UN BANCO EN EL RETIRO

Un comercio exterior dinámico pero amenazado

Internacionalización
Internacionalización

Las úl­timas ci­fras co­no­cidas -agosto 2013- sobre el co­mercio ex­te­rior si­guen siendo por­ta­doras de no­ti­cias alen­ta­do­ras. La ex­por­ta­ción creció en euros res­pecto el mismo mes de 2012 un 3.8 % aunque con re­la­ción al mes an­te­rior de julio ba­jaron un 13.3 % pero co­rre­gidas de la es­ta­cio­na­lidad propia de agosto avan­zaron un 6 %. La co­rrec­ción es­ta­cional muestra una ten­dencia as­cen­dente, además en agosto se marca un re­cord ex­por­tador en ese mes desde el 2007. El PIB es más o menos el mismo que en aquel mes de agosto de 2007 pero las ex­por­ta­ciones han man­te­nido un in­cre­mento con­tinuo y de­mos­trado que la aper­tura de la eco­nomía es­pañola hacia el ex­te­rior no se ha in­te­rrum­pido.

El valor de las importaciones descendió un 3.6 % entre agosto 2013 y 2012; en términos desestacionalizados su caída fue de 0.9%, pero como quiera que los precios de las importaciones están bajando, el volumen de las mercancías importadas subió un 3 %.

Las cifras para el periodo enero-agosto 2013 muestran un incremento de las ventas al exterior del 6.6 % en tanto que las compras se redujeron un 3.2 %. Como consecuencia el saldo de la balanza comercial de 23.479 millones de euros en aquel periodo de 2012 paso a 8.420 en 2013, es decir, una caída del 66 %. La tasa de cobertura entre importaciones y exportaciones ha ascendido hasta el 95.9 %. Un record en los últimos 7 años. Esta reducción del déficit comercial anticipa no solo un superávit de la balanza de bienes y servicios (turismo al alza) si no también un superávit de la balanza de pagos por cuenta corriente. Estamos devolviendo los ahorros que otros países nos habían prestado.

El ahorro que se ha generado entre cobros y pagos con el exterior es todavía modesto y de ahí que sea conveniente subrayar tres cifras. El déficit comercial total enero-agosto ha sido de 8.420, 4 millones de euros; el déficit comercial con China en el mismo periodo es de 8.451, 6 millones de euros y el superávit  comercial de la eurozona de 8.426, 4 millones de euros. España se comporta con éxito en un área monetaria unificada pero resulta abrumadora y comercialmente derrotada por un suministrador lejano que maneja su tipo de cambio. Solo Alemania y Francia están por delante de China como suministradores mientras que las ventas chinas superan en un 60 % a las que realizan los productores de petróleo del Oriente Medio hacia España.

El mercantilismo no está en boga entre los teóricos de la económica pero se practica por cualquier país medianamente preocupado por sus desequilibrios exteriores y la evolución de su actividad económica.

La exportación, efectivamente, camina. La encuesta de Coyuntura de la Exportación siguen presentado valores positivos en el tercer trimestre de este año. Se observa, no obstante, una ligera - preocupante- disminución respecto del trimestre anterior en lo que se refiere a la actual cartera de pedido aunque las expectativas para los próximos 3 y 12 meses sean más optimistas. El Indicador Sintético de la Actividad Exportadora muestra una cuota positiva del 10.6 % entre las empresas exportadoras acerca de sus ventas presentes y futuras.

Las posiciones más optimistas corresponden al sector alimenticio seguido de los bienes de equipo, manufacturas de consumo, productos químicos y automóviles. Previsiones que corroboran la evolución que registran hasta ahora las cifras del comercio exterior.

Cataluña es la principal comunidad exportadora con un 25 % del total pero sus ventas entre enero y agosto solo han crecido un 1.2 % frente al 6.6 % del total de España el 19 % de Madrid (13.3 % del total) el 7.2 % de Andalucía (11.6 %) y el 12.4 % de Valencia (9.8 %).

Un panorama optimista sobre el que pesa la amenaza de la apreciación del euro fruto de una política monetaria y fiscal más restrictiva que la que se aplica en el área del dólar o del yen. La balanza de pagos de cuenta corriente de la eurozona ha pasado de un equilibrio 2009 a un superávit del 2.3 % de su PIB. Son cifras del FMI que W. Münchau subraya con tintas muy negras en su crónica semanal del Financial Times. ¡La apreciación del euro obstaculiza el ajuste interno en la zona euro! Por otra parte se pregunta el FMI si el éxito exportador español responde a un comportamiento cíclico (caída de la demanda interna) o estructural (modificación de la estructura productiva) entiendo que se debe a los dos. Se vende menos dentro pero las empresas se las han apañado para salir fuera y con éxito.

España tiene que reducir su endeudamiento con el resto del mundo. En efecto, la diferencia entre los activos españoles en el exterior y los pasivos del resto de los países en España se sitúa en torno al 80 % de nuestro PIB. Esta es una cifra alarmante que exige un superávit de la balanza de pagos mucho mayor que el actual.

Banco del Retiro. Se apunta por fin el otoño. Esta vez los contertulios son gentes del comercio exterior conscientes de que Alemania, fundamentalmente, y el resto de los países europeos con superávit en sus balanzas de pagos y una desahogada posición presupuestaria, es hora de que conviertan la austeridad en políticas expansivas a la vez que se hacen eco del escándalo de ese desequilibrio comercial con China. Una responsabilidad europea por un lado y española por otro.

 

 

Artículos relacionados