Credit Suisse es­tima que el grupo du­pli­cará el ebit hasta 2.800 mi­llones de euros en 2018

IAG, a la caza de la rentabilidad de easyJet y Ryanair por el recorte de su factura energética

Las grandes low cost me­joran sus pre­vi­siones de be­ne­fi­cios y vo­lumen de pa­sa­jeros

International Consolidated Airlines Group (IAG)
IAG, aerolíneas

La ba­talla entre las ae­ro­lí­neas eu­ro­peas se di­rime en el lla­mado medio ra­dio, donde dos ga­llos han re­vuelto el ga­lli­nero: easyJet y Ryanair. El largo radio es otro campo de minas pero no tan sen­sible y aquí la ba­talla de las ae­ro­lí­neas tra­di­cio­nales no es con las low cost sino con las ca­pi­ta­li­zadas ae­ro­lí­neas del Golfo Pérsico y Asia. El pro­lon­gado y agre­sivo plan de re­duc­ción de costes de IAG le puede per­mitir desafiar en breve a esos ope­ra­dores de bajo coste en el medio ra­dio, sobre todo por el plus que puede apor­tarle la ges­tión de los gastos de com­bus­ti­ble.

Los expertos de Credit Suisse en su último informe consideran incluso que el deficitario negocio del medio radio del holding que controla BA e Iberia puede acercarse a los niveles de rentabilidad de easyJet a través de ese ahorro de costes.

La previsión de esta firma es que IAG duplique el Ebit a 2.800 millones en 2018 y lo ven como el valor más atractivo del sector en Europa dadas sus propias previsiones, las posibilidades de BA a la hora de aprovechar por completo el potencial de Londres Heathrow para mejorar sus márgenes y el recorrido bursátil que le da esta firma, que fija un potencial alcista del 67%. El banco suizo ha revisado el precio objetivo casi un 6% hasta los 618 peniques o 7,4 euros y el valor ya acumula un 73% de recomendaciones de compra.

Sobre la base de esta percepción y de la evolución de su caja, IAG pretende también crecer por la vía de las compras. Lo ha insinuado su presidente Willy Walsh y lo espera el mercado. El holding cerró 2013 con una caja negativa de 1.489 millones y prevé finalizar este ejercicio con 1.264 millones de euros negativos, según el consenso de los analistas recopilado por Fact-Set. Las expectativas mejores a medio plazo.

De hecho, en 2015 IAG podría alcanzar una caja positiva, por primera vez tras la fusión, de 79 millones. Una cifra que crecería exponencialmente durante los próximos años: para 2016 ya se prevé una tesorería de 526 millones. Y entre los posibles objetivos de compra, dos son recurrentes: la irlandesa Air Lingus o TAP, entre otras.

Mientras tanto, easyJet acaba de desvelar el avance de cierre de su ejercicio concluido en septiembre. La aerolínea obtuvo un beneficio antes de impuestos entre 575 millones y 580 millones de libras esterlinas (de 732 millones a 738 millones de euros), lo que supone una mejora media del 1,7% en sus estimaciones anteriores.

La low cost británica, cuyos resultados anuales presentará en noviembre, había calculado unas ganancias brutas de entre 545 millones y 570 millones de libras esterlinas (entre 694 y 726 millones de euros) para el presente ejercicio. easyJet atribuye esta mejora en sus previsiones a los "buenos datos obtenidos al final del verano y la sólida estrategia enfocada en costes y crecimientos sostenido" y a las iniciativas del programa 'easyJet lean'.

La consejera delegada de easyJet, Carolyn McCall, destaca el sólido ejercicio en la segunda mitad del año, que ha permitido a la aerolínea presentar "unos beneficios récord por cuarto año consecutivo", lo que tendrá su repercusión en el reparto de dividendos (del 33% hasta ahora al 40%). La compañía espera que el impacto de la huelga de pilotos de Air France, que duró más de dos semanas, suponga un incremento de los ingresos de easyJet en 5 millones, ya que los pasajeros de la aerolínea francesa optaron por volar con la low cost británica.

El otro gigante del bajo coste, Ryanaiar, ha mejorado su estimación de cifra de pasajeros para este ejercicio, hasta los 87 millones este año, y dice que el beneficio estará en la parte alta de la horquilla de entre 620 y 650 millones de euros que maneja. La aerolínea irlandesa alega que aumento del tráfico de Ryanair es consecuencia, entre otros factores, de la mejora del servicio de atención al cliente, uno de sus puntos débiles durante años. En conjunto, la previsión de beneficio neto de las compañías euro peas para este año se sitúa en 2.800 millones de dólares, según la IATA.

El pronóstico podría verse lastrado por el eventual impacto de la crisis del Ebola sobre la demanda, que en principio parece que será irrelevante, y por el retraso en la implementación del Cielo único europeo.

Artículos relacionados