Las es­ta­dís­ticas no in­cluyen la úl­tima gran ope­ra­ción en el sec­tor, la compra por la ja­po­nesa Next del portal Trovi por 80 mi­llones

La inversión de los fondos en startups se estanca a años luz de Francia o Reino Unido

La úl­tima ini­cia­tiva de ca­lado la ha pro­ta­go­ni­zado Google, que creará en Madrid su se­gundo centro en Europa

Investing In or Joining a Start-Up? Ask These Ten Questions
Invertir en Start-Up.

El bom­bardeo del Gobierno sobre su im­pulso y apoyo al em­pren­di­miento y la crea­ción de start ups se está de­mos­trando inope­ra­tivo a la hora de cau­tivar el di­nero de los fondos de in­ver­sión que operan en este apa­sio­nante campo. El ven­ture ca­pital no acaba de des­pegar según los úl­timos datos que se co­nocen sobre las mag­ni­tudes in­ver­soras acu­mu­ladas este año, y además la com­pa­ra­ción con los mer­cados de los países de nuestro en­torno sigue de­jando mucho que desear.

Por volumen de inversión en los primeros nueve meses del 2014 la inversión del venture capital se sitúa en niveles similares a los de 2013, con un total de 230 millones invertidos en startups, según el último informe realizado por Venture Watch, una firma de investigación de mercado que analizar las operaciones de capital riesgo conocidas en el sector de las tecnologías de la información.

Las diez primeras operaciones por envergadura se vuelven a llevar, al igual que en 2013, casi el 74% de la inversión realizada. La operación más notable por volumen entre enero y septiembre de este año ha sido la protagonizada por la firma Scytl, que ha cerrado una ronda de financiación de 80 millones de euros.

Algunas startup están teniendo continuidad y están accediendo a rondas de financiación sucesivas, casos como Peer Transfer, CartoDB, Kantox, o Packlink, lo que permite que puedan tener un crecimiento más agresivo y una ambición internacional.

Esos 230 millones movilizados en España confirman un mercado del venture capital nacional que está a años luz del que tienen otros países europeos. En el Reino Unido se invirtieron 371 millones de dólares sólo en el primer trimestre del año y 531 millones de dólares en el segundo. En Francia las startups han captado en los dos primeros trimestres de 2014 más de 483 millones de dólares, cerca del doble que España en tres trimestres.

Las estadísticas sobre España no incluyen, sin embargo, la última gran operación en el sector, la compra por la compañía japonesa Next del portal Trovit por 80 millones de euros, operación anunciada ya en octubre. Trovit se fundó en 2006 por Iñaki Ecenaro y es un agregador de anuncios inmobiliarios, de coches, productos y empleo. La firma, con sede en Barcelona, facturó el pasado año 17,5 millones de euros, un 20% más frente a 2012, y obtuvo unos benéficos operativos cercanos a los 5,9 millones, tal y como reveló Next, propietaria también de los portales japoneses Lococom.jp y Homes.co.jp. La operación está prevista que se cierre a finales del próximo mes de noviembre.

Además de Ecenaro (cofundador de la red de blogs Weblogs SL), Trovit también está participada por Daniel Giménez y Raúl Puente, y por el fondo Cabiedes & Partners. La plataforma española también ha recibido el respaldo de Caixa Capital Risc.

Next justifica su movimiento estratégico asegurando que la adquisición de Trovit le permitirá crear una plataforma masiva de información inmobiliaria (esta es la rama más fuerte de la web española) en todo el mundo. Trovit, con 47 millones de usuarios únicos mensuales y presencia en 40 países (básicamente en Europa y América), gestiona 86 millones de anuncios de propiedades y se ha convertido en una de las principales empresas de clasificados en España. La compañía catalana mantiene acuerdos de colaboración con unas 20.000 firmas.

Ahora mismo, el fenómeno de las startups es uno de los referentes económicos. El estancamiento es paradójico porque no paran de aparecer noticias sobre el desarrollo de fondos, incubadoras y padrinos para este tipo de iniciativas. La última la ha protagonizado Google. El gigante tecnológico prevé crear en la capital española su segundo centro para emprendedores en Europa, una iniciativa para startup que necesiten un espacio donde trabajar y reunirse, recibir 'mentorship' de Google y formación de expertos externos a la compañía.

El campus madrileño seguirá el modelo del londinense. Contará con un espacio de cafetería, espacios para reuniones con mentores, expertos e inversores, y mesas para que los emprendedores se ubiquen allí durante las primeras etapas de su start up, que es cuando menos recursos tienen para pagarse un alquiler.

Podrán acceder a estos servicios todo el mundo, dentro de las limitaciones de espacio del edificio. Tampoco hay una limitación de tiempo. En Londres, por ejemplo, la mayoría de start up que se instalan en el campus permanece allí durante tres o cuatro meses, pero hay un grupo que lleva ya dos años y medio.

Por su parte, el presidente de Telefónica, César Alierta, ha cuantificado entre 250.000 y 300.000 los puestos de trabajo que se pueden crear en los próximos cuatro años si la economía española se digitalizara al ritmo que debe. Alierta insta a avanzar "claramente hacia la economía del conocimiento", que, a su juicio, "debe estar en todos los ámbitos de la educación y en todos los sectores".

Artículos relacionados