Resurgen las apuestas por Acerinox

En los úl­timos días, di­versos ges­tores pa­tri­mo­niales están asu­miendo nuevos riesgos en Acerinox, apro­ve­chando su re­ciente paso por zona de mí­nimos anua­les, pues con­si­deran que, aunque el en­torno de menor cre­ci­miento juega en su con­tra, el pa­no­rama del sector del acero inoxi­dable en Europa me­jora, con el avance re­gis­trado en su pro­ceso de con­so­li­da­ción, lo que ha obli­gado a re­visar al alza las ex­pec­ta­tivas del grupo es­pañol.

Las acciones de la acerera, que preside Rafael Naranjo, operan ligeramente por debajo de los 8 euros, con un castigo acumulado en el año del orden del 4%, y diversos expertos han elevado su recomendación desde neutral hasta sobreponderar y su precio objetivo desde la banda de 8/8,5 euros hasta la de 10/11 euros, lo que otorga al valor un potencial alcista de entre el 25% y el 37,5%. Los niveles actuales de cotización suponen 1,27 veces su valor en libros.

Los expertos valoran satisfactoriamente la consolidación del sector europeo, tras las integraciones de las redes de la finlandesa Outokumpu con las del conglomerado Inoxum, que había adquirido a ThyssenKrupp. Y prevén que el proceso avance con la venta, en las próximas semanas, de la factoría italiana de Terni a Apearan.

La venta de esta factoría fue exigida por la Comisión Europea a la hora de aprobar la mencionada compra. Unas operaciones que, unidas a otras menores, esperan que en conjunto se traduzcan en una reducción del orden del 20% en la capacidad de producción europea, que supondrá un fuerte alivio para el mercado, que se espera sea reflejado con subidas del precio base de la tonelada de inoxidable.

Según los informes que barajan los inversores, el sector podría haber pasado ya sus horas más bajas, con lo que existen grandes probabilidades de que mejore la actividad del grupo, máxime con la progresiva puesta en marcha de Bahru Stainless -la factoría malaya-, que, tras fuertes inversiones (680 millones de dólares hasta ahora), se espera que comenzará a contribuir activamente en los resultados consolidados.

Claro que las instalaciones de Malasia todavía requieren inversiones para las fases III y IV, si bien ya, prácticamente, culminadas las dos primeras fases los esfuerzos serán más llevaderos. El plan estratégico de esta factoría contempla que en 2020 produzca 1 millón de toneladas-año.

Además de estas instalaciones, el grupo cuenta con otras tres acerías estratégicamente distribuidas, que le otorgan una estructura muy competitiva, Acerinox Europa situada en Los Barrios (Cádiz), North American Stainless (NAS) en EEUU y Columbus en Sudáfrica. Así, cuenta con presencia en cuatro continentes, lo que contribuye a reducir los riesgos cíclicos en sus negocios. Otro aliciente del grupo es su política de ahorro que caracteriza a los planes de excelencia.

Sólo entre los planes I y II, entre los años 2009 y 2012, se lograron ahorros recurrentes por 223 millones de euros y en el III (iniciado este año y que concluye en 2014) se prevé incrementar en otros 60 millones de euros los ahorros recurrentes. Además, el grupo ha reducido su endeudamiento financiero neto en el último ejercicio en un 34,4% hasta 582 millones de euros, habiendo cumplido los ‘convenants' establecidos con la banca acreedora.

En 2012, tras la caída de actividad del último trimestre y después de haber realizado ajustes de existencias a valor neto de realización por 17 millones de euros, el resultado neto reportó una pérdida de 18 millones de euros, frente al beneficio de 73,73 millones obtenido en 2011.

 

Artículos relacionados