Las so­cie­dades de in­ver­sión in­mo­bi­liaria no ter­minan de des­pegar en la Bolsa

Los fondos más especulativos sueltan lastre en plena ofensiva compradora de las socimis

Credit Suisse, Goldman Sachs y Fidelity venden con fuerza en Merlin e Hispania

Fidelity
Fidelity

Credit Suisse, Fidelity, UBS o Goldman Sachs son al­gunos de los in­ver­sores ins­ti­tu­cio­nales más po­tentes entre los que operan en la bolsa es­pañola. Y tam­bién se en­cuen­tran entre los que con más agi­lidad mueven sus car­te­ras. Tres de las cuatro grandes so­cie­dades de in­ver­sión co­ti­zadas en el mer­cado in­mo­bi­liario (socimi) están com­pro­bando este mes de oc­tubre como se las gastan los ges­tores más es­pe­cu­la­tivos del mer­cado, que han mo­vido ficha con una ten­dencia muy de­fi­nida hacia las ven­tas.

En cuestión de unos pocos días, Credit Suisse y Goldman Sachs ha rebajado sus participaciones en Merlin Properties desde el 6,16% hasta el 4,83% y desde el 4,96% hasta el 2,78%. En los dos casos, ambos gigantes han soltado lastre hasta el nivel más bajo desde que la compañía debutó en bolsa el pasado mes de julio, con especial relevancia en el caso del banco de negocios estadounidense, que llegó a tener más de un 6% de las acciones. A precios de mercado, las dos ventas están valoradas en alrededor de 30 millones de euros.

Las desinversiones en la mayor socimi de la bolsa española se producen después de que la compañía haya realizado una gran ofensiva compradora de activos en renta en los que ha invertido ya 1.250 de los 1.292 millones de euros que captó en su salida al parqué. Ahora, Merlin tiene una superficie bruta alquilable de más de 575.000 metros cuadrados y produce unas rentas anuales que superan los 122 millones de euros.

¿A que se deben las ventas de dos accionistas del peso de Credit Suisse y Goldman? “Más que la estrategia de la compañía está pesando que la acción está recuperando el nivel de los 10 euros al que empezó a cotizar. Los fondos están metiéndose en el bolsillo parte de su inversión a la vista de que las cotizaciones de las socimis no despegan en bolsa. Es una estrategia conservadora, a la espera de calibrar la calidad de las compras de activos de las compañías. Pueden volver a adquirir acciones más tarde”, aseguran fuentes del mercado.

Como el resto de grandes socimis, Merlin tardó muy poco en perder el precio de salida a bolsa. Luego, en agosto, tocó sus mínimos desde que es empresa cotizada en 9,10 euros en un movimiento que fue replicado por sus competidores. Todos ellos debutaron a 10 euros por acción y perdieron pie en verano, con caídas más pronunciadas en el caso de Axia y Lar, que cedieron hasta los niveles de los 8,95 y de los 8,35 euros, respectivamente. Todas han reaccionado desde sus mínimos (aliviando a la legión de fondos que han entrado en las socimis españolas para subirse al carro de la recuperación del mercado inmobiliario español) y una de ellas, Hispania, cotiza en solitario por encima del precio de colocación.

En esta última socimi acaba de mover ficha Fidelity. El gigante de la gestión de fondos ha reducido su participación más de la mitad, desde el 1,89% hasta el 0,75% en la sociedad en la que participan peso tan pesado como George Soros o John Paulson y que recientemente ha comprado el hotel Meliá Jardines del Teide de Tenerife por 36,7 millones y el Edificio ON de Barcelona, por algo más de 18 millones de euros.

UBS, la excepción

Otras grandes como Goldman Sachs, Morgan Stanley (estos dos llegaron a tener más del 4% del capital cada uno) y Deutsche Bank ya hicieron meses atrás el mismo recorrido que Fidelity reduciendo muy significativamente las participaciones adquiridas inicialmente. La excepción es UBS, que a finales de septiembre subió su apuesta desde el 2,13% hasta el 3,81%. No obstante, el banco suizo no ha parado de moverse en el valor desde la salida a bolsa, con subidas y bajas constantes.

UBS ha repetido la jugada en Axia, elevando su participación hasta el 5,22%. Sin embargo, la entidad no ha hecho más que restablecer la posición que tenía tras su primera incursión en el capital. Desde entonces no ha hecho más que mover su cartera al ritmo de los vaivenes del valor que en los mejores momentos de su trayectoria en bolsa ha llegado a superar –como Hispania- los 11 euros por acción.

Como sus competidoras, la socimi promovida por Luis López de Herrera Oria está en plena ofensiva compradora. En septiembre cerró la adquisición de una cartera de activos inmobiliarios en Madrid por valor de casi 100 millones de euros y ha invertido cerca del 50% de los fondos captados en la salida bolsa.

Artículos relacionados