El grupo es­pañol acaba de ce­rrar la compra de tres ae­ro­puertos bri­tá­nicos y de con­ver­tirse en socio de re­fe­rencia de Aena

Ferrovial tiene un plan B en Australia si fracasa su millonaria oferta por Transfield Services

Puja por una em­presa que ha su­pe­rado va­rios años de pér­didas y que ha con­ge­lado el di­vi­dendo tres ejer­ci­cios

Señalización en carretera australiana
Señalización en carretera australiana

Ferrovial está ba­rriendo el pro­me­tedor mer­cado aus­tra­liano en busca de uno o va­rios mirlos blancos que le per­mitan lo­grar una eficaz pla­ta­forma para hacer ne­gocio en ese país, in­merso en un am­bi­cioso plan de eje­cu­ción de obra ci­vil. Acaba de hacer una oferta no vin­cu­lante para com­prar una em­presa de ser­vi­cios, Transfield Services, pero tam­bién ha es­tado tra­ba­jando en al menos otras dos ope­ra­cio­nes, la compra de la fi­lial de ser­vi­cios de Leighton, y la de la firma de cons­truc­ción de este mismo grupo, de­no­mi­nada John Holland. La bús­queda no acaba ahí.

El grupo controlado por la familia Del Pino rastrea otras opciones en el campo de la construcción, según los medios australianos. La multinacional española declina hacer comentarios al respecto.

Antes de pujar por Transfield, Ferrovial había entrado en la segunda ronda de ofertas por los activos de servicios de la rival de Transfield, Leighton Holdings, pero después optó por retirarse de este proceso. Poco antes del verano, Ferrovial tanteaba también la compra de John Holland, una filial de la australiana Leighton, controlada a su vez por Hochtief-ACS, por unos 1.000 millones de euros, en un proceso en el que también estaba presente la francesa Bouygues.

Según los analistas, la venta de John Holland con sus 6.500 empleados podría aportar unas plusvalías a su matriz de unos 800 millones de dólares australianos (unos 560 millones de euros).

La venta conjunta de ambas actividades, construcción y servicios, le podría generar a la filial de ACS en Australia unos ingresos de 2.000 millones de dólares, según estimaciones del mercado citadas por la prensa australiana. En principio, el proceso de venta debería ejecutarse antes de que acabe el año. Leighton tiene previsto también desinvertir en otro amplio abanico de activos: su negocio inmobiliario y de servicios y su negocio industrial off shore. El objetivo: reducir la deuda de la compañía mientras Hochtief eleva su participación en la filial australiana.

En conjunto, el nuevo equipo directivo de Leighton, bajo la batuta de Marcelino Fernandez Verdes, se ha fijado como objetivo lograr unos ingresos de hasta 3.000 millones de dólares australianos (unos 2.000 millones de euros) a través de la venta de activos, para lo cual podría incorporar alguno más a la lista de los que ya están disponibles para la venta.

Es el caso de la división marina, que podría estar valorada en 400 millones de dólares, según fuentes del sector que operan en Australia. Realiza trabajos en el mar, tales como la construcción de embarcaderos, tuberías y plataformas en las costas de Irak y en algunos países de Asia. Es una empresa que no forma parte del negocio core de Leighton y es intensiva en capital.

La oferta no vinculante de Ferrovial por el 100% de la compañía australiana Transfield Services asciende a 1.000 millones de dólares australianos (680 millones de euros). Transfield se ha convertido en un objetivo para Ferrovial tras superar las pérdidas registradas en años anteriores, y alcanzar un beneficio neto anual de 55 millones de dólares australianos este ejercicio 2014. Las perspectivas para 2015 son incluso mejores.

La firma australiana de servicios ha congelado dividendos durante los últimos tres años, recortado empleos y activos con el objetivo de reducir los niveles de deuda. Pero no vive sus mejores momentos en la bolsa. Las acciones se cotizaban a 16 dólares por acción hace seis años. Ahora, tras la oferta, rondan los 1,90 dólares, en línea con el precio de la oferta de Ferrovial (1,95 dólares australianos).

Ferrovial considera que su oferta arroja una "sustancial prima" sobre la cotización de la empresa australiana. Según sus cálculos, presenta un sobreprecio del 39% sobre el precio medio ponderado por volumen a una semana, un porcentaje que se eleva hasta el 45% si el análisis se extiende a seis meses. No es lo mismo que piensan los socios de la australiana, cuyo consejo buscaría un precio superior a los 2 euros.

Ferrovial considera también que, en virtud de su oferta, los empleados y clientes de Transfield Services "se beneficiarán de formar parte de una compañía de servicios líder a nivel internacional".

El grupo que preside Rafael del Pino lanza esta oferta apenas días después de acordar, en alianza con Macquarie, la compra de tres aeropuertos británicos por 1.317 millones de euros, y de convertirse en socio de referencia de Aena al tomar un 6,5% de su capital. Servicios y Aeropuertos son las dos divisiones a través de las que Ferrovial está canalizando la estrategia de crecimiento y refuerzo de la internacionalización en que actualmente está inmersa.

Artículos relacionados