Será la pri­mera pri­va­ti­za­ción y de su re­sul­tado de­pen­derán las demás

El Gobierno pretende valorar Aena en más de 3.000 millones incluso manteniendo la mayoría accionarial

Aplica cri­te­rios in­cluso in­fe­riores a los es­ta­ble­cidos en Alemania, Portugal y Reino Unido

Aena
Aena

El Gobierno de Mariano Rajoy quiere co­locar en Bolsa el gestor ae­ro­por­tuario Aena, pero no a cual­quier pre­cio. Los ana­listas creen que el valor en bolsa del grupo po­dría su­perar los 3.000 mi­llones de eu­ros, una vez des­con­tados los al­re­dedor de 12.000 mi­llones de euros de deuda que acu­mula la com­pañía. Sin em­bargo, que el Ministerio de Fomento quiera man­tener la ma­yoría del Estado en la so­ciedad puede li­mitar mucho la va­lo­ra­ción. Sin la po­si­bi­lidad de que un ter­cero pueda lanzar en el fu­turo una OPA sobre Aena, son mu­chos los grandes in­ver­sores ins­ti­tu­cio­nales que no están dis­puestos a pagar una prima ju­gosa. Los ana­listas de Ahorro Corporación creen que si Aena cumple su hoja de ruta y el 'ebitda' o be­ne­ficio ope­ra­tivo al­canza los 1.500 mi­llones de euros al cierre de 2013, el valor total del grupo po­dría su­perar los 15.000 mi­lo­nes, de los 3.000 son 'equity' y el resto apa­lan­ca­miento.

Los ratios se corresponden con los de competidores como el gestor aeroportuario alemán Fraport, que cotiza con unos múltiplos sobre el 'ebitda' de diez veces. Además, las últimas grandes operaciones en el sector, como las ventas de los aeropuertos de Edimburgo, Stanted o la privatización del gestor luso ANA, realizadas en todos los casos a precios muy superiores a los que habían previsto los analistas, demuestran que hay interés de los grandes inversores por esta clase de activos. 

En abril del año pasado, BAA -propiedad de Ferrovial- vendió Edimburgo por 988 millones de euros a GIP, una gestora de fondos de inversión de Credit Suisse y General Eléctric. El múltiplo de la operación fue de 16,7 veces el 'ebitda' previsto para 2012, tan generoso como las 16 veces que pagó en enero de este año Manchester Airports por el aeropuerto de Stanted -1.800 millones de euros- o el mismo múltiplo de la privatización de ANA, adjudicado al grupo francés Vinci.

Cambio de control

Claro que en todos los casos las operaciones supusieron un cambio del accionista de control, algo que previsiblemente no ocurrirá en Aena, lo que limita mucho el apetito de los potenciales inversores. "Será imposible para el Estado conseguir estos múltiplos si no está dispuesto a ceder el control. Esto es de libro", aseguran fuentes de los bancos de inversión.

Por lo tanto, la espadas están en todo lo alto. La operación es de vital importancia para el Estado, que va a testar con la posible salida a bolsa de Aena el apetito de los inversores extranjeros por los activos españoles, en un momento en el que también están en el aire las privatizaciones de Renfe y del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif). 

En marzo, la ministra de Transportes Ana Pastor aseguró que la liberalización del negocio de transporte de pasajeros preparada por el Gobierno no incluía la privatización de ninguna de las dos compañías, y añadió que no se repetirían los mismos errores que cometió el Reino Unido y que entre otras cosas provocaron un fuerte aumento de los precios.

No obstante, en mayo del año pasado y en plena oleada reformista, Fomento manejaba un informe realizado por la ingeniería de transportes dependiente del ministerio que recomendaba la privatización total de Renfe y la venta del negocio de pasajeros -incluído el servicios de cercanías- a través de una oferta pública de venta durante 2013. Operaciones hoy en el cajón que podrían ser reactivadas si la colocación de Aena cumple las exigentes expectativas del Estado.

 

Artículos relacionados