía que preside Florentino Pérez, ACS, aparece como el principal grupo de concesión de infraestructuras del mundo, muy por delante de empresas alemanas y francesas.

España es el país con mayor número de empresas entre las principales constructoras mundiales del sector al acaparar nueve de los 39 puestos de la clasificación. Aparte de la constructora ACS, Globalvía, la concesionaria de FCC y Bankia -actualmente en venta- figura en la tercera posición del ranking por número de concesiones de infraestructuras de transporte. Abertis ocupa el cuarto puesto y Ferrovial el séptimo. Sacyr se encuentra en el 11, OHL en el 12, Acciona en el 19, Isolux Corsán en el 30 e Itínere en el puesto 36.

ACS, el 84% de su facturación fuera

Debido a su filial Hochtief, ACS es una de las constructoras que más cartera de obra internacional tiene. El grupo factura ya el 84,3% de su negocio en el exterior, aunque la cartera de pedidos ha caído en los últimos doce meses. Concretamente, ha descendido un 2,4%, situándose en los 66.135 millones de euros. Por continentes, Asia Pacífico representa el 40,8%, América un 33,9%, Europa 24,6% y España sólo el 15,7%. Respecto a las actividades, el área de construcción registró el tercer trimestre del año unas ventas de 21.480 millones de euros, lo que supone un 3,5% menos. Las ventas de servicios industriales alcanzaron los 5.171 millones, con un descenso del 4,1% debido a la menor actividad en Europa y América.

El hándicap de la compañía sigue siendo el problema de la deuda. A septiembre pasado, el endeudamiento neto de la constructora ascendía a 5.872 millones de euros, una cifra que supone un 17% más que hace un año. El crecimiento de la deuda se ha debido fundamentalmente a la compra de Leighton y Hochtief. Por este motivo, la empresa está aplicando una política de desinversiones, centrada básicamente en aquellos activos que le son gravosos como por ejemplo el negocio de las renovables.

OHL pone el ojo en México

La constructora de Juan Miguel Villar Mir sobrevive también gracias a su actividad externa, especialmente en Latinoamérica. El 76% de sus negocios procede del exterior y un 42% concretamente de América. Si tenemos en cuenta solamente la actividad en construcción, el 81% de los ingresos que obtiene la empresa proceden del exterior. El conjunto de esta división registró en el tercer trimestre 1.929 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2,1%.

A igual que otras tantas empresas españolas, no sólo constructoras sino también energéticas -berdrola, Gas Natural Fenosa- OHL tiene centrado el tiro en México, en el macroplan de infraestructuras que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto quiere realizar. La cartera de contratación de la constructora se ha situado en 8.511 millones de euros, en una gran parte proveniente del país azteca. El director financiero de OHL, Enrique Weickert, ha anunciado que la empresa quiere aprovechar las nuevas oportunidades de licitación de infraestructuras que se van a producir en los próximos años.

El país mexicano ha aprobado un plan de inversiones públicas por valor de 460.000 millones de euros. Uno de los proyectos más emblemáticos es la construcción del nuevo aeropuerto de México DF, una infraestructura en la que se quiere tener capacidad para recibir a 120 millones de pasajeros al año. La inversión prevista ronda los 7.000 millones de euros.

Sacyr, el 70% de la construcción en el exterior

A Sacyr le sucede prácticamente lo mismo, el 70% de la facturación en el exterior procede de la construcción y el 90% de las concesiones. El peso de los servicios y del área inmobiliaria y el hecho de que algunos negocios que tiene en el exterior no computen -como las obras del Canal de Panamá-, hacen que la actividad nacional suponga el 54% del total de 1.970 millones de euros.

Su lastre importante es la deuda que a septiembre ascendía a 6.298 millones de euros. La participación del 9% del capital que la constructora tiene en Repsol sirvió para que los resultados mejorasen gracias a los 131 millones de euros que recibió por el reparto de dividendos de la petrolera. La compañía no descarta vender una parte del 9% de capital que tiene en la petrolera para refinanciar de forma más favorable los 2.276 millones de euros que tiene de deuda asociada a la compra de las acciones de Repsol.

En cuanto a Acciona, a 30 de septiembre la cartera de obra en construcción ascendía a 6.312 millones de euros, un 11,1% más que a diciembre de 2013. La cartera internacional alcanza un peso del 65% de la cartera total. Durante los nueve primeros meses, la cartera de construcción ascendía a 2.445 millones, de los cuales el 87% fue internacional.

Artículos relacionados