EL MONITOR DEL DÍA

FCC ha sido la úl­tima grande en des­em­barcar y Grupo Norte lo hará en breve

Latinoamérica: la 'conquista' de Perú

En los úl­timos me­ses, la pre­sencia de com­pañías es­pañolas se ha mul­ti­pli­cado en un país que está de moda

FCC desembarca en Perú
FCC desembarca en Perú

Si Colombia es uno de los nuevos mer­cados la­ti­noa­me­ri­canos en los que las em­presas es­pañolas co­mienzan a estar más pre­sentes y ac­ti­vas, Perú no le va a la zaga. Sólo en los cuatro pri­meros meses de 2013 se ha pro­du­cido un fuerte des­em­barco de grandes em­presas y pymes en el país y la ob­ten­ción de nuevos con­tratos por parte de com­pañías ya pre­sentes allí. Desde FCC a Grupo Norte pa­sando por Isolux, son nu­me­rosas las firmas que han anun­ciado este año no­ve­dades em­pre­sa­riales o in­ver­soras en un mer­cado que está de moda entre los in­ver­sores in­ter­na­cio­na­les. El mi­llo­nario plan de in­fra­es­truc­turas per­geñado por Lima y el atrac­tivo sector in­mo­bi­liario ac­túan de ban­derín de en­ganche para captar in­terés por un país en el que tam­bién hay opor­tu­ni­dades de ne­gocio en tu­rismo, edu­ca­ción, re­no­va­bles, trans­fe­rencia tec­no­ló­gica, pe­tro­quí­mica, ener­gía, agroin­dus­tria y ser­vi­cios. Y en el que existe una gran de­manda de ca­pital y co­no­ci­miento.

Cada vez más notorio, el incremento de la presencia de pymes españolas en el mercado peruano ratifica las conclusiones avanzadas apenas hace unas semanas por el IE Business School, en un estudio en el que señalaba que Perú y Panamá se han convertido en los nuevos destinos para la inversión española en Latinoamérica, sumándose con fuerza a Colombia como zonas de creciente atractivo en detrimento de los problemáticos Argentina y Venezuela, y en un área en el que la presencia tradicional hispana se ha dirigido y dirige especialmente a Brasil, Chile y México.

El gran imán para atraer inversión lo constituyen los grandes planes de inversión anunciados, por un total de 50.000 millones de dólares en tres años, el 50% de ellos centrados en la industria extractiva y la otra mitad principalmente en infraestructuras. Pero los planes de inversión no explican por sí mismos el interés por Perú. El país exhibe desde hace más de una década una gran estabilidad económica, mantenida bajo tres presidencias de signo diferente (Toledo, García y Humala), que ha creado un marco inversor atractivo, un entono jurídico seguro y que en 2013 sumará tres años de crecimiento a tasas del 6%, entre las mayores de la región.

De hecho, España ocupa el primer lugar como inversor en Perú con 4.405 millones de dólares en IED, seguida por el Reino Unido y EEUU, una inversión centrada en telecos, energía, finanzas, construcción, tratamiento de agua, transporte aéreo, hoteles, seguros, comercio y servicios. Y una inversión con vocación de permanencia, algo que aprecia un Gobierno peruano que no desea capitales golondrina, sino compromiso a largo plazo y trabajo conjunto, según señalaba recientemente el embajador en España, Francisco Eguiguren.

En un contexto de panorama positivo en Perú y de prolongado enfriamiento económico en España la presencia de firmas españolas se ha multiplicado. Hace unos meses, el diario Gestión destacaba el aumento del número de compañías constructoras y de consultoría de obras, especialmente españolas, y apuntaba que en 2012 hubo un mayor interés de empresas extranjeras para concursar en las contrataciones del Estado, sobre todo en la ejecución y consultoría de obras públicas. Según el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado, "las empresas españolas, golpeadas por la crisis europea, son las principales interesadas en este tipo de contrataciones". Sólo el año pasado se registraron 30 empresas españolas ejecutoras de obras y 45 de consultoría para participar en concursos de infraestructuras.

