ENTREVISTA

Héctor René Rodríguez, di­rector de Promoción de Inversiones de ProInversión Perú

"El plan de infraestructuras convertirá a Perú en hub regional para la conexión con Asia-Pacífico"

"Lima, que pro­mueve un plan in­versor por 13.000 mi­llones de euros en obra pú­blica, tiene una po­lí­tica de­fi­nida de se­gu­ridad ju­rí­dica para la in­ver­sión"

Hector René Rodríguez
Hector René Rodríguez

Héctor René Rodríguez, di­rector de Promoción de Inversiones de ProInversión Perú, la agencia es­tatal en­car­gada de la pro­mo­ción de la in­ver­sión pri­vada en el país, asistió hace unas se­manas en Madrid al Foro Iberoamérica Empresarial, donde re­pasó la es­tra­tegia de me­jora de in­fra­es­truc­turas en su país y pre­sentó ante un nu­trido grupo de em­pre­sa­rios es­pañoles al­gunos de los pro­yectos más re­le­vantes que aco­mete ac­tual­mente Lima en ese sec­tor, el ca­pí­tulo más in­tere­sante para las em­presas es­paño­las, y para el que se busca in­ver­sión ex­tran­jera en co­fi­nan­cia­ción con el Estado. La meta es lo­grar una in­ver­sión de 17.000 mi­llones de dó­lares (13.000 mi­llones de eu­ros) hasta 2016 para la cons­truc­ción y mo­der­ni­za­ción de todo tipo de in­fra­es­truc­tu­ras, desde viales a ener­gé­ticas pa­sando por sa­nea­miento.

Como en otros países del área, el déficit de infraestructuras es uno de los principales hándicaps para consolidar la etapa expansiva de la economía y sentar las bases de un crecimiento sostenido y, como en otras naciones del entorno, Perú ha optado por la participación público-privada como uno de los mejores caminos para impulsar la red de obra pública que el país precisa. De hecho, la mayoría de los proyectos que ya están diseñados se llevarán a cabo en régimen de concesión y serán cofinanciados.

Para Rodríguez, que señala que "Perú está de moda" entre las empresas e inversores internacionales, su país presenta ofertas atractivas para las compañías extranjeras y españolas en infraestructura, entre la que brilla con luz propia la construcción de la Línea 2 del metro de Lima, (concurso para el sistema eléctrico de transporte masivo de Lima y Callao-Línea 2). Tras el concurso, ya convocado, el Gobierno otorgará en concesión en el tercer trimestre, con una inversión de 4.500 millones de euros, este proyecto destinado a dinamizar una red de transporte anticuada e insuficiente. El proyecto de Línea 2, cofinanciado, incluye la concesión del diseño, la financiación, la adquisición de material rodante y el mantenimiento y los requisitos para poder optar a las concesiones del nuevo servicio exigen que el socio estratégico disponga de un patrimonio mínimo de 500 millones de dólares y una experiencia de diez años en proyectos similares. También destaca entre los proyectos la construcción del aeropuerto de Chinchero (Cuzco), destinado a impulsar la industria turística, y que costará 399 millones de dólares.

Convertida hoy en una de las economías más dinámicas del área, con un crecimiento medio del 7% en la última década que se ancla en la inversión y el consumo de su creciente mercado interno, Perú presenta un buen cuadro macro. Y a éxitos como el récord de exportaciones de 2011 (45.793 millones de dólares) suma un tranquilizadoramente bajo nivel de deuda (10% del PIB) y un superávit fiscal. Como lugar idóneo para hacer negocios ha ido ganando puestos en el ranking Doing Business, del Banco Mundial, que lo sitúa como el segundo mejor país en clima inversor en Latinoamérica, por detrás de Chile.

