EL MONITOR DEL DÍA

Chile y Uruguay, lí­deres en una re­gión re­za­gada en la adap­ta­ción tec­no­ló­gica

Latinoamérica: tierra de oportunidades en el negocio TIC

Brasil y México no están aún en tec­no­logía a la al­tura de su peso eco­nó­mico, lo que les resta com­pe­ti­ti­vidad

Global IT Report
Global IT Report

A pesar de los avances de los úl­timos años, Latinoamérica con­tinúa re­za­gada en la adop­ción de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción (TIC) y la brecha tec­no­ló­gica que sub­siste aún es de grandes pro­por­ciones in­cluso en al­gunas de las eco­no­mías más po­tentes de la re­gión y entre los nuevos mer­cados en as­censo hacia donde se di­rige ma­yo­ri­ta­ria­mente la in­ver­sión es­pañola. Chile y Uruguay, son los países con mayor desa­rrollo y pe­ne­tra­ción de las TICs en una re­gión que no tiene ningún re­pre­sen­tante en el Top 30 in­ter­na­cio­nal, según el úl­timo in­forme The Global Information Technology Report 2012, Living in a Hyperconnected World , ela­bo­rado por el Foro Económico Mundial y que cons­ti­tuye el más com­pleto examen sobre las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción en el pro­ceso de desa­rrollo y la com­pe­ti­ti­vidad glo­bal.

Para las empresas españolas del sector, que consideran desde hace años a Latinoamérica su mercado natural, el atraso en el aprovechamiento de las TICs tiene una lectura positiva, ya que les brinda potenciales oportunidades de ganar presencia y crecer en su negocio en el área, en un momento en el que la situación económica en España y en la UE es de crisis y el sector está en recesión. Además, las firmas españolas han venido demostrando una gran capacidad para trasladar su innovación a otros escenarios y exportar e implantar con éxito tecnología desarrollada en España en Administraciones Públicas y organizaciones privadas, notablemente en una Latinoamérica que se ha convertido en su gran vía de crecimiento en los últimos años.

Los primeros de la clase en implantación de TICs en Latinoamérica se sitúan en la zona media a nivel mundial, al lado de países como España (puesto 38), Italia, Rusia y Malasia, y lejos de las naciones con mejores prácticas en este segmento: Suecia, Singapur, Finlandia, Dinamarca, Suiza, Holanda, Noruega, EEUU, Canadá y Reino Unido. El informe del Foro muestra que los dos grandes mercados de la región, Brasil y México, no están tecnológicamente a la altura de su potencial económico, lo que les resta competitividad, y que las estrellas emergentes, Colombia y Perú, tienen aún un largo camino por recorrer para adaptarse a una actividad básica para apuntalar su desarrollo. Finalmente, países como Argentina exhiben un considerable déficit en penetración de TICs, muy inferior a lo que cabría esperar de sus dimensiones económicas.

Conscientes de la magnitud de la brecha digital y de la necesidad de cubrirla para asegurar un crecimiento sostenido y competitivo de la economía, la mayoría de los Gobiernos de Latinoamérica diseña planes para mejorar en este capítulo vital, pero también muy costoso en términos de inversión, innovación y educación. Dejando a un lado el esfuerzo inversor que cada país quiera aplicar en los próximos años, parece claro, a la luz del informe, que las oportunidades de negocio más importantes para las firmas TIC españolas se sitúan en Brasil, México y Colombia, que necesitan crecer sin dilación en ese segmento, y en Perú, Argentina y Centroamérica, donde el retraso digital es mayor y donde el progreso económico futuro pasa por reducir ese déficit a marchas forzadas.

Dentro de Latinoamérica, sólo Barbados, Puerto Rico, Chile y Uruguay, en las posiciones 35, 36, 39 y 44, se ubican dentro de las 50 primeras economías con mayor implementación de TICs, de entre las 142 analizadas por los expertos del Foro Mundial. A estas naciones les siguen Panamá (puesto 57 mundial), Costa Rica (58), Brasil (65), Colombia (73), Jamaica (74) y México (76). Más rezagadas quedan Dominicana (87), Guyana (90), Argentina (92), Ecuador (96), Guatemala (98), Honduras (99), El Salvador (103) y Perú (106). Y, cerrando la lista latinoamericana se hallan Venezuela (puesto 107), Paraguay (111), Belice (119), Surinam (121), Bolivia (127), Nicaragua (131) y Haití (142).

El último informe del Foro hace especial hincapié en la hiperconectividad y señala que en la última década el mundo se ha convertido en un lugar tremendamente conectado, donde Internet y sus servicios asociados son accesibles e inmediatos, las personas y las empresas se pueden comunicar entre sí de forma instantánea y donde las máquinas están interconectadas. El documento cita, a modo de ejemplo, un estudio de la investigadora de mercados Gartner que revela que las ventas de dispositivos móviles en todo el mundo llegaron a 440,5 millones de unidades en el tercer trimestre de 2011 y que las ventas de teléfonos inteligentes aumentaron un 42% anual.