El número de compañías crece

De momento, y como apuntaba recientemente ProInversión Perú, FCC, que tiene en Latinoamérica una cartera de proyectos por 2.500 millones de euros, ha sido la última compañía española en desembarcar en el mercado peruano de infraestructuras. A fines de marzo, la constructora anunciaba su entrada en el país con dos obras valoradas en 200 millones de euros: justamente en el Puerto de El Callao, el más grande el país, por un montante de 165 millones, y con la mejora del complejo deportivo de Trujillo, que será sede de los próximos Juegos Bolivarianos, por 32,2 millones. En El Callao, las nuevas instalaciones servirán para movilizar más de 1,9 millones de contenedores anuales.

Asimismo, OHL se acaba de adjudicar un contrato de 108 millones de euros para la rehabilitación y mejora de un tramo de 76,5 kilómetros de carretera entre Ayacucho y Abancay, proyecto que será ejecutado por el consorcio Kishuara III que lidera la constructora española. Y a comienzos de abril, la compañía anunciaba haberse adjudicado la licitación de la terminal 2 del puerto de Valparaíso, proyecto con una inversión de 400 millones de dólares. La constructora superó la oferta presentada por el consorcio conformado por Grupo de Empresas Navieras, Besalco y Port América. La terminal tendrá capacidad para albergar dos naves post panamax (naves del tamaño máximo permitido en el Canal de Panamá) y algunas naves menores. En total el muelle contempla 725 metros, de los cuales la primera fase incluye 350.

El **Grupo Ossa, **por su parte, se adjudicó el mes pasado contratos de obras en Brasil y Perú por un importe conjunto de 15 millones de dólares (11,6 millones de euros). Ossa ejecutará la obra del túnel carretera de Wayrasencca de Perú para Intersur Concesiones, trabajo que forma parte del proyecto Corredor Vial Interoceánico Sur, que conecta Brasil con el Pacífico a través de Perú. Para la constructora, que prevé tener en 2015 el 70% de su cartera de obras y facturación en el exterior, no es su primera experiencia peruana. Ya en 2011 Obras Subterráneas ganó el concurso para construir el túnel de la mina Toquepala para Southern Peru Copper Corporation, por 14 millones de dólares.

También a comienzos de abril Grupo Sanjosé comunicaba que construirá en Perú un edificio de oficinas. La firma se ha adjudicado el proyecto para edificar el complejo Belaúnde, que contará con una superficie construida aproximada de 20.000 metros cuadrados y estará ubicado en la proximidad del Centro Empresarial del barrio financiero de San Isidro, en Lima. La cartera de negocio del Grupo Sanjosé en Perú supera ya los 100 millones de dólares.

Por su parte, Isolux Corsán ha comunicado que construirá en Perú un complejo hidroeléctrico por 450 millones de euros. ProInversión ha seleccionado el proyecto presentado por el consorcio CEE (compuesto por Corsán-Corviam en un 75% y las brasileñas Engevix y Enex) para edificar una instalación que tendrá más de 300 magavatios de capacidad en la cuenca del río Molloco, en Arequipa (sur del país). Entre las obras a ejecutar está la construcción de dos plantas hidroeléctricas, Llatica y Soro, con 142 y 159 megavatios. Los trabajos se iniciarán en 2015 y tendrán un plazo de ejecución de cinco años. Isolux ya explota mediante su filial **T-Solar **dos plantas fotovoltaicas en la zona de Arequipa y ha iniciado en el país las obras de construcción del puente de Chilina, también en el sur.

A su vez, Enel-Endesa, a través de Enersis, planea nuevas operaciones de compra en Perú, donde ya genera 1,8 gigavatios y donde el grupo ha heredado de la participada española el proyecto de Piura. Tras el cierre de la mega ampliación de capital en Chile, dispone de nuevos fondos para operaciones en Latinoamérica. En concreto, ha indicado que planea destinar más de 1.500 millones de euros en operaciones de compra en Perú, Colombia y Brasil.

En infraestructura energética, además, y dentro del segmento de renovables, Solarpack y Gestamp Solar acaban de anunciar la inauguración de dos plantas solares de 20 megavatios cada una, capaces de atender la demanda anual de 72.000 hogares. Las instalaciones, que suponen una inversión de 150 millones de euros, se sitúan en el sur del país, en las regiones de Tacna y Moquegua, dos de las áreas de mayor radiación solar del país andino.

