Contradicciones entre testigos e imputados en el 'caso Blesa'

El ex­di­rector de ne­gocio de Caja Madrid ase­gura que el cré­dito a Díaz Ferrán es­taba ga­ran­ti­zado

Miguel Blesa
Miguel Blesa

El ex­di­rector de Negocio de Caja Madrid, Gonzalo Alcubilla, ha ase­gu­rado ante el juez que in­ves­tiga la con­ce­sión pre­sun­ta­mente irre­gular de un cré­dito de 26,6 mi­llones de euros al Grupo Marsans, que se tra­taba de una ope­ra­ción que con­taba con todas las ga­ran­tías. Según fuentes ju­rí­di­cas, Alcubilla ha de­cla­rado que se contó con un pro­nós­tico po­si­tivo de compra por parte de Orizonia por una cifra que su­pe­raba la del prés­tamo. Pero las de­cla­ra­ciones pre­vias del em­pre­sario Gabriel María Subías fueron que no existía oferta vin­cu­lante, como así de­mos­traron los he­chos.

En la toma de declaración como testigo al empresario Gabriel María Subías, éste ratificó que no existía una oferta vinculante del grupo Orizonia para la compra de Marsans. El antiguo consejero delegado de Orizonia Corporación corroboró que se trataba solo de una oferta indicativa sobre una compra que, finalmente, no llegó a cristalizar.

Así, el exjefe de la patronal habría pagado parte de su deuda con los cerca de 16 millones de euros obtenidos de la venta de la concesión del servicio de autobuses de Alcalá de Henares y sus bienes hipotecarios que cubrían cerca del 30% del crédito.

Además, el Comité Financiero de Caja Madrid había evaluado las garantías aportadas por el ex presidente de la gran patronal, quien prometió que las acciones del Grupo Marsans no estaban pignoradas. Fue más adelante, como explicó el miércoles el ex director general financiero y de riesgos de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj cuando la entidad descubrió que habían sido pignoradas a favor de Banesto.

El juez Elpidio José Silva ha rechazado imponer medidas cautelares, como reclamaba la acusación popular ejercida por Manos Limpias, que también ha pedido retirarle el pasaporte y fijarle comparecencias semanales.

Alcubilla, muy lejos de los argumentos esgrimidos por Subías, ha descrito como el comité financiero de Caja Madrid dio autorizó la concesión del préstamo al Grupo Marsans de Gerardo Díaz Ferrán mientras éste era consejero de Caja Madrid gracias a esta oferta que explicó el entonces presidente de la CEOE, pues hacía ver que la operación era viable y que según Ferrán ofrecía todo tipo de garantías.

En cambio, como ha descrito este jueves capitalmadrid.com en su análisis El exdirector financiero de Caja Madrid acusa a Díaz Ferrán de mentir como nadie' según un correo electrónico enviado por el exdirector de Riesgos de la caja, Juan Bartolomé, a Alcubilla, referido a otro crédito de 14 millones, Bartolomé advertía de la existencia de dudas sobre su solvencia de las empresas del presidente de la CEOE. El crédito sería denegado por falta de datos y de garantías.

En cambio, semanas después, el 17 de noviembre de 2008, el Consejo de Administración de Caja Madrid concedió a Díaz Ferrán un préstamo de 26,6 millones de euros en el que Teinver figuraba como avalista, entidad que según el informe pericial elaborado por KPMG y enviado al magistrado, Teinver tenía una calificación de riesgo interna por Caja Madrid que consideraba a la sociedad como "vulnerable al incumplimiento de pagos".

Pese a que este jueves también estaban citados a declarar Luis Crespo y Fernando Sobrini el juez ha decidido citarles para otro día, aún por determinar. La decisión del Consejo General del Poder Judicial sobre el futuro del juez Silva puede alterar la elaboración de la fase de instrucción.

Tampoco quien fuera mano derecha de Blesa. Matías Amat, ha recibido la notificación de la fecha de su interrogatorio.

Las declaraciones hasta ahora han mostrado el amplio margen de maniobra con el que se actuaba en la decisión de la concesión de crédito pese a los informes que pudieran existir sobre la inconveniencia de realizarlo.

 

Artículos relacionados