Tras subir más del 100% hasta sep­tiembre y rozar los 4,7 euros ahora sufre in­cluso para man­tener los 3 euros

BNP y el ex asesor de Obama D. E. Shaw se forran con el desplome del 35% de Abengoa

Los hedge con­trolan ya el 6,8% de la em­presa de la fa­milia Benjumea, una de las más cas­ti­gadas por los es­pe­cu­la­dores

Abengoa
Abengoa

O ca­sua­lidad o por­ten­tosa ca­pa­cidad de an­ti­ci­pa­ción. O una mezcla de ambos co­sas. El caso es que al­gunos fondos hedge están sa­cando pe­tróleo de su es­tra­tegia ba­jista en Abengoa, la em­presa con­tro­lada por la fa­milia Benjumea que tras vivir doce meses de vér­tigo al alza ha visto como desde fi­nales de ve­rano su valor bur­sátil sufre una de­bacle sin pa­lia­ti­vos.

La acción cae cerca del 35% desde los máximos alcanzados en el entorno de los 4,90 euros por acción justo al inicio de septiembre, unos niveles que previamente ya había tocado a comienzos de junio. El ascenso a los cielos y la caída posterior ha sido anticipada por fondos hedge de BNP Paribas y del exasesor de Obama y Bill Clinton D.E. Shaw, que están sacando petróleo de sus apuestas.

Por ejemplo el brazo inversor del millonario norteamericano empezó a reforzar su posición en junio, de tal modo que casi la ha doblado entre mayo y el sexto mes del año, momento a partir del cual la acción ha vivido dos grandes sacudidas bajistas de las cuales puede beneficiarse si opta por deshacer posiciones. De hecho, D. E. Shaw ya ha ido soltando algo de lastre para materializar plusvalías y ahora controla por sí solo el 2,3% de Abengoa.

El banco francés por su parte ha ido acumulado papel desde el 12 de junio del tal modo que entre ese día y el 28 de agosto, poco antes de que se iniciara la segunda gran corrección que sufre la acción, ha aumentado su posición en cortos en más de un 30% hasta controlar por sí misma el 0,8% de Abengoa. Es decir, que se está pudiendo anotar plusvalías latentes equivalente a casi toda la caída del valor en las últimas semanas. De hecho, hace unos días ya ha podido materializar algunas soltando algo de papel.

Otro hedge que está en una posición privilegiada para hacer caja es Pine River Capital, que entre junio y la víspera del desplome ha duplicado con creces su posición en Abengoa hasta controlar el 1,4%. Todo ese paquete lo ha tomado en zona de máximos con lo que se beneficia de todo el castigo que está sufriendo la acción.

En total, los hedge controlan en estos momentos el 6,86% de la empresa de la familia Benjumea, una de las más castigadas por los especuladores, y cerca de los máximos alcanzados a comienzos de septiembre.

La cotización de Abengoa había arrancado el pasado mes de septiembre con una revalorización superior al 100% en el año, la mayor, de largo, de todo el Ibex 35. En sus máximos anuales, del 4 de septiembre, rozó los 4,7 euros. Ahora sufre incluso para mantener el nivel de los 3 euros por acción.

La semana pasada acumuló un desplome del 20%. Ese castigo ha desbancado a la compañía de lo más alto del ranquin de los mejores valores del Ibex en 2014. Su lugar lo ocupa ahora Jazztel, respaldado además por la opa de Orange. La revalorización de Abengoa en lo que va de año se sitúa ahora por debajo del 50%.

Los inversores han sido indiferentes al acuerdo de refinanciación de su deuda, mediante la suscripción de un nuevo préstamo sindicado, por un importe de 1.400 millones de euros, que permitirá abaratar sus costes de financiación y ampliar el vencimiento de su deuda en más de cuatro años. “Una parte de este importe será destinado a amortizar el préstamo existente y la otra a financiar proyectos concesionales”, explican los analistas de Bankinter, quienes opinan que “el hecho de que haya conseguido refinanciar deuda es positivo”, aunque matizan que “el endeudamiento continúa siendo uno de los principales problemas de Abengoa”.

“La deuda neta de la compañía continúa siendo muy elevada, cerró el primer semestre en 8.545 millones de euros, lo que implica un aumento del 7,2% con respecto al semestre anterior y representa un ratio sobre fondos propios de 3,2 veces”, detallan. “El rating actual de Abengoa según Standard & Poor´s es B con perspectiva positiva, y no pensamos que vaya a mejorar si la compañía no consigue reducir deuda, independientemente de que refinancie su apalancamiento”, concluyen en Bankinter.

El mercado se ha fijado más en la renuncia a un megaproyecto en California, el Palen Solar Electric Generating System, estimado en unos 2.000 millones de euros y en el que participaba junto a BrightSource Energy.

Un escenario mucho más optimistas trasladan los expertos de Citigroup. En medio del correctivo de Abengoa emitieron un informe, fechado el 8 de octubre, en el que reiteraban su recomendación de 'comprar' Abengoa, si bien matizaban que esta apuesta incluye un "alto riesgo".

Desde la firma de inversión estadounidense destacan que el retraso o incluso la cancelación total del proyecto de California no afectaría a la cartera de pedidos de Abengoa, debido a que la empresa aún no había incluido este proyecto en sus libros. Los analistas de Citigroup reiteran su precio objetivo de 6 euros por acción, un nivel que supondría casi duplicar su cotización a media sesión, próxima a los 3,1 euros.

Artículos relacionados