EL MONITOR DEL DÍA

Seguro: la disyuntiva entre público y privado en Salud

El doble ra­sero de mu­chos mé­dicos es sor­pren­dente: por la mañana tra­bajan como fun­cio­na­rios y por las tar­des, como pri­vados

Sanidad
Sanidad

Existe un en­fren­ta­miento entre lo pú­blico y lo pri­vado en asuntos de Sanidad que está pro­vo­cado casi uni­la­te­ral­mente por los par­ti­da­rios del sis­tema pú­blico, mien­tras que los par­ti­da­rios del sis­tema pri­vado nor­mal­mente ha­blan de co­la­bo­ra­ción y com­ple­men­ta­riedad entre ambos sis­te­mas. Y ese en­fren­ta­miento se ha acre­cen­tado to­davía más, y está lle­gando a casos ex­tre­mos, desde que la Comunidad de Madrid anunció su in­ten­ción de pri­va­tizar la ges­tión de media do­cena de hos­pi­tales de la re­gión du­rante 10 años con un coste es­ti­mado en torno a los 4.700 mi­llones de eu­ros. La in­ten­ción del ín­clito Ignacio González, pre­si­dente de la Comunidad ma­dri­leña, es pri­va­tizar solo la ges­tión, ya que tanto los hos­pi­tales como la sa­nidad se­guirán siendo pú­bli­cos.

Donde más se pro­duce ese en­fren­ta­miento es, por una parte, entre los par­tidos po­lí­ti­cos, ya que la Comunidad de Madrid está go­ber­nada por el PP, y a esta de­ci­sión se oponen en­car­ni­za­da­mente sus prin­ci­pales ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, sobre todo los par­tidos de la iz­quierda. Y, por otra, son los pro­pios pro­fe­sio­nales de la sa­nidad pú­blica los que en gran parte quieren se­guir siendo fun­cio­na­rios y per­ma­necer en sus ac­tuales puestos de tra­bajo, ya que si los hos­pi­tales pasan a ser ges­tio­nados por so­cie­dades pri­vadas ten­drían que ser con­tra­tados por esas em­presas sin tener en cuenta su con­di­ción de fun­cio­na­rio; o, por el con­tra­rio, si quieren se­guir siendo fun­cio­na­rios ten­drían que cam­biar de des­tino y desa­rro­llar su tra­bajo en otro centro pú­blico que no fuera de ges­tión pri­vada.

Mucho ruido en la calle

Ese enfrentamiento ha hecho mucho ruido en la calle a través de manifestaciones, huelgas y, por parte del principal partido de la oposición, de amenazas de "desprivatizar la gestión", de deshacer lo hecho una vez que ellos lleguen a gobernar. Se ha llegado, para frenar el proceso de privatización de la gestión, a interponer recursos contenciosos administrativos. El último de ellos por cuenta del sindicato de enfermería Satse, contra el pliego de condiciones para la licitación de la gestión externalizada de seis hospitales de la Comunidad de Madrid, como antes lo habían hecho PSOE-PSM y el sindicato de médicos Amyts.

Tanta oposición parece que ha enfriado los ánimos de las empresas que podrían optar a la gestión de esos hospitales, y al final solo se han presentado tres empresas: Ribera Salud, Sanitas y Hima San Pablo, que es un grupo de Puerto Rico que hasta ahora no tiene presencia en nuestro país. Llama poderosamente la atención la no presentación de IDC Salud, que antes se llamaba Capio, y que era una de las empresas más activas en la gestión privada hospitalaria.

Esta situación se ha complicado un poco más todavía al admitir a trámite el juzgado de Instrucción número 4 de Madrid una querella presentada por la asociación de médicos Afem por, entre otros, supuestos delitos de cohecho, prevaricación y malversación de caudales públicos en la privatización de la gestión hospitalaria en la Comunidad de Madrid. El juez que lleva el caso ha citado a declarar como imputadas a nueve personas, entre los que hay dos ex consejeros de Sanidad, dos altos cargos y cinco representantes de las empresas que -supuestamente- se beneficiaron de las decisiones políticas.

