Las opciones de Iberia en un mundo que necesita medio millón de pilotos

Boeing es­tima que la ne­ce­sidad ur­gente de pi­lotos plantea un pro­blema so­cial

El Gobierno desechó hace algo más de medio año la op­ción que tuvo sobre la mesa para sin­dicar las ac­ciones de Iberia que te­nían el con­junto de ac­cio­nistas es­pañoles y la de am­pliar con pos­te­rio­ridad su par­ti­ci­pa­ción, hasta con­se­guir una po­si­ción de con­trol. Lo con­tem­plaron así poco des­pués de la lle­gada al go­bierno del Partido Popular de Mariano Rajoy. Inicialmente contó con el apoyo de los res­pon­sa­bles de Industria, de Fomento y de Hacienda. Pero el re­chazo del ti­tular de Economía y Competitividad, que tuvo el apoyo del res­pon­sable de Agricultura, amigo per­sonal del pre­si­dente de Iberia, fue su­fi­ciente para echar atrás la op­ción que hu­biera su­puesto con­so­lidar el fu­turo de la pri­mera com­pañía aérea es­pañola.

También estaba abiertamente en contra de esta opción el embajador de España en el Reino Unido. La intervención de Federico Trillo fue decisiva para inclinar la balanza, según los pilotos. El coste estimado por la SEPI hubiera sido inferior al del montante de la inversión que han tenido que realizar en Indra, pero no pudo ser.

Pese a ello, expertos conocedores de estas negociaciones aseguran que los hechos muestran que no se pudo llevar a cabo esta operación pese a que los estudios económicos y jurídicos encargados por los departamentos afectados evidenciaban que los accionistas españoles podían volver a tomar las riendas del futuro de Iberia. Hoy, el futuro de Iberia camina por otros derroteros, pese a que en los próximos 17 años se necesitarán medio millón de pilotos y más de 556.000 nuevos puestos de técnicos especializados en el sector en todo el mundo.  

Los sindicatos de estos colectivos temen lo que pueda suceder con la estructura de la compañía, una vez que finalice la vigencia del laudo actual a finales del año que viene. A sus temores han contribuido los movimientos que se están produciendo en compañías como Air Europa cuyo presidente ha declarado que quiere hacerse con las líneas que abandona Iberia y superar su tamaño e importancia en el mundo. 

El portavoz del sector aéreo de UGT, Manuel Atienza, declaraba con ocasión del anuncio de la compra por parte de IAG de 220 Airbus, que la operación trataba de desarrollar Vueling y aislar Iberia como una sucursal secundaria, de tamaño reducido circunscrito al Atlántico Sur y poco más. Mientras tanto, según el informe "2013 Pilot and Technician Outlook" elaborado por Boeing, las previsiones de entrega de aviones para los próximos 20 años auguran que se necesitarán 498.00 pilotos nuevos y 556.000 técnicos. La previsión es que la flota actual se doble en este período de tiempo.  

El vicepresidente de Boeing Flight Services ha lanzado la voz de alerta porque considera que la demanda urgente de personal competente en materia aeronáutica representa un problema real en la actualidad. De hecho, incluso compañías españolas están realizando reclutamientos selectivos de personal de vuelo para ampliar su base de actuaciones en los próximos meses pese a que el informe de Boeing estima que solamente en Europa las previsiones de necesidades de personal aéreo son algo inferiores a las estimadas en el informe realizado hace un año. 

Con todo, es el segundo continente donde más pilotos se necesitarán en los próximo años, 108.200 (99.700 y personal técnico). Las principales necesidades vendrán de Asia-Pacífico con 192.000 pilotos y 215.000 técnicos. Las necesidades de Norte América son de 85.700 pilotos y 97.000 técnicos. En cuanto a Iberoamérica sus necesidades serán de 48.600 pilotos y 47.600 técnicos. En Oriente Próximo contabilizan 40.000 pilotos y 53.100 técnicos. África necesitará 16.500 pilotos y 15.900 técnicos, mientras solo Rusia y los países CEI necesitarán 15.200 pilotos y 18.000 técnicos.  

La mayoría de los aviones que se entregarán en los próximos meses serán ‘monopasillo'. La primera estimación de los pilotos necesarios para cubrir las necesidades de los próximos 12 meses son de 25.000 nuevos pilotos y 28.000 técnicos, pese a que la introducción de aviones de nueva generación exigen menos personal técnico. 

El informe elaborado por Boeing también analiza la necesidad de modificar los planes de estudios del personal relacionado con la industria aérea. De forma gráfica piden acabar con la tiza y la pizarra para formar a quienes van a trabajar en uno de los sectores que más ha incorporado las innovaciones tecnológicas en su sistema.

 

Artículos relacionados