Monitor de Latinoamérica

El nuevo plan de in­fra­es­truc­turas y las re­formas de la energía y de las te­lecos pro­pulsan el in­terés

Las empresas españolas apuestan por México

Iberdrola, Sacyr, Banco Popular, Acciona, Mapfre, Abantia e Iberia au­mentan su pre­sencia o prevén más in­ver­sión en ese mer­cado

España y México
España y México

A pesar de que la tra­gedia que vive el su­reño es­tado de Guerrero ha de­jado en se­gundo plano las re­formas eco­nó­micas pro­pul­sadas por el pre­si­dente Peña Nieto y ha si­tuado el foco de la agenda po­lí­tica en la vio­lencia y la in­se­gu­ridad li­gada al nar­co­trá­fico y la co­rrup­ción que per­vive en el país, México sigue siendo uno de los prin­ci­pales países del área para los in­ver­sores es­paño­les.

En los últimos meses, y coincidiendo con la entrada en masa de empresas mexicanas en España, donde han duplicado sus inversiones, numerosas compañías hispanas han optado por elevar su presencia en el país o desembarcar con fuerza en ese mercado, uno de los preferidos por las firmas de nuestro país. Es el caso de Popular, Acciona, Sacyr, Iberia y Iberdrola, firma esta última que, como Mapfre, ha anunciado más inversiones allí.

Al mismo tiempo que un nutrido grupo de empresas e inversores mexicanos han desembarcado en el mercado español en los últimos tiempos, siguiendo la estela de Cemex y Pemex (ADO, Sigma, Fibra Uno, Alsea, Fintech, Inbursa y Grupo Carso, Televisa, Bimbo, Mexichem, Gruma, ICA, Alfa, Grupo P.I. Mabe, Inmosan, Davinci Capital, Financiero BX+, Maseca), las compañías españolas no se han quedado atrás y han continuado renovando su apuesta por el país azteca.

Y es que el interés se ha acrecentado desde comienzos de año, espoleado por las reformas energética y de telecos del presidente Peña Nieto y por el multimillonario plan de infraestructuras (455.000 millones de euros) lanzado por el Gobierno mexicano.

La ofensiva mexicana en España no ha implicado, pues, que las firmas españolas hayan dejado de invertir allí, sino que ha hecho el proceso más equilibrado y recíproco.

De hecho, la inversión hispana es la segunda más importante en el país, sólo por detrás de la de EEUU, y cuenta con grandes players como BBVA-Bancomer, Santander, Telefónica, Santander, OHL, ACS, Iberdrola, Gas Natural, Repsol, Acciona, Mapfre, Inditex... y con cada vez con un mayor nú¬mero de py¬mes.

España acumula inversiones por más de 42.000 millones de dólares en México, un país que es el primer destino de las exportaciones españolas a Latinoamérica, por delante de Brasil. México, por su parte, se convirtió en 2013 en el primer inversor en España tras la UE, en el principal inversor no europeo de nuestro país y en el sexto mayor por países.

España cuenta hoy en México con unas 4.000 empresas de todas las dimensiones y presentes en la mayoría de los ámbitos económicos y comerciales de México, aunque la mayor concentración se da en los sectores financiero, seguros, construcción, telecos, energía, industria manufacturera, inmobiliario y servicios educativos.

BBVA (que compró Mercantil Probursa, Banco de Oriente y Banca Cremi y, años más tarde, Bancomer), Santander (que compró Serfin), Telefónica, Mapfre y Freixenet se hallan entre los pioneros que abrieron camino en México en los años 80-90. La actual presencia española abarca desde la construcción-infraestructuras (ACS, Cobra, FCC, Sacyr, Acciona, OHL, Abengoa, Isolux, Grupo Ortiz, Comsa, San José) a la energía (Repsol, Iberdrola, Gas Natural, Gestamp, Inveravante) pasando por la ingeniería y tecnología (Abantia, Indra, Gamesa), el turismo (Iberia, Iberojet, Viajes El Corte Inglés, Meliá, NH, Hoteles Ríu), las finanzas (BBVA, Santander, La Caixa-Inbursa, Sabadell, Popular, Mapfre, las telecomunicaciones (Telefónica) y toda una gran variedad de segmentos, con compañías como CAF, Adif, Duro Felguera, Agbar, Aenor, Elecnor, Eulen, Grifols, Freixenet, Viscofán, Zara, Prosegur…

Una apuesta estratégica

El pasado junio, con motivo de la visita del presidente mexicano a España, las empresas hispanas (con Iberdrola, BBVA y Acciona en cabeza) renovaron su apuesta por México y por las reformas económicas que patrocina Peña Nieto, alabando el “marco estable y predecible para la inversión” generado.

El mensaje se reforzó en septiembre con la visita a México de la ministra de Fomento, Ana Pastor, que se hizo eco de los beneficios de las reformas de la energía y las telecos y del nuevo plan de inversión en infraestructuras 2014-2018, que ha generado enorme interés de constructoras y compañías de energía, especialmente en ACS, Sacyr, FCC, Ferrovial, Acciona, Iberdrola, Gas Natural y OHL. Ferrovial, aún no presente en el país, ha expresado su interés en entrar a través de los planes de inversión en infraestructuras y Enagás, presente desde 2011, juzga ya México país clave tras la reforma energética.