Nuevo convenio de Muface para 2014

Pero a pesar de tanto lío y tanto enfrentamiento resulta que la mayoría de los propios funcionarios a la hora de elegir modelo de sanidad, que son los únicos que pueden hacerlo, se decantan mayoritariamente por la sanidad privada, por Muface, en vez de por la Seguridad Social, como por obligación tienen que aceptar el resto de los españoles. Y también hay que recordar que muchos de esos médicos, que son funcionarios y que tanto protestan, también trabajan en su tiempo libre en la sanidad privada, precisamente para esas empresas que pueden optar a la privatización de la gestión de esa media docena de hospitales madrileños.

Y precisamente Muface ha empezado las gestiones para la aprobación de un nuevo concierto de asistencia sanitaria a partir de 2014 para sus mutualistas y beneficiarios. Al nuevo concierto, que contará con una dotación presupuestaria igual a la de este año, se podrán presentar todas las aseguradoras de salud y se espera que participen como mínimo las que están actualmente: Asisa, Adeslas, DKV, Sanitas e Igualatorio de Cantabria.

Curiosamente a esta "privatización" no se oponen los funcionarios, ya que según datos de la propia Muface, de las 1.541.820 personas, entre titulares y beneficiarios, a los que la mutualidad presta servicio, casi el 82%, esto es, 1.257.449 personas se decantaron popr la sanidad privada y, por tanto, estaban adscritas a alguna de las cinco entidades privadas de seguro libre, mientras que el resto, 277.539 personas, poco más del 18%, optaron por el sistema sanitario público.

Y otra cosa que señala Muface en su "memoria" de 2012 es que la mutualidad intensificó los controles médicos a los funcionarios en situación de incapacidad temporal desde febrero del año pasado, por ese motivo en 2012 pagó 17 millones menos por ese concepto y en lo que va de año se han reducido en 5 millones hasta mayo. Porcentualmente, la incapacidad temporal de los funcionarios adscritos a mutualidad se ha reducido en más de un 14% de media.

Precisamente, el Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad** ha remitido a la ministra Ana Mato su informe de sostenibilidad del Sistema Nacional de **Salud, en el que ve un problema de viabilidad financiera y recomienda el doble aseguramiento que disfrutan los funcionarios del Estado a los de las autonomías, ya que considera que con ello se descargan recursos del sistema sanitario público y reducen costes.

Las primas del seguro de Salud crecen un 1,42% en el primer trimestre

Mientras tanto, al seguro de Salud las cosas no le marchan mal, pero tampoco bien del todo y, como el resto del sector también está notando la crisis. Lo mejor es que Salud es el único de los grandes ramos No Vida que ha mantenido, y todavía mantiene, una trayectoria positiva durante la crisis a pesar de que su crecimiento se haya ido ralentizando. En el primer trimestre de este año este ramo alcanzó un volumen de primas de 1.845 millones, un 1,42% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el incremento medio de 2012 fue del 3,18% y en el caso concreto de asistencia sanitaria, que es la modalidad más importante, el aumento fue de casi el 4%. El crecimiento de este ramo tiene un doble mérito: por una parte sigue creciendo en plena crisis y cuando los demás decrecen, y por otra es un producto que los que lo tienen pagan dos veces, ya que pagan a la sanidad pública a través de sus impuestos y además pagan las primas de su seguro de Salud.

Pero no es oro todo lo que reluce y a pesar del incremento de primas que vienen consiguiendo el seguro de Salud, el futuro que tiene ante sí no es que sea precisamente halagüeño. En primer lugar, como se pudo de manifiesto en 2º Foro de Seguros de Salud organizado por SegurCaixa Adeslas celebrado recientemente, al ser un seguro que se tiene por duplicado tiene un techo y no puede crecer indefinidamente, máxime en la situación económica actual, con un descenso generalizado de los ingresos de las familias. Pero es que además, el precio que cobran las aseguradoras en España por el seguro privado es bajo, sobre todo si se compara con lo que se paga en los países de nuestro entorno. Y para colmo, el aumento de las primas parece que compensa el incremento del gasto medio. Así que aunque de momento las primas sigan creciendo, el futuro no está nada claro.

**Jorge Holgado **

 

jholgado1@gmail.com

 

 

 

Artículos relacionados