**Perú se ha convertido en uno de los países más atractivos para la inversión extranjera y, particularmente, para la española. ¿Cuáles son las razones de este interés, qué ofrece Perú para estimular al inversor? **

En primer lugar, la economía presenta un crecimiento sostenido que ha logrado un avance promedio superior al 6,5% en los últimos diez años. Son también claves la política de amplia cobertura a la inversión privada y extranjera y el dinámico proceso de globalización en el que está incurso el país y que, a través de diferentes TLC, permite al Perú convertirse en plataforma exportadora para llegar a mercados con más 4.000 millones de consumidores. No hay que olvidar tampoco las múltiples oportunidades inversoras en el país, tanto por sus recursos naturales como por el actual proceso de desarrollo de infraestructuras. Todo ello va permitir a Perú elevar su competitividad y convertirse en _hub _regional para la conexión con Asia-Pacifico y con toda Sudamérica.

Además, Perú se ha dotado en los últimos tiempos de leyes y normas para favorecer la inversión extranjera y el establecimiento de empresas en un marco mutuamente beneficioso, con confianza, con estabilidad y con seguridad jurídica. Hay una política definida de seguridad jurídica para la inversión. En Perú queremos y necesitamos la inversión para seguir creciendo, pero no cualquier tipo de inversión. No queremos la inversión especulativa, sino la que viene para permanecer, respeta estándares y fomenta el desarrollo.

**¿Qué nuevas normas ha implementado Lima para favorecer la inversión? **

El decreto legislativo 10/12, la misma Ley General de Presupuesto, que fortalece y faculta con inversión a intervenir y formular proyectos... En Perú la normatividad es estable y es previsible y se viene manteniendo desde los años 90. La consolidación de los TLC, incluido el pacto comercial rubricado con la UE y la implementación de plataformas como la Alianza del Pacífico refuerza la existencia de unas regulaciones que alientan y favorecen la inversión.

Hay una oleada de llegada de firmas españolas a Perú y un aumento de la presencia de las que estaban allí, dinámica que el Gobierno Rajoy alienta. ¿Qué sectores específicos atraen o pueden atraer al inversor español?

Existen incentivos para todas las empresas extranjeras, como los convenios de estabilidad jurídica, el trato no discriminatorio (igualdad inversor extranjero y nacional), la posibilidad de no limitación de inversión, el acceso sin restricción a la mayoría de sectores económicos, libre transferencia de capitales, libre competencia, garantías a la propiedad privada, libertad para adquirir acciones a nacionales, libertad de acceso al crédito interno y externo y para repatriar regalías, acceso a mecanismos internacionales de solución de controversias...

Sí, hay muchas empresas españolas que están tratando de establecerse en Perú, donde Provinversión Perú (http://www.proinversion.gob.pe/) cumple un rol protagónico para poder ayudarlas tanto en el pre-establecimiento como en el post-establecimiento. Hay de todo, desde empresas muy grandes a pymes y de los rubros más diversos. Porque las posibilidades que ofrece hoy Perú son también muy diversas y abarcan un amplio espectro. Eso sí, los sectores concretos que más atraen al inversor español en estos momentos son los de infraestructuras y comercio, incuestionablemente.

¿Qué consejos prácticos puede dar Proinversión al empresario español que piensa establecerse en Perú?

Las empresas pueden constituirse solas en Perú, sin necesidad de apoyos. Pero un tip que yo daría es el de no desdeñar la posibilidad de asociarse con una empresa que ya estás en el mercado local, peruana o extranjera, básicamente por el conocimiento del mercado que ya tiene y que es de suma utilidad, sobre todo en los primeros estadios.

**¿Qué firmas españolas le consta que tienen intención de acudir a Perú? **

Hay un interés creciente. Ferrovial está en pleno proceso de instalarse, Inditex ingresó hace unos meses, otras compañías aumentan inversión... FCC acaba de entrar, otros como Grupo Norte han expresado su intención de hacerlo... Sí puedo decirle que la inversión española es bienvenida y que en algunos segmentos el _know-how _de las compañías españolas es muy valorado.

España es el primer inversor extranjero directo en Perú, con un global acumulado de 4.568 millones y las empresas prevén invertir otros 3.000 millones en cinco años ¿Se mantendrá a largo plazo ese interés?