El crecimiento exponencial de dispositivos móviles, redes de datos y medios sociales son el propulsor de este proceso de hiperconectividad y motor del cambio. La mayor parte de los mercados emergentes se unen a la tendencia hacia la hiperconectividad a medida que aumenta la penetración de móviles y se reduce el precio de la banda ancha.** **África, por ejemplo, se convirtió en 2011 en el segundo mayor mercado de telefonía móvil en el mundo.

El informe de este año muestra de qué manera las sociedades aprovechan las TICs para obtener ventajas competitivas importantes y aumentar el bienestar social y señala que una integración estratégica de las TICs como parte de los planes generales de crecimiento económico sitúan a los países en mejor situación para capitalizar la economía global y elevar la competitividad a escala global. "Las TICs tienen un poder único para revolucionar el escenario empresarial y económico", señala el Foro.

No obstante, el informe indica que, a pesar de los esfuerzos que han realizado los países con economías en desarrollo durante la última década para impulsar la infraestructura de información y comunicaciones (TIC), la brecha que persiste en términos de su impacto es claramente perceptible, especialmente en algunas economías de Latinoamérica. "En Latinoamérica, el rezago en TICs es bastante evidente tanto en penetración como en el partido que le pueden sacar, y todo ello a pesar de que en los últimos años la región ha tenido unos resultados relativamente favorables", destaca el Foro en el estudio, que busca fomentar el uso de las tecnologías de la información en materia de desarrollo, crecimiento económico y competitividad en el mundo.

Tres grandes causas

Para los expertos del Foro Económico Mundial, y salvando la diversidades nacionales que ofrece la región, las tres grandes causas del retraso de Latinoamérica en TICs son tres: una inversión insuficiente en el desarrollo de su infraestructura tecnológica, una base de conocimiento débil debido a sistemas educativos deficientes y, en muchos de los países, unas condiciones comerciales desfavorables para incentivar el espíritu emprendedor y la innovación. Pero aquí, como en todo, cada país es un mundo y presenta sus propios avances y también sus particulares dificultades.

Brasil, al igual que China (puesto 51) y otros países BRIC, muestra que el esfuerzo por implementar mejoras en los últimos años no ha eliminado los principales retos para adoptar y aprovechar las TICs en toda su magnitud. El gigante regional, que apenas logra situarse algo por encima de la zona media del ranking, presenta un panorama de fuerte nivel de negocio en uso de TICs y de buen nivel de capacidad tecnológica en algunos segmentos de su industria, lo que le permite alcanzar una de las posiciones más sólidas en funcionamiento e innovación en la región, tanto en nuevos productos y servicios como en mayor eficacia de los procesos.

Sin embargo, el Foro indica que el entorno global de negocio en el país perjudica el desarrollo de la industria TIC: excesiva burocracia para la creación de nuevas empresas y altas cargas impositivas se unen a unas elevadas tarifas móviles y a una escasa especialización, lo que reduce y dificulta el potencial de la economía brasileña para alcanzar un mayor y más acelerado beneficio en el uso de las tecnologías.

En México, la ausencia de una agenda digital oficial, actualmente en debate, impide que el país participe de forma más sustancial de las ventajas competitivas de las TICs, según dictaminan los expertos del Foro. De hecho, la posición que ocupa el país en la clasificación (puesto 76) no refleja los esfuerzos que la Administración mexicana ha realizado en los últimos años y que han facilitado un aumento de los servicios en línea y de la participación de los ciudadanos en el entorno online. El país aún afronta debilidades significativas, como un insuficiente desarrollo en infraestructura, especialmente en amplitud de banda internacional, unos elevados costes en telecos y unos bajos estándares educativos, que influyen negativamente en el uso productivo y eficaz de las TICs. Pese a las mejoras recientes que facilitan el emprendimiento (recorte del número de procedimientos y del tiempo para abrir un negocio...), el buen funcionamiento de las instituciones y el desarrollo de un sistema de innovación consistente son aún asignaturas pendientes.

Colombia, elegida como el país con políticas más innovadoras en telecomunicaciones en el mundo en el Mobile World Congress 2012 de Barcelona, mejora en la clasificación de la mano de su plan _Vive Digital, _un programa cuya implementación, además de servir de ejemplo a otras naciones del área, pone de relieve que el desarrollo de las TICs pasa por un aceptable desarrollo humano (para la adopción y sostenibilidad del uso de las TICs es necesario capital intelectual competitivo),** **una intensiva asistencia técnica de países desarrollados que hayan tenido éxito en el diseño y ejecución de sus planes tecnológicos y contar una gran autopista de información a nivel territorial que transporte grandes capacidades de datos (la infraestructura idónea para la interconexión a nivel de transporte es la fibra óptica).

