Apoita, del BBVA, vende 10.000 ac­cio­nes, más de las re­ci­bidas de ma­nera gra­tuita o por rein­ver­sión del di­vi­dendo a lo largo del ejer­cicio

Los altos directivos bancarios optan por hacer caja con sus títulos en la recta final del año

Zabalza, del Santander, se des­prende de 100.000 ac­ciones y Jacobo Díaz, de Bankinter, acu­mula 25.000 ven­didas en los úl­timos meses

Jesús María Zabalza
Jesús María Zabalza

Varios altos di­rec­tivos de los prin­ci­pales bancos es­pañoles han op­tado en los úl­timos com­pases del año por hacer caja con las ac­ciones que te­nían de sus res­pec­tivas en­ti­dades y que en mu­chos casos han per­ci­bido de ma­nera gra­tuita. Pese a que la ma­yoría de los ex­pertos y ana­listas apuestan de ma­nera de­ci­dida por la renta va­riable para 2014, y con los va­lores ban­ca­rios entre los fa­vo­ri­tos, estos eje­cu­tivos han pre­fe­rido por re­coger be­ne­fi­cios tras las re­cientes subidas de sus ac­cio­nes. El di­rector de Recursos Humanos y Servicios del BBVA, Juan Ignacio Apoita, ha ven­dido 10.000 ac­cio­nes, más de las casi 9.000 ob­te­nidas por rein­ver­sión de di­vi­dendo o di­vi­dendo op­ción. Las ventas del con­se­jero de­le­gado de Santander Brasil, Jesús María Zabalza, al­canzan los 100.000 tí­tu­los, y el di­rector del área de Innovación y ca­lidad de Bankinter, Jacobo Díaz, acu­mula ventas de hasta 25.000 ac­cio­nes.

Los bancos españoles han asistido a lo largo de 2013 a una revalorización casi generalizada, aunque con diferentes intensidades, de sus acciones, después de varios ejercicios de castigo de los mercados por las dudas que aún generaba el conjunto del sector financiero nacional. Tal vez unos precios más atractivos de los títulos o la necesidad de hacer caja ante los gastos de las Navidades, por no pensar en motivos más controvertidos, han podido llevar a varios altos directivos de algunos bancos a recoger beneficios en los últimos compases del año.

El más vendedor ha sido el consejero delegado de Santander Brasil, Jesús María Zabalza, que se ha desprendido en distintos paquetes de 100.000 acciones del grupo que preside Emilio Botín y por las que habría obtenido unos 637.000 euros. Zabalza asumió las riendas ejecutivas de la filial brasileña en abril de 2013 y Javier San Félix, el último consejero delgado de Banesto, le sustituyó al frente de la división de América.

El caso de Zabalza contrasta con el de Enrique García Candelas, el máximo responsable de la red en España del Santander, que ha preferido incrementar su cartera de acciones del banco en los últimos días con la retribución variable en títulos.

También es significativa la maniobra del director de Recursos Humanos y Servicios del BBVA, Juan Ignacio Apoita, que ha vendido en un doble paquete 10.000 acciones por las que habría ingresado unos 82.500 euros. Los títulos vendidos superan a los que Apoita, miembro del Comité de Dirección y hombre de confianza del consejero delegado, Ángel Cano, ha percibido de manera gratuita mediante el dividendo opción o la reinversión del dividendo que ha acumulado a lo largo del ejercicio.

Eso sí, las ventas del director de Recursos Humanos del BBVA no son tan abultadas como las acometidas por el consejero y director general de BBVA Bancomer, Vicente Rodero. El máximo responsable de la filial mexicana del grupo presidido por Francisco González (FG) vendió a primeros de septiembre 60.000 títulos, con los que obtuvo unos ingresos de 462.000 euros.

 


Ventas acumuladas

Las acciones de Bankinter están entre las que mayor revalorización han alcanzado en los últimos doce meses y de su capital, prácticamente, han desaparecido las posiciones a corto que tanto habían hostigado a su cotización durante años anteriores. Justo después del verano, además, se produjo la salida total del grupo financiero Credit Agricole del capital del banco controlado por la familia de Jaime Botín y presidido por Pedro Guerrero.

Pero la entidad francesa no ha sido la única que ha vendido, ya que el director del área de Innovación y Calidad, Jacobo Díaz García, acaba de desprenderse de 10.000 títulos. Esta venta más reciente se suma a las que ha acumulado en los últimos días de octubre, con un paquete de 10.000 vendido y otro de 5.000, por lo que sus desinversiones ascienden desde entonces a 25.000 acciones, por las que habría obtenido más de 114.000 euros según los precios de venta.

Los altos directivos y miembros del Comité de Dirección de Bankinter no se caracterizan por grandes movimientos accionariales, al igual que ocurre entre los consejeros de la entidad, salvo en el caso de Fernando Masaveu, siempre proclive a la adquisición de más títulos.

Sin embargo, Jacobo Díaz no es la única excepción. El recién nombrado director general de Banca de Inversión, Iñigo Guerra, ya se desprendió de 1.360 acciones a primeros de noviembre, cuando aún era secretario general del banco y todavía no dependía directamente del vicepresidente, Alfonso Botín.

Las ventas de estos altos directivos del Santander, BBVA y Bankinter contrastan con el mantenimiento de las acciones que, en la mayoría de los casos, perciben de manera gratuita los primeros ejecutivos de los bancos españoles. Incluso, el movimiento habitual es a la compra o suscripción de nuevos títulos. Un ejemplo de ello es el director general de banca comercial de Liberbank, entidad que se estrenó en bolsa en 2013. Marcos Fernández Espina ha comprado 137.931 acciones por canje hace tan sólo unos días, a un precio de 58 céntimos de euros cada título.

 

Artículos relacionados