NH Hoteles, Prosegur, Almirall, Bolsas y Mercados Españoles (BME) y Ence son las pre­fe­ridas de los ope­ra­dores

Los fondos empiezan 2014 a todo trapo y compran 500 millones de euros en colocaciones aceleradas

Las pers­pec­tivas eco­nó­micas más fa­vo­ra­bles animan a un mer­cado que se in­clina a una co­rrec­ción

Prosegur
Prosegur

El primer mes de 2014 ha ter­mi­nado con las mismas cons­tantes vi­tales en bolsa que en el cierre del pa­sado ejer­ci­cio, con los fondos ins­ti­tu­cio­nales com­prando de forma com­pul­siva las ac­ciones que las en­ti­dades fi­nan­cieras o las pro­pias em­presas en forma de au­to­car­tera han puesto a la venta en las co­lo­ca­ciones ace­le­radas de NH Hoteles, Prosegur, Almirall, Bolsas y Mercados Españoles (BME) y Ence. El re­sul­tado es que a punto de acabar el primer mes del año, los grandes fondos in­ter­na­cio­nales y las prin­ci­pales ges­toras es­pañolas han com­prado ac­ciones por valor de 500 mi­llones de eu­ros. La ci­fras con­trastan con los apenas 116 mi­llones del mes de enero del año pa­sado, en el que sólo se re­gistró una co­lo­ca­ción ace­le­rada de tí­tu­los, cuando Credit Agricole co­locó el 5,2% del ca­pital de Bankinter.

Un año más tarde, los grandes fondos están desatados. La suave pero constante recuperación de la economía española y las buenas expectativas para el Ibex 35 -los analistas más optimistas esperan ganancial incluso del 30% este año- están provocando una pelea entre las mayores instituciones del mundo por cargar sus alforjas de acciones de la piel de toro. Y las colocaciones aceleradas son la oportunidad perfecta para conseguir paquetes de títulos significativos.

Los intereses de compradores y vendedores se han alineado. Estos últimos están vendiendo a los niveles en bolsa más altos de los últimos cinco años en algunos casos. Y  los primeros entran en el mercado español en pleno rally a la caza y captura de las rentabilidades que los expertos esperan este año para los mercados emergentes o refuerzan sus posiciones en compañías donde acumulan importantes plusvalías.

La mayor operación del mes ha sido la venta por parte de Bankia del 12,6% de NH Hoteles  por 192 millones de euros. Los fondos han peleado por cada acción del grupo, que se ha convertido en uno de los más deseados del mercado español porque después de la salida del capital de las entidades financieras está a tiro de OPA. UBS ha aflorado un 4,3% del capital y fondos que ya estaban en el capital como Blackrock o Taube Hodson podrían haber aumentado sensiblemente sus participaciones, según fuentes de mercado.

 

Mientras, Prosegur ha vendido a inversores cualificados en el mercado un 4% de las acciones que tenían en autocartera por 124 millones de euros aprovechando su mejor momento en bolsa de los últimos trimestres y los hermanos Gallardo, dueños de Almirall, ha colocado el 5% la compañía por 102 millones de euros con la acción en los niveles máximos de los cinco últimos años. Además, Caixabank se ha deshecho del 5% de BME por 47 millones y Liberbank el 4% de Ence por 35 millones.

Según fuentes del mercado, el éxito de estas colocaciones ha disparado el interés de las empresas por colocar el mercado las acciones propias que amasaron con las cotizaciones en mínimos. Mientras, las entidades financieras mantienen contactos constantes con los bancos de inversión para elegir el momento propicio para seguir soltando lastre en sus carteras de participaciones.

Año récord


En este contexto, los analistas creen que las colocaciones seguirán a buen ritmo durante todo el año si la bolsa supera la primera crisis del año provocada por el desplome de las divisas emergentes y recupera el tono alcista. El ejercicio pasado marco todo un hito en plena subida del Ibex 35. Hubo dos operaciones superiores a los 900 millones de euros: Bankia colocó el 12% de Mapfre y Telefónica el 1,97% de su autocartera.

Además hubo  otras tres operaciones por encima de los 600 millones de euros en IAG, Banco Sabadell y EADS. Aunque algunos de los grandes paquetes de acciones que estaban en manos de entidades financieras ya han sido enajenados, aún quedan participaciones muy relevantes en el mercado. Casi todos los ojos están puestos en Bankia. Aunque ya ha realizado desinversiones por valor de 3.000 millones de euros, aún debe desembarazarse del 5% de Iberdrola o el 18% de Deoleo, entre otras participaciones.   Además, muchos accionistas de referencia de las empresas se verán tentados por las alturas que están alcanzando las cotizaciones.

 

 

Artículos relacionados