En el puesto 73, Colombia presenta un cuadro mixto en términos de desarrollo en TICs. Por un lado, el Gobierno ofrece un gran número de servicios públicos en línea, anima a la presencia digital de los ciudadanos y cuenta con una población relativamente experta. Pero por otro, el país todavía tiene pendientes grandes retos que obstaculizan su capacidad para sumergirse plenamente en las TICs: retraso en infraestructura tecnológica y contenido digital y un marco desfavorable para la innovación, según el informe.

Retraso en Argentina y Perú

Especialmente preocupante es la brecha digital existente en países como Perú y Argentina. A pesar de las iniciativas lanzadas por las autoridades peruanas en este campo (Plan para el desarrollo de la Banda Ancha, Agenda Dogital Peruna, Proyecto Red Dorsal de Fibra Óptica, Ley de Promoción de la Banda Ancha...), el país andino continúa muy retrasado a nivel mundial y regional (se sitúa por debajo del promedio latinoamericano) en la adopción de nuevas tecnologías, un capítulo básico en el mundo actual para el crecimiento sostenido de la economía y el impulso a la competitividad. Pese al crecimiento económico que Perú ha experimentado en los últimos años, muestra un tremendo atraso en TICs, debido a una infraestructura insuficientemente desarrollada y cara, así como a la baja calidad del sistema educativo, que dificulta la preparación para hacer un empleo eficaz de las nuevas tecnologías.

Aunque Argentina, relegada a la posición 92, se beneficia de una infraestructura muy desarrollada para impulsar las TICs, especialmente en amplitud de banda internacional, y pese a que cuenta con una educación tecnológica importante que debería facilitar un eficaz desarrollo de las nuevas tecnologías, el país se sitúa en una modesta posición , lastrado por un buen número de factores, entre ellos unas tarifas especialmente costosas para las empresas y la percepción de que el Gobierno no prima lo suficiente el uso tecnológico. Asimismo, Argentina tiene en contra el entorno político y un marco regulador que no favorece el espíritu emprendedor ni la innovación.

Chile, por el contrario, sobresale como el país más competitivo en tecnologías de la información en la región, de la mano del enorme esfuerzo que las autoridades públicas y el sector privado llevan realizando en los últimos años, con fuertes inversiones en equipo y en desarrollo humano. Su clasificación no sorprende, ya que el país, recientemente designado también la nación más innovadora de Latinoamérica por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, se ha marcado como prioridad económica y empresarial el impulso de la TIC's y ha rubricado importantes acuerdos de cooperación pública y privada con empresas y países punteros en este campo.

En la posición 38, Chile es un claro ejemplo para la región. Las TICs en Chile se benefician de un marco legal emprendedor amistoso y con buen funcionamiento. Y los recientes esfuerzos para mejorar el sistema de innovación, aunque aún insuficientes, han sentado las bases para que el país se acerque a los puestos de cabeza. No obstante estas importantes ventajas, el Foro señala que el país mantiene una serie de las debilidades que no le impiden sacar un mayor partido de las ventajas potenciales de las nuevas tecnologías. En el lado positivo, Chile exhibe una infraestructura amplia, una gran cobertura de red móvil y un buen estado general de preparación tecnológica. Pero los altos costes de acceso y un sistema educativo mejorable, que falla a la hora de proporcionar la especialización adecuada, lastran una situación favorable de partida.

Uruguay, donde el proceso de adopción a las TICs ha sido liderado por el Gobierno, que ha llevado a cabo un importante esfuerzo inversor y educativo, puede presumir de una notable infraestructura y de un amplio acceso al mundo digital, especialmente en escuelas y centros de formación, lo que le sitúa en puesto de cabeza en nuevas tecnologías de la información y de la comunicación en Latinoamérica.

En Centroamérica, con las excepciones de Panamá y Costa Rica, la mayoría de los países muestra un importante retraso en conectividad, debido a que la infraestructura sigue siendo muy costosa y escasa, y a que son pocos los que cuentan con las habilidades requeridas para un uso eficiente de la tecnología disponible. Además, persisten debilidades en el clima de negocios. Panamá se beneficia de la buena infraestructura en TICs, especialmente con respecto al ancho de banda internacional de Internet, mientras que Costa Rica tiene como fortaleza las habilidades de sus recursos humanos, lo que facilita una buena absorción de las nuevas tecnologías y garantiza un mejor impacto económico, pero carece de una infraestructura adecuada.

En el furgón de cola, Venezuela, Paraguay y Bolivia mantienen una extremada debilidad en lo que se refiere a conectividad, tanto en términos de infraestructura como de capital humano especializado, lo que unido a un entorno desfavorable para la innovación les impide sacer provecho de las TICs.

Artículos relacionados