EL MONITOR DEL DÍA

Según Gesif y Axesor, la tasa de re­traso en pagos po­dría al­canzar el 12% a final de año

Consumo bancario: en Navidades, morosidad olímpica

También se prevé una re­duc­ción del cré­dito hi­po­te­cario y un au­mento de los con­cursos de acree­dores

Morosidad en Navidad
Morosidad en Navidad

Decía Coco Chanel que la mujer nunca es­taba lo su­fi­cien­te­mente del­gada. Pese al du­doso cri­terio es­té­tico -y mo­ral- de esta afir­ma­ción, los in­di­ca­dores de la eco­nomía es­pañola pa­recen se­guirlo al pie de la le­tra: las fa­mi­lias siempre pueden estar más contra las cuer­das, los pagos siempre pueden atra­sarse un poco más, las ci­fras ne­ga­tivas siempre pueden ganar unas dé­ci­mas. La mo­ro­si­dad, pa­rá­metro que re­fleja como pocos el im­pacto de la crisis en la so­cie­dad, no ha to­cado aún techo a pesar de haber roto todos los ré­cords. La tasa de mo­ro­sidad del sector fi­nan­ciero es­pañol po­dría al­canzar el 12% en el úl­timo tri­mestre del año, según un in­forme ela­bo­rado por Gesif y Axesor. Basan esta afir­ma­ción en el cre­ci­miento de la mora du­rante los úl­timos me­ses, en los que la crisis se ha re­cru­de­cido.

Si la morosidad fuera disciplina olímpica, a buen seguro que la de junio le hubiera valido algún metal más a la delegación Española en Londres. Alcanzó el 9,5%, superando el máximo histórico del 9,12% que hubo en febrero de 1994, con una tasa de variación interanual cercana al 32,6%. Según el estudio, antes de final de año se disparará de nuevo, llegando a un estratosférico 12% de ratio y una tasa de variación interanual por encima del 51,5%.

Esto coincide además con la reducción del crédito que conceden las entidades financieras, que ya cayó un 6,4% en junio, dejando la cifra bordeando (por abajo) los 1,7 billones de euros.

El pronóstico de gesif y Axesor prolonga en el tiempo esta línea bajista, llegando a la conclusión de que el crédito podría reducirse hasta un 7,5% al término del año.

Como siempre, llueve sobre mojado. Las previsiones no hacen sino pintar un escenario aún más adverso que el ya existente, en el que la falta de crédito impide la recuperación de las familias y, sobre todo, de las empresas. Según el Foro Económico Mundial, España ocupa actualmente el puesto 122 en el ránking de países con mejor acceso al crédito. Un dato sonrojante que retrata a un país que le corta las manos a quien quiere trabajar. Si, según Gesif y Axesor, el embudo va a estrecharse aún más, sólo podrán montar un negocio los premiados por el ‘Gordo' navideño, con lo que ¿exactamente qué nivel de actividad económica tendrá España? La respuesta es inencontrable en la retranca de Rajoy o la charlatanería técnica de De Guindos.

Efecto dominó

Y como toda causa tiene su efecto (mejor parafrasear a Aristóteles que a Coco Chanel) el estudio también preconiza que en los próximos meses habrá nuevos descensos tanto en el número como en el importe de las hipotecas constituidas. La siguiente pieza en caer merced a este ruinoso efecto dominó es, obviamente, el mercado inmobiliario: la compraventa de vivienda total podría caer hasta un 13,6 %, en tanto que los precios seguirán reduciéndose a tasas ligeramente superiores.

El informe termina su cadena de previsiones con el inevitable alza de los concursos de acreedores, alrededor de un 45% más.

 

Artículos relacionados