La em­presa de Esther Koplowitz era la se­gunda del ramo con más pre­sión de los es­pe­cu­la­do­res, sólo su­pe­rada por Acciona

La irrupción de Gates en FCC pone en valor a las constructoras y espanta a los 'hedge funds' especulativos

Cuatro de las cinco em­presas más al­cistas en la Bolsa operan en este sector

Bill Gates
Bill Gates

El des­em­barco de Bill Gates en FCC ha sido toda una sor­presa, un al­da­bo­nazo sobre el fu­turo de la em­presa que con­trola Esther Koplowitz y tam­bién un ver­da­dero res­paldo al sector co­ti­zado en Bolsa. Curiosamente, FCC es una de las cons­truc­toras con más de­beres por hacer tras el es­ta­llido de la bur­buja del la­dri­llo. Retrasó un ajuste que otras rea­li­zaron hace tiempo y de hecho ha sido la úl­tima en poner en marcha un plan de con­tin­gencia parar su­perar sus graves pro­ble­mas. La di­rec­ción se afana en desa­rro­llar a buena ve­lo­cidad su nuevo plan es­tra­té­gico, que im­plica un fuerte ajuste de plan­ti­lla, la venta de mu­chos ac­tivos y la re­ne­go­cia­ción de una deuda de y 6.000 mi­llo­nes. Aun así ha me­re­cido la aten­ción de la pri­mera for­tuna de este pla­neta.

Aunque cada empresa constructora es un mundo, el apoyo que Gates otorga a FCC es un voto de confianza a una empresa vinculada al mundo del ladrillo. Su apuesta sigue siendo la actividad constructora, cementera y de servicios a las administraciones públicas, y todavía tiene una participación relevante en una de las grandes inmobiliarias del país, Realia, la cual se apresta a vender de la mano de Bankia.

El mercado así lo ha leído y enla jornada bursátil del martes, la primera tras concoerse la noticia,  cuatro de las cinco empresas del Ibex que más subieron fueron constructoras. También descuenta que el movimiento del fundador de Microsoft va a dar la estocada definitiva a las escasas posiciones bajistas que resisten en el capital de las empresas del sector. Es decir que va acelerar un proceso por el que  los hedge funds van poniendo tierra de por medio con el capital de las constructoras cotizadas. Precisamente, la propia FCC es la segunda empresa del sector con más presión de los especuladores. Controlan el 2,7% y precisamente el viernes, el día que compraba Gates, se comunicaba al mercado la última operación de un fondo especulativo. En este caso, la maniobra rebajaba ligeramente su peso accionarial.

La primera en el ranking del acoso bajista sigue siendo Acciona, una de las más castigadas del Ibex, pero por su exposición a la reforma energética del Gobierno. La empresa de los Entrecanales no ha tardadado ni un segundo en subirse al carro de Gates y fue la que más se revalorizó en bolsa después de la propia FCC.

En el resto de cotizadas las posiciones ya son muy débiles y se espera que se reduzcan más en las próximas semanas ante la eventualidad de que aparezcan nuevos inversores extranjeros de peso en el sector tras el señuelo lanzado por el filántropo norteamericano.

Una operación la del multimillonario que ha sorprendido por diversos motivos. En primer lugar, por la relevancia del personaje, por la importancia de la posición adquirida, por el hecho de que la compañía sea una constructora (símbolo de la crisis española) y por coincidir con un momento en el que el exterior vuelve a interesarse por la inversión en España.

Inicialmente, el millonario estadounidense no ha manifestado su voluntad de incrementar por encima del 6% su participación. Según explicaba el primer ejecutivo de FCC, Juan Béjar, la operación arrancó realmente en una serie de presentaciones a inversores que la compañía realizó antes del verano. Además, la dirección del grupo subraya que hay interés de otros fondos por invertir en la empresa, que mantiene un contacto permanente con aquellos inversores atraídos por el proceso que está llevando FCC, grupo español especializado en servicios ciudadanos. Gates, que ha entrado en el capital de la compañía con vocación de permanencia, no manifestó inicialmente su deseo de incrementar su participación por encima del 6%.


Declaraciones de Béjar

"Un 6% es una posición importantísima para un fondo de inversión americano en una sociedad de un entorno que no es el de la tecnología", según declaró Béjar a la Cadena Ser. El ejecutivo ha detallado que el estilo de los inversores, y en particular de los fondos americanos, es no participar en los consejos sino invertir en las compañías con vocación de permanencia pero sin participar en la gestión. Los fondos de inversión vinculados a Gates realizaron un importante proceso de investigación de la compañía, de la situación por la que atraviesa, del plan estratégico y de su grado de avance antes de formalizar su decisión de invertir en FCC.

En cuanto a su impacto en el negocio, la operación puede abrir a FCC las puertas a más contratos internacionales dentro del sector, según Renta 4. Además, teniendo en cuenta que el acceso a la información de las firmas que han llevado la operación es mayor a la que pueda tener el mercado, esto "confirma el buen desarrollo del plan estratégico, los mejores márgenes del segundo trimestre y una mejora de la visibilidad de cara al segundo semestre", añade esta firma de análisis e inversión.

Para Ahorro Corporación, el movimiento de Gates supondrá una entrada de caja de 113,5 millones de euros en FCC, que permitirá reducir en un 1,9% las previsiones de deuda de la compañía para final de año. Además puede facilitar la renegociación de ese pasivo financiero.

 

Artículos relacionados