Monitor de Latinoamérica

La Cepal insta a tri­plicar la in­ver­sión en este ám­bito para no perder el tren del cre­ci­miento

El esfuerzo en infraestructuras crece, pero aún es insuficiente

Sacyr, Ferrovial, Abertis, Isolux y ACS par­ti­cipan en los pro­yectos más em­ble­má­ticos de obra pú­blica en la re­gión

Inversión en Latinoamerica
Inversión en Latinoamerica

Latinoamérica está lle­vando a cabo en los úl­timos años un gi­gan­tesco y obli­gado es­fuerzo de me­jora y crea­ción de in­fra­es­truc­turas que aún dista de ser su­fi­ciente. Los ex­pertos de la Cepal con­si­deran que para cu­brir el dé­ficit en este campo, fun­da­mental para mo­der­nizar e im­pulsar la eco­nomía y un cre­ci­miento sos­te­nido, los países de la re­gión de­be­rían tri­plicar su in­ver­sión y si­tuarla en 320.000 mi­llones de dó­lares al año en con­junto (el 6,2% del PIB re­gio­nal).

Para modernizar las infraestructuras viales, ferroviarias, portuarias, aeroportuarias, energéticas e hídricas, la mayoría de países ha afinado leyes de PPP, lo que ha aumentado el interés de las firmas españolas, involucradas desde hace tiempo en los grandes proyectos del área.

En la presentación de su Base de datos de inversión en infraestructura económica en América Latina y el Caribe 1980-2012, la Cepal indica que la región, pese a los esfuerzos de los últimos años, invierte aún de forma insuficiente en infraestructuras y obra pública, en torno al 2,7% en el último decenio, cuando se necesitaría un nivel del 6,2% del PIB regional solo para satisfacer la actual demanda hasta el 2020.

La Cepal, que como otros organismos alerta de que reducir el déficit en infraestructuras es clave para la inserción de la región en la economía global, especifica que el cálculo del 6,2% del PIB resulta de aplicar la trayectoria de la inversión a las necesidades esperadas y asume una repetición del patrón de inversiones de los países. “Por ello representa una aproximación, no una recomendación taxativa”, se indica.

Aunque en los últimos años Brasil, Colombia, Panamá, Chile y Perú han despuntado como ejecutores de las principales infraestructuras en la región, acumulando los grandes megaproyectos, en 2012, último año que recoge el estudio de la Cepal, Costa Rica figura como el país que más invirtió en infraestructura (el 5,47% del PIB de la inversión pública y privada), seguido por Uruguay (5,08%), Nicaragua (4,93%), Bolivia (4,47%), Perú (4,46%) y Brasil (4,10%). Por detrás de ellos se ubican, sorprendentemente, México y Panamá (3,32%), pero también Argentina (2,89%), Chile (2,83%), Colombia (2,45%), El Salvador (2,30%), Ecuador (1,58%), Guatemala (1,55%) y Paraguay (1,51%).

“La inversión en obras de transporte, energía, telecos, agua y saneamiento contribuyen a incrementar la cobertura y calidad de los servicios de infraestructura y permiten aumentar el bienestar general de la población y situar a los países en disposición de impulsar el desarrollo y un crecimiento sostenido”, indica la Cepal, cuyo informe ofrece una actualización de los requerimientos de inversión anual en los cuatro principales sectores de infraestructura económica (transporte, energía, telecomunicaciones y agua y saneamiento) para dar respuesta a las necesidades que surgirán de las empresas y consumidores finales del área en el período 2012-2020. Según el texto, se detecta una tendencia alcista en los sectores mencionados en el período, con una inversión promedio regional en los cuatro del 3,49% del PIB en 2012 (último año disponible).

Transporte

El sector transporte concentra el mayor montante de inversión desde 2005, seguido por el de energía, telecos y agua/saneamiento, dibujo que se reproduce en los datos correspondientes a 2012: del total de inversión media como parte del PIB registrada, el transporte se llevó el 1,46% del PIB, por delante del rubro energético (1,26% del PIB), las telecomunicaciones (0,45% del PIB) y agua/saneamiento (0,33%).

Por su parte, la CAF también juzga insuficientes los avances y señala que el área debe pisar el acelerador en este ámbito porque sin infraestructuras adecuadas no se puede relanzar el crecimiento y la competitividad de las empresas. Para la CAF, los avances han sido muy moderados en puertos y aeropuertos, medios en red vial y más satisfactorios en energía y telecos.

La mayoría de los países ha lanzado importantes planes de desarrollo de infraestructura en los últimos años, con amplia presencia de compañías españolas en los proyectos. Según la consultora sectorial CG/LA Infrastructure, solo los 100 mayores proyectos que se licitarán o concretarán en contratos en los próximos 18 meses ascienden a 139.000 millones de dólares (110.000 millones de euros), con Brasil, México, Chile, Perú y

Colombia a la cabeza.

