MI PALCO SOBERAN0

¿Antes o después de las elecciones?

La con­sulta por la in­de­pen­dencia po­dría ce­le­brarse con unas elec­ciones en Cataluña

Artur Mas, entrevista en TV3
Artur Mas, entrevista en TV3

Después del acuerdo entre cuatro par­tidos (CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP) para ce­le­brar una con­sulta pro in­de­pen­den­tista en Cataluña, con fecha para el 9 de no­viembre de 2014, el am­biente po­lí­tico ha en­trado en un tor­be­llino donde cada bando fija sus po­si­cio­nes, de­jando pocas puertas en­tre­abiertas al diá­logo. Un am­biente que crea in­quietud en me­dios de co­mu­ni­ca­ción tan in­flu­yentes como Financial Times, que de­dica un edi­to­rial a anun­ciar el asunto ca­talán como el de­to­nante de la pró­xima crisis en España, pi­diendo lo que no hay: dia­logo.

El president de la Generalitat, Artur Mas, se ratifico en su postura, anunciando que él dirá "si", como presidente, a si Cataluña quiere ser un Estado, y "si", como ciudadano, a la segunda pregunta de si quiere ser un Estado independiente. Así lo anunció en una entrevista en TV3, realizada con gran solemnidad en el Palau de la Generalitat, con un fondo ambiental donde predominaba la penumbra.

Si, desde el primer momento, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ya dijo que no había nada que hablar sobre el asunto - recibiendo, además, el apoyo inequívoco del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba - la postura se confirmó en la copa navideña de Rajoy con la Prensa, que al menos fue real y no por una pantalla de televisión de plasma, al repetir que "¿para qué reunirse con el presidente Artur Mas?"

Mientras en la Moncloa se mantienen firmes, en Cataluña el PPC denunciaba ante los tribunales la partida de 5 millones de euros destinada a la consulta, paralizando los presupuestos de la Generalitat para 2014, que debían aprobarse este jueves, día 19 de diciembre. Nada del otro mundo, por otra parte, para una Generalitat que ya ha gestionado todo este año que concluye, con la prórroga del presupuesto de 2012, porque no querían correr el riesgo de que sus aliados tácticos de ERC se los tumbasen, antes de fijar pregunta y fecha para la consulta pro independentistas.

Y, a todo ello, caben destacar las declaraciones de Oriol Junqueras, el líder de ERC, que al menos es quien lo tiene más claro - al igual que, en sentido contrario, también lo ven nítido en las filas del PCC y de Ciutadans - recordaba que la consulta de celebrará, "si", o "si". Pero, añadía el matiz clave. Se celebrará antes, o después, de unas elecciones. Tal es el camino trazado, porque a unas elecciones no se puede oponer ni Rajoy, ni Rubalcaba.

Elecciones en Cataluña que es lo más viable, para todos, a fin de clarificar el grado real de partidarios, o detractores, del independentismo. Sin olvidar que en una campaña electoral habrá, sin duda, partidos - quizás el PSC - que defenderán tesis federales. Opciones, por otra parte, que sólo serán creíbles ante el elector si vienen avaladas por lo que hoy parece inamovible: una reforma constitucional que lo permita y, sobre todo, lo garantice, porque en Cataluña muchos partidarios de la opción federal han perdido la fe en ello a fuerza de tanto esperar.

Significativo, también, muy significativo, que el presidente de la CEOE, Juan Rosell, en Madrid, Joan Rosell, en Cataluña, haya recordado que los empresarios catalanes, al igual que la sociedad catalana en su conjunto, han virado hacia "cierto soberanismo". No hace, ni más ni menos, que un reflejo real de la sociedad empresarial catalana, como empresario que es y con raíces en Manlleu, en la comarca de Osona, una de las cunas del catalanismo histórico y del actual.

Y Rajoy sin enterarse, al menos de puertas para afuera, de lo que le vaticinan políticos y empresarios catalanes y, en el plano internacional, que no es poco, los editorialistas del Financial Times. Le repiten que el tema está encima de la mesa, y no precisamente Navideña ni halagüeña, le guste o no al presidente del Gobierno que, de momento, aplica la táctica del avestruz.

Artículos relacionados