CRISIS BANCARIA

El rescate bancario, de la urgencia a la paciencia

Guindos tras­pasa al Banco de España la pe­ti­ción a la UE de los 30.000 mi­llones

Luis de Guindos
Luis de Guindos

Uno de los ru­mores que más ha ali­men­tado la es­pe­cu­la­ción bur­sátil du­rante este mes de agosto, sobre todo en lo re­la­tivo a va­lores como Bankia o Banco de Valencia, ha sido la de la in­mi­nente lle­gada de los 30.000 mi­llones de euros de avan­za­dilla del res­cate eu­ropeo para la banca na­cional y que se ha­bría des­ti­nado al grupo que pre­side José Ignacio Goirigolzarri y a las otras en­ti­dades fi­nan­cieras na­cio­na­li­za­das: el propio Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia Banco. Sin em­bargo, como en el cuento de Pedro y el lobo, la an­siada lle­gada no se ha cum­plido y ha sido el mi­nistro de Economía, Luis de Guindos, el que ha puesto una dosis de pa­ciencia ante la ur­gencia del res­cate.

El acuerdo de solicitar hasta 100.000 millones de euros, los detallados exámenes a las entidades financieras del país y la compleja situación, al menos en apariencia, de algunos de los grupos nacionalizados, sobre todo Bankia, bien hacían pensar a más de uno en que una avanzadilla del dinero del rescate era algo más que necesario a finales del mes de julio, antes de que el Gobierno y un buen número de inversores se tomaran el merecido (o no) descanso estival en pleno mes de agosto.

La entrevista de Guindos a la agencia Efe ha supuesto el pistoletazo de salida para la vuelta del Ejecutivo de Mariano Rajoy al trabajo, con un Consejo de Ministros, el de este viernes, plagado de numerosas medidas sobre el sector financiero para poder recibir la ayuda comunitaria. La principal de ellas, la de la creación y articulación del denominado banco malo o gestora de los activos inmobiliarios, tóxicos o no, acumulados en los balances de las entidades que necesiten de ayudas, o no. Porque los detalles no parecen estar todavía excesivamente limados.

El ministro de Economía, que se apunta el récord de tres reales decretos sobre el sector financiero en poco más de medio año en el Gobierno, parece que ve con cierto margen la situación de las entidades financieras más débiles hasta que llegue la ayuda definitiva en el mes de noviembre. Pero esta percepción choca con la emergencia con la que se acometió la nacionalización de Bankia, el cambio abrupto de su anterior presidente y algunas medidas extras sobre un sector que ha visto cómo las reglas del juego han cambiado en repetidas ocasiones durante los últimos años, tanto por la normativa nacional como la que proviene del exterior.

Luis de Guindos parece dejar la última palabra sobre el procedimiento de emergencia a su ensalzado a gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ya que será el supervisor el que tengan que "valorar" si es necesario el adelanto de 30.000 millones de euros para las entidades en peores condiciones. Desde luego, los técnicos del Banco de España son los que mejor pueden conocer la realidad del sector, aunque en varias ocasiones se hayan ninguneado sus opiniones o análisis.

El propio ministro comentaba, en la citada entrevista que se ha publicado a lo largo del fin de semana, que los análisis individualizados sobre las distintas entidades financieras españolas ya estaban avanzados y que se concluirán en septiembre. No obstante, la tranquilidad demostrada ante el procedimiento de emergencia bien puede denotar que la salud de algunos de los bancos más enfermos no era tan débil como cabía imaginar o sospechar hace un mes.

La duda, en este punto, es qué ocurrirá realmente con la conclusión de esas pruebas de resistencia a las que se ha sometido a todo el sector financiero, y que en teoría se habían finalizado el último día de julio. La especulación de los inversores internacionales, en parte frenados por la prohibición de las posiciones bajistas a corto, podría dispararse en los próximos meses y, de nuevo, los tan denostados mercados pueden volver a poner en entredicho la fortaleza del conjunto del sistema financiero español. El mismo que al

 

Artículos relacionados