Pero las firmas españolas no se mueven en Perú sólo en infraestructuras. Si en los últimos dos años empresas como Telepizza o Inditex han desembarcado allí, en los últimos días ha sido la compañía de servicios Grupo Norte la que ha anunciado que da el salto a Perú este año, ampliando su proyecto internacional tras una década en Chile. El grupo iniciará en 2013 el despliegue operativo con la creación de una oficina comercial que en breve se transformará en delegación y empezará a ofrecer a los clientes servicios en limpieza y mantenimiento, seguridad, soluciones de RRHH y externalización.

Pymes de servicios, como consultoras de ingeniería y comunicación y bufetes de abogados también comienzan a establecerse en Perú. Si en comunicación la consultora Inforpress abría el pasado verano oficina en Lima, hace unos días, el bufete jurídico Gaona Abogados se convertía en el primer despacho español en abrir oficinas** **en el centro financiero de la capital con la meta de facilitar el establecimiento y la inversión de empresas españolas, europeas y asiáticas en el país andino y en el resto de Latinoamérica, ofreciendo asesoramiento técnico, empresarial, fiscal, laboral, mercantil y urbanístico en un país que explora también Broseta Abogados.

Acciona, Técnicas Reunidas, ACS,** Abengoa, Indra **y Agbar se encuentran también entre las empresas que han logrado nuevos proyectos recientemente y otras como Abertis, Ferrovial y **Sacyr Vallehermoso **estudian potenciar sus actividades en un país en el que están ya presentes ya más de 140 empresas españolas en sectores diversos y estratégicos, entre ellas Endesa, Repsol, BBVA, Santander, Iberdrola, Acerinox, Mapfre, Meliá y Pescanova.

Desinversión estratégica de BBVA y Repsol

Pero no todo son llegadas a Perú ni nuevas inversiones: también se están produciendo operaciones de desinversión estratégica. BBVA acaba de vender su negocio de gestión de pensiones (AFP Horizonte), en una acción calcada de las realizadas hace pocos meses en México o Colombia. La gestora, cuya venta ha generado 208 millones de euros en plusvalías a la entidad, fue adquirida por el Grupo colombiano Sura y Profuturo (Scotiabank) al 50%.

Repsol ha puesto a la venta su refinería de La Pampilla y su red de 200 estaciones de servicio, una operación valorada en 300 millones de euros y por la que pujan la estatal Petroperú y el Grupo Romero. La intención de Petroperú de hacerse con refinería y red de gasolineras ha suscitado fuertes críticas al presidente Humala desde el sector empresarial, que cree ver un intento de estatización en la intención de adquirir esa porción minoritaria de activos de la española en Perú. "Busco un Gobierno de equilibrio entre el estatismo y la economía liberal", se defendió Humala en el Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica celebrado recientemente en Lima, sólo horas después de haberse reunido por sorpresa con el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

La oposición también ha criticado el intento de Lima de dar un rol más activo al Estado y ha denunciado un posible viraje del modelo económico del país. "De una experiencia fuertemente pública en la actividad económica en la década de los 70 pasamos al otro extremo, el de reducir al Estado a su mínima expresión", dijo Humala quien aseguró que su pretensión es "construir una actitud más equilibrada, aprendiendo de ambas experiencias". La polémica por las intenciones del Gobierno ha generado incluso rumores de dimisión del titular de Economía, Luis Miguel Castilla, el ministro del ramo más valorado de Latinoamérica y ejecutor y defensor de la política continuista mantenida por Humala desde su llegada al poder.

El propio Castilla ha desmentido los rumores sobre su renuncia y ha tranquilizado a los inversores. "El Gobierno busca acelerar la inversión privada y las mejoras en productividad" con la meta de impulsar el crecimiento con inclusión social que se ha fijado el Gobierno, reducir la desigualdad y mejorar la distribución y bienestar para todos" aseguró Castilla al término del Foro, en el que Humala, que se ha ganado el respeto de los inversores internacionales por su política económica, había insistido en su modelo de crecimiento y desarrollo con inclusión social como fórmula para Latinoamérica.

Respaldo del Gobierno a la estrella regional

El desembarco de empresas españolas en Perú cuenta con todo el respaldo y aliento del Gobierno Rajoy, que mantiene desde su llegada al poder una inmejorable relación con la Administración limeña. Humala fue el primer presidente al que Rajoy recibió en La Moncloa tras ganar las elecciones, visita que devolvió a comienzos de este año en un viaje oficial en el que expresó su apoyo a la inversión española en el país andino.

