'la Caixa' se queda como el ac­cio­nista pri­vado de re­fe­rencia del grupo con un 5,01%

La gran banca vende el 10% de BME en tres años y desprotege al holding de mercados

El BBVA emula al Banco Santander y Bankia y suelta lastre en el ca­pital

BME
BME

Hace apenas tres años, BBVA, Banco Santander, La Caixa, Bankia y BNP Paribas con­tro­laban con­jun­ta­mente el 25% de Bolsas y Mercados Españoles (BME). Esta par­ti­ci­pa­ción, junto al 5,33% en manos del Banco de España daba al hol­ding que agrupa a los mer­cados es­pañoles el mar­chamo de in­to­cable para sus grandes com­pe­ti­dores mun­dia­les, que siempre han visto en BME una es­tu­penda pa­lanca de cre­ci­miento en Europa. Hasta ahora, el grupo que pre­side Antonio Zoido se ha re­sis­tido como gato panza arriba. Pero en plena crisis los grandes bancos es­pañoles han en­con­trado la ex­cusa per­fecta para des­hacer po­si­ciones y en­gordar su mal­tre­chas ca­jas. Primero fue Santander, que en fe­brero de 2010 vendió el 2,5% del ca­pital por 42 mi­llones de eu­ros. Luego fue el turno de Bankia, que en marzo del año pa­sado co­locó entre in­ver­sores su 4,2% por algo más de 70 mi­llones de eu­ros. Y ahora ha lle­gado el de BBVA, que en las úl­timas se­manas ha ven­dido en el mer­cado re­du­ciendo su par­ti­ci­pa­ción desde el 6,61% al 4%.

El resultado es que el núcleo duro de accionistas privados de BME ha reducido su participación hasta el 15%. El resto es 'free float'. En la presentación de los resultados realizada este martes, el grupo intentó quitar hierro a la venta de acciones por parte de BBVA asegurando que "estos movimientos son algo muy natural, no nos preocupan y nos sentimos muy apoyados por todos los accionistas, también por BBVA".

Aunque no se puede considerar BME como una empresa opable -toda adquisición de acciones superior al 1% del capital del grupo debe contar con el visto bueno de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) en una suerte de blindaje que sigue en pie- es evidente que el capital del grupo está hoy mucho más disperso que cuando salió a bolsa amparado por todos sus accionistas históricos. Por ejemplo, Banco Santander llegó a controlar el 8% de las acciones en 2008.

"En algún momento el grupo tendrá que participar en el proceso de reestructuración de los mercados mundiales. Hasta ahora ha rehusado todas las invitaciones y se ha cerrado en banda a cualquier negociación, pero esta situación no puede ser eterna. Máxime cuando ya hay sólo dos accionistas con más de 5% del capital, uno de ellos es el Banco de España, y el 85% de las acciones circula libremente en bolsa", asegura uno de los analistas que siguen el valor.

Efectivamente, tras la reducción de la participación de BBVA, La Caixa se queda como el accionista privado de referencia del grupo con un 5,01% del capital. Al revés que el resto de entidades, La Caixa mantiene intocable su paquete de títulos, que le proporciona cada año uno de los dividendos más jugosos y estables del mercado español. El 'pay out' del grupo es del 98%.

Resultados

La salida de BBVA coincide con la publicación de los resultados del grupo en el segundo trimestre del año. Aunque el beneficio se ha reducido un 2,7% en los seis primeros meses del año por la debilidad de las cifras de contratación, BME ha superado las previsiones de los analistas. Los más agoreros estaban previendo una reducción de incluso dos dígitos. Sin embargo, el grupo acumula tres trimestres de crecimiento, mejorando continuamente sus registros inmediatamente anteriores.

El hólding también ha dejado cortas las expectativas de los inversores en el apartado de los ingresos gracias a la aportación de los negocios que no están ligadas a la evolución de la contratación como compensación y liquidación, derivados e IT & Consulting. La estrategia de diversificación del grupo está dando resultado en plena depresión de las cifras de contratación.

Artículos relacionados