México, por ejemplo, desarrolla un Plan Nacional de Infraestructuras 2014-18 por 455.000 millones de euros, al que se suma las reformas impulsadas por Peña Nieto en energía y telecos, que abren nuevas oportunidades para las empresas españolas. Siete proyectos están en fase de lanzamiento, por un total de 9.260 millones de euros, entre los que destacan el segundo aeropuerto de México DF; la remodelación de la refinería de Pemex Bicentenario de Tula; las líneas 2 y 3 del suburbano capitalino; la expansión del puerto de Veracruz; el AVE México-Querétaro y el tren Transpeninsular Mérida-Punta Venado.

Brasil, concentrado en los Juegos Olímpicos de Río de 2016, una vez pasada la Copa Mundial de Fútbol, impulsa obras en infraestructuras por 48.000 millones de dólares (37.050 millones de euros). Destacan proyectos de trenes de alta velocidad como el de Rio-Sao Paulo-Campinas, así como el aeropuerto Galeao, el puerto Itaqui y la red eléctrica norte-sureste, entre muchos otros.

Colombia tiene en curso su Plan de Desarrollo de Infraestructuras, con proyectos como las Vías de Cuarta Generación (4G), que aborda la cons¬truc¬ción y con¬ce¬sión de cerca de 30 pro¬yectos que be¬ne¬fi¬ciarán el trans¬porte bajo un nuevo mo¬delo li¬ci¬ta¬to¬rio. Se prevén inversiones por 107.000 millones de dólares hasta 2020, la mayoría destinada a transporte y redes viales y ferroviarias, pero sin descuidar minería, energía y vivienda. Entre los planes emblemáticos se hallan el de encauzamiento y navegabilidad del río Magdalena y el Sistema Ferroviario Central de Colombia.

Perú tiene en marcha multimillonarios proyectos en metro, modernización de aeropuertos (Chinchero y Jorge Chávez), red vial, agua potable y alcantarillado, gas y electrificación. Tiene obras planificadas por 17.000 millones de dólares (13.125 millones de euros) en 2013-16. Destacan la Línea 2 del metro de Lima, el Gasoducto Andino del Sur y Polo Petroquímico y el Sistema Eléctrico de Transporte Masivo Lima/El Callao. Chile, el país con mejor infraestructura de la zona, impulsa un plan por 20.500 millones de euros, mientras que Panamá, que actualmente acomete la am¬plia¬ción del Canal, prepara las obras para la Línea 2 del metro (1.900 mi¬llones de dó¬la¬res). Ecuador, a su vez, tiene en curso la mejora del puerto de Manta y el metro de la capital,

Compañías españolas como ACS, Abeinsa, OHL, FCC e Isolux están en el top-ten de mayores contratistas de Latinoamérica, en creciente competencia firmas locales, europeas, norteamericanas y chinas. Y las grandes constructoras hispanas continúan siendo protagonistas de este esfuerzo inversor: firmas como ACS, FCC, Acciona, Ferrovial, Sacyr y OHL han elevado su cartera de obras en el área y, según indicó a comienzos de mes la ministra de Fomento, Ana Pastor, el importe global de las licitaciones en infraestructuras adjudicadas en Latinoamérica en las que han participado empresas hispanas se elevó a 9.787 millones de euros sólo entre enero y agosto de 2014.

Las grandes firmas españolas están presentes, además, en los más emblemáticos proyectos de infraestructura. Así, FCC construyó la Línea 1 del metro de Ciudad de Panamá en consorcio con la brasileña Odebrecht y Sacyr participa en las obras de ampliación del Canal, además de estar interesadas ambas en la licitación de la Línea 2 del metro. En Perú, ACS y FCC han logrado el megacontrato de la Línea 2 del Metro de Lima, el mayor proyecto de infraestructura de la historia del país, y Enagás ha aumentado su presencia en la red de gasoductos en un país en el que están también presentes con fuerza Sacyr y OHL. ACS logró en 2013 la mejora del abastecimiento de agua a Lima.

*Grandes empresas

Empresas como Sacyr, Ferrovial, Abertis, Isolux o ACS tienen una gran presencia inversora en Chile, especialmente en infraestructura vial y energética. Y, en México, las firma hispanas están activas en grandes proyectos, con liderazgo en el sector de renovables, donde Acciona acaba de adjudicarse un nuevo contrato. En Brasil, las españolas han expresado su interés en planes clave como el Tren de Alta Velocidad Río de Janeiro-São Paulo-Campinas, entre ellas Renfe, Adif, ACS, Talgo, Indra, Elecnor, Abengoa...

Y Sacyr encabeza la ampliación del Metro de Sao Paulo. En este país, la pujanza de firmas locales (Odebrecht, Camargo), que se suman a la competencia internacional, endurece la lucha por las licitaciones. En Ecuador FCC licitará en las obras del metro de Quito. Y empresas hispanas están presentes en el acondicionamiento de los grandes puertos tras la ampliación del Canal: Chile, Nicaragua, México, Guatemala, Honduras, Perú, Uruguay…

Artículos relacionados