La re­con­ver­sión del ne­gocio im­plica el adel­ga­za­miento del staff, la sa­lida de per­sonal y la pa­ra­li­za­ción de in­ver­siones y pro­yectos

Prisa desmantela su división  digital, su apuesta estrella, tras incumplir objetivos y quedarse sin recursos

Las di­fi­cul­tades fi­nan­cieras del grupo han vuelto a poner en­cima de la mesa la po­sible venta de ac­tivos

Prisa Digital
Prisa Digital

El grupo Prisa ha ini­ciado el pro­ceso de des­man­te­la­miento de la que fue su apuesta es­trella hace apenas tres años, la di­vi­sión di­gital del grupo, Prisa Digital. Creada poco antes de que des­em­bar­caran en el ca­pital los nor­te­ame­ri­canos de Liberty, la aven­tura su­puso la con­tra­ta­ción de va­rios altos eje­cu­tivos del otro lado del Atlántico a golpe de ta­lo­nario y el lan­za­miento de una es­tra­tegia muy am­bi­ciosa y cen­tra­li­zada para todas las em­presas del grupo que se ha ido di­lu­yendo por dis­tintos mo­ti­vos, entre ellos la falta de un rumbo claro, la com­ple­jidad del grupo, su cre­ciente falta de re­cursos y el con­texto re­ce­sivo del país. El en­tonces con­se­jero de­le­gado del con­glo­me­rado de me­dios y ahora pre­si­dente, Juan Luis Cebrián, llegó a plan­tear que esta ac­ti­vidad iba aportar a medio plazo buena parte de los in­gresos con­so­li­da­dos, algo que cla­ra­mente no se ha cum­plido.

Pero los responsables del que iba a convertirse en el buque insignia de Prisa han ido cerrando medios digitales deficitarios, abriendo otros que apenas han conseguido cuajar en el mercado, como la web de compras con descuento Planeo y firmando alianzas en el mercado Latinoamericano que de momento no han dado frutos. El resultado es que el perímetro de negocio de esta unidad se ha diluido hasta hacer inviable el rango y la estructura que tenía hasta ahora, según distintas fuentes.

La división pasará a ser un departamento más del corporativo del grupo previo adelgazamiento del staff, salida del personal de otras empresas de outsourcing que estaba trabajando en algunos proyectos y  paralización de las inversiones del área de Innovación o I+D. Además, está en el aire la iniciativa estrella del departamento: la creación de una plataforma editorial común que sirva como repositorio del archivo editorial  de todos los medios del grupo, en la que se han invertido ya varios millones de euros. De momento no hay comunicación oficial de Prisa sobre estos cambios pero algunos ya se han puesto en marcha.

La reestructuración de Prisa Digital implicará también la pérdida de peso dentro del organigrama del norteamericano que vino a liderar el proyecto, Khamal M. Bherwani, hasta ahora Chief Digital Officer y que posiblemente continuará en el grupo, pero ya sin ese rango ejecutivo, sino como máximo responsable del área técnica.

Bherwani fue reclutado como un alto ejecutivo de reputada experiencia a escala mundial. Hasta su nombramiento en Prisa, Bherwani había sido consejero de información (CIO) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de la Ciudad de Nueva York, donde supervisó la estrategia y la arquitectura tecnológica de nueve organizaciones con un presupuesto operativo combinado de más de 15.000 millones de euros.

Como director general del Área Digital (CDO) de Prisa, Bherwani ha tenido a su cargo la estrategia digital y la innovación, incluyendo la estrategia  en el área de ventas, distribución digital y las plataformas de gestión de contenidos (CMS), la tecnología interna, y todas las alianzas tecnológicas.

En el momento de su creación, Prisa Digital nacía con la intención de crear un acceso multi-canal a la información y el entretenimiento, gestionaba más de 100 sitios web, y declaraba unas visitas de 24 millones de usuarios al mes a través de segmentos diferentes, incluyendo prensa escrita, radio, televisión, publicaciones y medios digitales.

 Prisa afirmaba entonces contar con una ambiciosa estrategia de lanzamiento para ofrecer productos y servicios diseñados a medida para los usuarios de teléfonos, tablets, consolas de videojuego y otros dispositivos móviles.

Al mismo tiempo, las dificultades económicas de la empresa de medios han vuelto a poner encima de la mesa del consejo la posible venta de activos de peso dentro de su perímetro. El primero de ellos, Digital +, la plataforma de televisión de pago en la que Prisa controla el 56%.

Prisa podría estar negociando con Telefónica  un acuerdo para cederle una parte de sus acciones en esa plataforma, de la que la operadora controla ya una participación del 22%.

Según algunas fuentes, Prisa  no estaría en estos momentos en disposición de cumplir con las obligaciones adquiridas en la última refinanciación de su deuda y los bancos ya habrían avisado a la dirección de que no producirse un cambio de rumbo en la gestión las medidas podrían ser difíciles. Ante esta situación las conversaciones tendrían como objetivo que la compañía de Alierta se hiciera con el control mayoritario de Canal+.

Prisa se había comprometido con la banca a cumplir una serie de hitos financieros de saneamiento a cambio de prorrogar el pago de los más de 3.000 millones de deuda hasta el año 2015 y esos hitos se están atendiendo con dificultar o es probable el incumplimiento.

De hecho, las necesidades financieras del grupo multimedia también condicionan su presencia  en Portugal. Hace dos años, Prisa acordó con el multimillonario Miguel Pais do Amaral la venta del 30% de las acciones de su filial Mediacapital por un montante final de unos 100 millones de euros, pero hasta la fecha sólo ha hecho efectivo el traspaso de un 10% por 35 millones de euros.

El inversor luso parece dispuesto a hacer efectiva la opción de compra del 20% restante, pero en Portugal  se pone en duda la actual capacidad financiera del empresario portugués. Varios medios económicos lusos han apuntado en las últimas semanas que Prisa ha tanteado a otras empresas interesadas en hacerse con la participación en el caso de que Amaral se eche atrás.

Artículos relacionados