Creo que sí, que va a continuar, básicamente derivado y originado por el interés hacia el rubro de infraestructuras, sin desdeñar la importancia de otros. Todo ello va a permitir una mayor competencia en Perú con respecto a las empresas ya establecidas, lo que va ayudar a no sólo estas firmas, sino a los beneficios de instalación de compañías en el futuro, ya que esa competencia ayudará a hacer más eficientes los costos que deban asumir en infraestructura y precios, redundando además en favor de los consumidores.

Perú, como otros países de la zona, parece haberse decantado en infraestructura por la fórmula de participación público-privada (PPP)...

Básicamente tenemos dos modelos de obra pública, aquella en la que el Estado o algún nivel de la Administración lidera o participa y, en los últimos tiempos y cobrando cada vez más importancia, las asociaciones público-privadas, que pueden tener varias modalidades. La más utilizada es la concesión, que puede ser de carácter autosostenible (cuando ésta paga la retribución a través de tarifas) o cofinanciada, cuando el Estado está interesado en el desarrollo de un proyecto e interviene con financiación pública y alentado la presencia de inversores privados.

Los últimos informes de competitividad y clima de negocios son alentadores. Hay consenso en que Perú aplica políticas adecuadas y va por buen camino. ¿Qué retos tiene pendientes para facilitar la inversión?

Debemos mejorar aún los procesos para el post-establecimiento de empresas y en el establecimiento, reducir más las cargas burocráticas para hacerlos más rápidos y agiles. Este es un proyecto que tiene Perú en cartera. Actualmente está en pleno desarrollo un plan del Gobierno para identificar los procesos administrativos que dificultan o retrasan la obtención de permisos y licencias.

Últimamente se habla mucho del aumento de criminalidad e inseguridad, particularmente en Lima... ¿puede desincentivar la inversión?

El tema de la seguridad tiene un carácter mediático. Se está dando mucha relevancia a cierto tipo de criminalidad que es cierto que existe, pero también es verdad que se están tomando medidas muy drásticas para que tanto a nivel policial como de todos los actores sociales se intervenga y posibilite una mayor seguridad con una serie de estrategias en estudio e implementación.

Perú presenta un cuadro impresionante de gran crecimiento, control de la deuda, baja inflación, estabilidad, reducción de la pobreza... Pero persisten lacras que empañan ese crecimiento con desarrollo e inclusión social y que perjudican la inversión: exceso de burocracia, corrupción...

Entre los parámetros en los que Perú debe aún mejorar están la competitividad. También debe ahondar en una mayor apertura comercial, y ahí la pertenencia a la Alianza del Pacífico va a resultar muy beneficiosa. Debemos, asimismo, desarrollar dentro del propio Estado mejoras que permitan ser más eficientes en los procesos a nivel sectorial y de organismos descentralizados. Pero hemos avanzado mucho, como se nos reconoce: no quiero dejar de mencionar el marco legal actual, con leyes de estabilidad jurídica y de promoción de la inversión, con un marco de crecimiento de la inversión privada interesante para las empresas ya establecidas, la consagración de normas que avalan el rol subsidiario del Estado, que no puede intervenir donde está implantado el sector privado, un marco que impulsa la iniciativa privada y la libertad de contratación. En Perú se puede comprar una firma por la mañana y venderla en la tarde sin más limitación que pagar los impuestos correspondientes.

Perú ha implementado un ambicioso plan de infraestructuras que interesa a las firmas españolas ¿Puede detallar líneas maestras y objetivo?

Se trata de dotar al país de una red de infraestructuras que le permita consolidar el dinamismo económico que se viene experimentando desde hace más de diez años y sentar las bases propicias para un desarrollo sostenido. El proyecto en curso, con inversiones por 17.000 millones de dólares (13.000 millones de euros) hasta 2016 prevé la construcción y renovación de todo tipo de infraestructuras en el país: de transporte, energéticas, de saneamiento...

¿Cuáles son los proyectos clave en transporte?

