Estudio de la con­sul­tora Random para Mapfre

El seguro de vida, la mejor protección familiar

El fa­lle­ci­miento de un cón­yuge re­duce en 656 euros los in­gresos men­suales de una fa­milia media

Los in­gresos de las fa­mi­lias se re­ducen un 28% de me­dia, lo que su­pone 656 euros men­suales de me­dia, cuando fa­llece uno de los dos cón­yu­ges, según se des­prende del es­tudio "La viu­dedad y la im­por­tancia del se­guro de Vida-Riesgo en España", pre­sen­tado por el con­se­jero de­le­gado de Mapfre Vida, Juan Fernández Palacios, rea­li­zado por la con­sul­tora Random para esa ase­gu­ra­dora. Según el es­tu­dio, las viudas son las más per­ju­di­cadas ya que la pér­dida sube hasta el 33% de los in­gre­sos, lo que su­pone 807 euros men­sua­les, mien­tras que los viudos solo los re­ducen en un 10%, esto es, en poco más de 200 eu­ros.

El estudio parte de la base de que en España existen aproximadamente 3,4 millones de viudas y viudos, y para realizarlo se ha tomado una muestra de clase media o media-alta, con edades comprendidas entre 25 y 60 años, que es la que asume el mayor impacto económico por esta situación.

La edad media del viudo/a de la muestra es de 47,1 años. El 80% tiene hijos y en el 64% de los casos, los hijos viven en el hogar; además una cuarta parte de éstos tiene menos de 18 años y más de la mitad de los hijos dependen económicamente de la persona que se queda viuda. Pero estos datos, según Fernández Palacios "tienden a empeorar", ya que los hijos empiezan a trabajar cada vez más tarde y tardan más en irse de casa..

Entre las conclusiones, el estudio resalta que el 96% de los viudos y el 56% de las viudas trabajaban antes del fallecimiento de sus cónyuges; además, los varones aportan el 75% de los ingresos, que alcanzan los 2.344 euros mensuales, lo que explica esa mayor caída de los ingresos en el caso de las viudas.

En cuanto a la causa del fallecimiento, en el 82% de los casos fue por enfermedad lo que, además, provocó un aumento de los gastos del hogar. Por otra parte, cuatro de cada 10 viudos considera que el empeoramiento de su situación económica es el principal cambio que se produce en su calidad de vida tras el fallecimiento de su cónyuge, algo que muchas se produce incluso antes de enviudar, porque la enfermedad del fallecido provoca un aumento de los gastos del hogar, que es algo que ocurre en los hogares de 7 de cada 10 viudas/os encuestados.

 

Importancia del seguro

 

Después de producirse el fallecimiento del cónyuge, una de cada tres personas encuestadas recibió ingresos extraordinarios por importe medio de 52.700 euros. El 38% de esos ingresos procedían del seguro, que se reparten en un 28% que provienen del seguro de Vida y en un 10% de otros seguros. El capital recibido por los beneficiarios de los seguros de Vida se situó en 58.317 euros, lo que supone 5.617 euros más que la media de los ingresos extra.

Ayuda económica

El seguro supone una gran ayuda económica en caso de fallecimiento, como lo demuestra que el 90% de los encuestados considera que sin un seguro de Vida su situación económica actual sería peor. De hecho, casi el 50% de los encuestados no hubiese podido hacer frente a los gastos familiares si no hubiese tenido un seguro de Vida. Así, uno de cada cuatro cree que no podría asumir los gastos relacionados con los estudios de sus hijos, el 9% de ellos estima que tendría que haberse puesto a trabajar inmediatamente después del fallecimiento de su cónyuge y el 8% cree que no podría pagar la hipoteca.

Según el consejero delegado de Mapfre Vida, estos datos ponen de manifiesto que "hay un nivel bajo de aseguramiento en la población, pero es que aquellos que tiene seguro, también lo tienen en un nivel muy bajo, lo que en otros seguros hablaríamos de un infraseguro".

La solución a este problema, según Fernández Palacios, consta de dos partes: un primer paso "en el que la gente tome conciencia de que conviene tener un seguro para la contingencia de fallecimiento", y paliar con ello las consecuencias económicas que conlleva; y un segundo paso que es "cuánto tendría que fijar como capital asegurado o como prestación para que el seguro realmente sea útil a la finalidad que persigue".

jholgado1@gmail.com

 

 

Artículos relacionados