LA SEMANA BURSÁTIL

El mercado se orienta hacia los 9.000

La renta va­riable es­pañola pa­rece dis­puesta a asaltar la ba­rrera de los 9.000 puntos a lo largo del ve­rano. El Ibex 35 ha pul­ve­ri­zado, por fin, la re­sis­tencia de los 8.650 puntos y, tras re­cu­perar los má­ximos de enero, ha es­ta­ble­cido nuevos te­chos del ejer­ci­cio, en ni­veles des­co­no­cidos desde fe­brero de 2012.

El optimismo se ha impuesto en el ánimo de los inversores, que apuestan por una próxima salida del túnel y, a la vista de la inercia adquirida por la renta variable, la superación de la barrera de los 9.000 puntos no parece precisamente una quimera y se perfila como objetivo inmediato.

Un panorama que, pese a las reservas de ciertos expertos, contrasta con los malos augurios del FMI y las recetas de Olli Rhen. Unos consejos, éstos últimos, un tanto erróneos y que ponen de relieve su gran desconocimiento de la realidad española, ya que generarían mayores problemas a las pymes y retrasarían la salida de la recesión, puesto que tendrían un fuerte impacto sobre el ya de por si deprimido consumo.

No obstante, la renta variable se ha mantenido fuerte, sustentada, fundamentalmente, por las afirmaciones del presidente del BCE, Mario Draghi, en las que aseguró que mantendrá los tipos de interés bajos durante todo el tiempo que sea necesario, sin descartar incluso instrumentar nuevas rebajas en el precio del dinero. Lo que explica la nueva relajación registrada por la prima de riesgo que ha retrocedido al cierre de la pasada semana hasta los 281 puntos básicos, coincidiendo con los máximos del Ibex. Además, se han relajado notablemente los temores a una retirada anticipada de los estímulos de la FED, que ahora no se esperan que se inicien hasta comienzos de 2014.

Por otra parte, la caída de la prima de riesgo ha propiciado un despegue importante entre las acciones de los bancos domésticos (Sabadell, Popular, Bankinter y Bankia), cuyos rebotes de las últimas semanas han colaborado activamente a la recuperación de la Bolsa española. Un rebote el de estos valores que, unido al de las constructoras -los grupos más castigados por la crisis-, ha hecho que fuera interpretado por muchos inversores como un síntoma de que lo peor de la crisis quedaba atrás.

Lógicamente estos relanzamientos se verán frenados por explicables consolidaciones de niveles, rápidas y poco profundas, siempre que no surjan sobresaltos en el panorama internacional.

A corto plazo -esta semana-, se publicarán una serie de datos macroeconómicos relevantes, con importantes repercusiones en el proceso de formación de las cotizaciones. A este lado del Atlántico, destacan los datos de PIB del segundo trimestre en la Eurozona, Alemania y Francia, junto a los datos de evolución de la inflación en julio en la mayoría de los países, mientras que en Estados Unidos se darán a conocer los primeros datos manufactureros de agosto y la confianza de Michigan.  

El lunes, las principales referencias se conocerán en Japón, donde se publicarán la producción industrial de junio y el PIB del segundo trimestre.

El martes, en Europa, se darán a conocer los IPC de julio de Alemania, España y Reino Unido, los precios a la producción de Reino Unido en julio, el índice ZEW de Alemania en agosto y la producción industrial de junio en la Eurozona. Además, en Estados Unidos, se dan a conocer las ventas minoristas de julio.

El miércoles, día en el que el Tesoro español subastará obligaciones, en Europa se dan a conocer los PIB del segundo trimestre de la Eurozona, Alemania y Francia, el IPC de julio en Francia y la tasa de paro de Reino Unido en junio. Por su parte en EEUU, se publicarán los precios a la producción de julio y las peticiones de hipotecas MBA de la semana pasada.

El jueves, en Europa, se darán a conocer, únicamente, las ventas minoristas de julio en Reino Unido. Y, en Estados Unidos, se publicarán el IPC de julio, las peticiones de subsidios de desempleo de la semana anterior, la encuesta manufacturera de la FED de Nueva York en agosto, las entradas netas de capital en junio, la producción industrial y la capacidad de julio, el índice de confianza de la asociación nacional de promotores y constructores (NAHB) en agosto  y el índice de la FED de Filadelfia.

Finalmente el viernes, en Europa, se dará a conocer el IPC de julio y la balanza comercial de la Europa; y, en EEUU, la construcción de nuevas viviendas en julio, la productividad del segundo trimestre, el índice de costes laborales del segundo trimestre y el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan en agosto.

Artículos relacionados