En infraestructura de transporte, la idea básica es generar un potente hub logístico con proyección hacia Asia-Pacífico que se convierta en nueva alternativa para las rutas que interconectan Pacífico sur y Atlántico, poniendo en valor la estratégica ubicación de los puertos del país. Sólo en concesiones existen compromisos de inversión por 7.200 millones de dólares y las perspectivas de nueva inversión en transporte se elevan a 17.000 millones en el horizonte de 2016, de las que la parte del león corresponderán a infraestructura vial (11.400 millones) y ferroviaria (4.500 millones).

El megaproyecto es la puesta en marcha y mantenimiento de la Línea 2 del metro de Lima, que necesitará una inversión superior a los 5.300 millones de dólares. Esta nueva red, en buena parte subterránea, tendrá 133 kilómetros y permitirá atravesar 13 distritos de la capital en 45 minutos. Cofinanciada por el Estado, la Línea 2 será utilizada cada día por medio millón de pasajeros y se sumará a la mejora en el transporte que aportó la línea 1, que entró en funcionamiento en 2012. Habrá en el futuro otras tres líneas y en 15 años se espera tener un auténtico sistema integrado de transporte masivo en Lima.

Autopistas fluviales, saneamiento, energía

En red vial y en lo referente a concesiones de carreteras hay importantes proyectos de interés para las compañía españolas, buena parte de ellos cofinanciados, como los planes concesionarios de la Longitudinal de la Sierra Tramo 2 (ya convocado) por 175 millones de dólares y un plazo de concesión de 25 años; el Longitudinal de la Sierra Tramo 4, con inversiones por 250 millones y el Longitudinal de la Sierra Tramo 5 (127 millones de dólares) ambos por convocar y que se adjudicarán en el primer trimestre de 2014.

¿El plan incluye proyectos de mejora en aeropuertos y puertos?

Son parte clave del proyecto. Por un lado tenemos el concurso para el nuevo aeropuerto internacional de Chinchero, en Cusco, un proyecto estratégico para el sector turístico en el que la inversión es de 399,5 millones de dólares, con un plazo de concesión de 40 años y que se adjudicará a finales de 2013. Además está ya abierto el concurso para la terminal portuaria General San Martín (101 millones de dólares y 30 años de concesión), a adjudicar en el tercer trimestre. Otro proyecto de interés contempla el mejoramiento y mantenimiento de las condiciones de navegabilidad en los ríos selváticos Ucayali, Huallaga, Marañón y Amazonas, con un presupuesto de 74 millones de dólares. Queremos convertir los ríos en autopistas fluviales en la selva.

También la mejora del saneamiento y el tratamiento de aguas son aspectos de gran trascendencia. En saneamiento, se han convocado importantes concursos para reducir el déficit de cobertura y mejorar la gestión. En Lima-Callao se prevén inversiones públicas hacia 2012 por 8.400 millones de dólares, unos 5.600 en ampliación de cobertura y 2.800 millones en rehabilitación de redes de agua y desagüe obsoletas. En el país el déficit urbano en tratamiento de aguas residuales es del 71%. Entre los proyectos se sitúan la provisión de servicios de saneamiento para los distritos del sur de Lima, zona de expansión de la capital, por 110 millones; el de las obras de regulación del río Chillón (45 millones) y las obras de cabecera y conducción para abastecimiento de agua potable en Lima, por 400 millones y un plazo de concesión de 30 años.

En energía, hay que destacar los planes de sistema de abastecimiento de GLP para Lima-El Callao, la masificación del uso de gas natural a nivel nacional, el sistema de abastecimiento de GNL, proyectos de renovables en Arequipa, el suministro energético a Iquitos y el desarrollo del nodo energético del sur (ducto sur), así como el tendido de varias líneas de transmisión eléctrica.

El esfuerzo inversor en industria en infraestructuras e industria extractiva ¿puede hacer olvidar las necesidades en segmentos como el turismo?

Somos conscientes de que el sector turístico peruano aún no está plenamente desarrollado, pese al enorme polo de atracción que supone Machu Picchu. En este rubro se pretende fomentar los lodges de selva de interés para el ecoturismo como los que existen en Puerto Maldonado, la visita a otras ruinas incas históricas y el desarrollo de las playas del norte peruano.

 

 

Artículos relacionados