En el sector energético, el enorme potencial del país para el desarrollo de renovables, tanto por demanda como por recursos naturales y por el interés del Gobierno su desarrollo, unido a la mala situación del mercado español, ha llevado a firmas Iberdrola, Acciona, Gas Natural y Gestamp a impulsar proyectos en México. También Gamesa cuenta con una importante presencia en el país, donde desarrolla tanto su actividad de promoción y venta de parques eólicos, como la de suministro, instalación y servicios de operación y mantenimiento de aerogeneradores.

Sólo lo que va de año se han registrado importantes inversiones españolas y adjudicaciones de contratos a compañías de nuestro país. A comienzos de 2014, Iberdrola se consolidaba como el primer productor privado en México, al lograr dos contratos para construir plantas de ciclo combinado. La primera, Baja California III, le era adjudicada en enero, y la segunda (Norte III en Chihuahua) un mes más tarde. Toda la energía generada por esa última planta, de 900 megavatios de potencia y cuyo contrato es de 410 millones de euros se venderá a la estatal mexicana CFE durante 25 años.

Presente en el país desde 1998, Iberdrola cuenta en México con una potencia superior a 5.200 megavatios y ha hecho de ese mercado, junto al brasileño, el eje de su crecimiento Latinoamérica. Además, y mediante su filial de ingeniería acomete en México importantes planes en renovables. Iberdrola ha dejado claro que invertirá 9.600 millones de euros hasta 2016 con el foco puesto en México, Reino Unido y EEUU. A México irán destinados 3.500 mi¬llones de eu¬ros en seis años, aprovechando el marco de la re¬forma ener¬gé¬tica.

Convertido en uno de los principales mercados para las compañías españolas de renovables, México asistía también hace unas semanas al anuncio por Acciona Energía de un nuevo proyecto en el país. La española firmaba un contrato con el consorcio integrado por Actis y Comexhidro para el diseño, ingeniería y construcción del proyecto eólico Ingenio el Istmo de Tehuantepec (Oaxaca, México).

Está previsto que las obras de la instalación eólica, ubicada junto a los parques de Eurus, Oaxaca II, Oaxaca III y Oaxaca IV, todos propiedad de Acciona, concluyan en el cuarto trimestre de 2015. Se trataba, además, del segundo contrato llave en mano que Acciona Energía lograba en México, tras el suscrito en abril con una sociedad integrada por Fisterra Energy, Cemex y otros inversores para dos par¬ques eólicos en Nuevo León. Para Acciona, el país su¬pone ya el 30% de su actividad empresarial internacional. Dentro del ámbito energético, además, Gestamp ha inaugurado este año su segunda planta en Puebla y cuarta en el país, después de Aguascalientes, Toluca y Puebla I.

En mayo, Sacyr lograba su primer gran contrato en México, al adjudicarse la construcción del primer tramo de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara. Dos meses más tarde, Sacyr Industrial entraba en México, un desembarco del negocio de construcción industrial de la compañía concretado en la adjudicación, en consorcio con Mondisa, de dos líneas eléctricas y tres subestaciones en Monterrey (México) por valor de 15,75 millones de dólares.

Se trata de un primer contrato con el que Sacyr refuerza la estrategia de crecimiento de esta nueva división de la compañía, que ya está presente en países como Australia, Reino Unido, Bolivia y Perú, además de España, con diversos proyectos en los sectores del petróleo y el gas, las infraestructuras eléctricas, plantas de energía y el tratamiento de residuos.

Mayor presencia

A comienzos de este mes, Banco Popular y el mexicano Grupo Financiero BX+ anunciaban la apertura de 50 sucursales en México en los próximos dos años, en el marco de la alianza entre ambas entidades, en una estrategia de expansión enfocada en la financiación a pymes. Popular ha optado así por México como primer paso del programa de impulso a su expansión internacional.

Popular adquirió a finales de 2013 casi el 25% de Grupo Financiero BX+, entidad que preside Antonio del Valle, por 97 millones de euros. Al mismo tiempo y como parte de la misma alianza estratégica, la familia Del Valle, una de las mayores fortunas del país azteca, se hacía con el 6% de la entidad española, convirtiéndose en el accionista de referencia de la entidad.

Por su parte, Iberia ha decidido impulsar su presencia en México, aumentando su oferta de destinos operados en código compartido con la aerolínea Interjet en México en ocho frecuencias, hasta un total de 32. Iberia ha resaltado el papel de México como “mercado estratégico para la compañía” y ha resaltado que se trata de un valor aña¬dido para los pasajeros de negocios en España, Europa y México.

En lo que va de año, además, Grupo Copasa, a través de su filial mexicana Caltia, ha iniciado en México las obras de construcción de la primera fase de la ampliación del Puerto de Veracruz; el consorcio liderado por la guipuzcoana CAF se ha alzado (julio) con la concesión por 20 años de la línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey y Abantia se ha reforzado en el país, donde desarrolla en la actualidad proyectos por valor de 20 millones de euros, con Pemex como principal cliente. Por su parte, Mapfre ha anunciado planea para extender su actividad en el país azteca.

Aunque Banco Sabadell no ha realizado anuncio alguno a nivel corporativo, sí ha expresado todo su apoyo a la inversión en México y, en el marco de su programa Exportar para Crecer, ha reunido a 800 empresarios españoles para animarles a contemplar México como país interesante para invertir y reforzar negocios. Banco Sabadell abrió unaoficina de representación allí en 1991 y gestiona un 25% del total de créditos documentados emitidos a México.

El Sabadell, además, tiene otras conexiones mexicanas: Fibra Uno, la mayor gestora de fondos inmobiliaios de México, realizaba en 2013 su primera operación en España con la compra de una parte de la red de sucursales del banco.

Artículos relacionados