El Gobierno español considera que, después de las inversiones que han realizado en este país latinoamericano las grandes empresas españolas, son ahora las pymes, en un momento de crisis como el actual, las que pueden aprovechar las oportunidades que ofrece Perú. Madrid ha dejado claro que apoyará a las pymes que deseen desembarcar en Perú y ha destacado que la economía peruana es una apuesta segura para los próximos años, mientras que Humala ha reiterado que Perú tiene las puertas abiertas a la inversión española. Rajoy agradeció además el apoyo que ha encontrado Madrid en Lima a la hora de convertirse en país observador de la dinámica Alianza del Pacífico, que componen Perú, Chile, México y Colombia.

La vocación asiática de esa Alianza interesa mucho al Gobierno y a las empresas españolas, ya que países como Perú podrían convertirse en el puente desde el que saltar a los mercados del Lejano Oriente. De hecho, el presidente Humala ha fortalecido en los últimos meses la relación con los países de la zona y, especialmente, con China. En su reciente visita a Pekín, a comienzos de abril, Humala destacó que Perú puede convertirse en el primer centro de inversiones chinas en Latinoamérica. Tras una cita con el líder chino, Xi Jinping, en el que éste indicó que Pekín "imprimirá un impulso para que la asociación estratégica China-Perú registre avances", Ollanta planteó la necesidad de fijar nuevos esquemas de aproximación Asia-Latinoamérica que permitan asegurar el crecimiento inclusivo y sostenible de la economía mundial.

Una vez más, Humala destacó que "el** **elemento empresarial es pieza clave en las creación de alianzas público privadas que, a su vez, representan uno de los mejores mecanismos para incentivar la inversión para el desarrollo de Latinoamérica". Como representantes de la Administración peruana acaban de hacer en España, Humala presentó en Pekín oportunidades de inversión en una veintena de proyectos prioritarios de infraestructura por 15.000 millones de dólares, entre ellos licitaciones como la construcción de la Línea 2 del metro de Lima o el suministro de energía a Iquitos.

Y si las empresas españolas comienzan a considerar que Perú uno de los países donde invertir hoy y a destacar no sólo la estabilidad política y la seguridad jurídica, sino el dinamismo y mentalidad no funcionarial de una población peruana que mayoritariamente prefiere formar su propia empresa, la consultora Latinvex, se acaba de sumar a los elogios hacia esa economía emitidos por FMI, BM y WEF Latinoamérica. Para Latinvex, como para el Fondo el país es hoy "la estrella económica de la región", destacando su crecimiento sostenido: "Perú ha tenido la** **menor inflación en 2008-12 (3,5%) con la segunda mayor tasa de crecimiento". En los últimos ocho años, entre 2005 y 2012, el crecimiento del PIB siempre fue superior al promedio regional cada año, con una media del 7% en ese período frente al 4,1% regional.

No hay burbuja inmobiliaria

"La estabilidad macro, la apertura y el respeto a las reglas del juego en los últimos 20 años ha permitido la previsibilidad, algo muy importante para los inversores locales y extranjeros", según Latinvex, que apunta que en términos de liberalización de mercados y estabilidad Perú "da**** importantes lecciones a otras regiones"****. El país acaba de recibir también parabienes en los últimos informes del FMI y del BM. Para esta última entidad, Perú "es parte importante en la ola de cambios en la estructura social registrada en los últimos diez años en Latinoamérica" y en los avances en reducción de la pobreza y surgimiento de una incipiente clase media. Para esta entidad, la economía ha experimentado un cambio estructural que podría situar su crecimiento potencial en más del 7% y la gran entrada de capitales genera "enormes posibilidades".

Por su parte, el FMI, además de descartar la posibilidad del surgimiento de una burbuja en el sector inmobiliario peruano que pueda generar crisis como las acontecidas en EEUU y España, ha señalado que Perú será el país que registrará el mayor crecimiento en 2013: se expandirá el 6,3%, y el 6,1% en 2014. El Fondo ha venido a calmar la inquietud existente sobre la marcha del sector de la construcción, uno de los principales pilares de crecimiento de una economía sustentada en la demanda interna y el sector exportador.

Artículos relacionados