EL MONITOR DEL DÍA

Consumo bancario: los españoles carecen de educación financiera

Sólo un 20% co­noce los trá­mites para hacer una re­cla­ma­ción

Educación financiera
Educación financiera

Un in­forme, ela­bo­rado por una aso­cia­ción de con­su­mi­dores y que re­coge los re­sul­tados de una en­cuesta rea­li­zada entre 2.240 con­su­mi­do­res, re­vela que el 73% de los en­cues­tados ase­gura haber fir­mado algún con­trato con en­ti­dades fi­nan­cieras y des­ti­nado a cu­brir algún ser­vicio fi­nan­ciero sin haber en­ten­dido su clau­su­lado. La razón es que en la mayor parte de las veces no com­prenden lo que el banco les dice. El 27% de los en­cues­tados con­fiesan que no en­tienden la in­for­ma­ción de su banco "nunca", y otro 57% ase­gura que sólo la com­prenden "en al­gunas oca­sio­nes".

Tres de cada cuatro consumidores han firmado un contrato bancario sin comprenderlo

Los resultados del informe han sido comentados por el presidente de la organización, Manuel Pardos, de ADICAE: "la educación financiera se está poniendo en primer plano en España debido a los problemas financieros actuales, como el fraude de las preferentes, las subordinadas y demás productos tóxicos que han causado daños y casi la ruina a millones de familias. Los desahucios también han sido un problema derivado de esto. Más de un millón de familias han tenido que abandonar sus casas por no pagar sus hipotecas u otros créditos, de los que se habla menos pero también son causantes de deudas en las familias. Esta situación ha producido un gran escarmiento entre los consumidores a nivel de calle, donde hay una gran desconfianza en las entidades financieras".

Sin embargo, dice Pardos, "las entidades están pensando en seguir igual. Están esperando que la gente tenga trabajo y dinero para vender hipotecas, créditos, etc. Se han ido de rositas y piensan seguir el mismo camino que han estado siguiendo desde antes de la crisis".

Por estos motivos, la organización pide a las instituciones "apoyo a los programas de educación financiera, pero no de una manera cínica como la del Banco de España. El objetivo de ADICAE es crear consumidores críticos y responsables para que sean mejores clientes, porque la educación que recibían los consumidores era la que ofrecían los vendedores de los bancos, y todos sabemos cómo ha acabado eso".

** El papel del personal de los bancos**

El personal bancario no está formado tampoco. Así lo manifiesta la socióloga Ana Bernabéu, coordinadora del informe, que señala que "de cada tres encuestados, uno revela que el personal bancario le aclaró alguna duda; otro que no le aclaró las dudas; y el último que le confundió aún más. Entre los encuestados, los que tienen una baja educación financiera creen que la mejor opción es acudir a charlas y talleres impartidos por personajes objetivos. Entre los que ya tienen un cierto nivel, prefieren leer libros, consultar autores, textos, etc".

Y confirma una tendencia que sigue siendo preocupante. "En cuanto a las reclamaciones, a la hora de defender sus derechos, solo un 20% de los consumidores encuestados acierta el itinerario a seguir para una reclamación. El sistema de reclamaciones es un gran desconocido para los consumidores. Y más de la mitad consideran además que los organismos de reclamación no aportan nada". Ideas que revelan hasta qué punto se hace necesario incidir en la labor de formación y educación financiera para prevenir futuros fraudes a los consumidores.

 

Artículos relacionados