CONSOLIDACIÓN FINANCIERA

La obsesión por pertenecer al Grupo Cero

La ma­yoría de los bancos apenas cum­plen los sa­nea­mientos es­ta­ble­cidos

Santander y BBVA
Santander y BBVA

El plazo para que las cuatro au­di­toras (KPMG, PwC, Ernst & Young y Deloitte) con­clu­yeran sus aná­lisis in­di­vi­dua­li­zados de las en­ti­dades fi­nan­cieras es­pañolas ha fi­na­li­zado con más som­bras que lu­ces, aunque la ma­yoría de los res­pon­sa­bles del sector fi­nan­ciero es­pañol ya se han en­car­gado de in­dicar que sus res­pec­tivas firmas no ne­ce­si­tarán las ayudas pro­ce­dentes de Bruselas por hasta 100.000 mi­llones de euros y que pueden es­tig­ma­ti­zarlas como bancos en pro­ble­mas.

Las conclusiones preliminares del memorando europeo de entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés), así como los análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) ya dejaban bien a las claras que las entidades nacionalizadas serán las principales destinatarias de las ayudas que tienen que comenzar a llegar. Bankia, Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia Banco son las que se encuentran en el pelotón de las más marcadas por el apoyo externo al sector financiero español.

De igual manera, los tres grandes grupos financieros españoles (Santander, BBVA y Caixabank) ya lograban desmarcarse de las ayudas públicas con los análisis preliminares, aunque las tres entidades tan sólo han logrado cumplir con los requisitos de saneamientos de activos, mediante los dos reales decretos del ministro Luis de Guindos, de manera parcial al cierre de la primera mitad del ejercicio.

Desde luego, las dudas no persisten por estos tres grandes grupos, como tampoco por aquellos que han tenido que ser nacionalizados. Pero en medio, se sitúan un gran número de entidades que bien pueden necesitar mayores niveles de saneamientos o capital que pueden lograr por sí mismos o que necesitarán recurrir a las aportaciones públicas que se hagan desde la Comisión Europea.

Banco Popular es el único que ha dejado entrever que no estará en el tan ansiado Grupo Cero en el que se incluye a las grandes entidades, pero puntualiza que las necesidades que surjan de las pruebas de estrés realizadas por las distintas auditoras externas se podrán cubrir de manera autónoma durante este ejercicio y hasta mediados de 2013, ya que la integración de Banco Pastor les permite ese calendario.

La posición de otras entidades es muy distintas. Bankinter se ha autoincluido en el Grupo Cero, aunque ni el memorando europeo ni el Fondo Monetario Internacional les había situado en esa calificación que permite marcar distancias con las entidades que puedan sufrir ciertas dificultades.

Las grandes dudas

Pero en medio de todos los bancos citados, se encuentran varias entidades fruto de distintas integraciones entre las ya extintas cajas de ahorros. El cierre del plazo definitivo para las pruebas de estrés a la banca y la postergación de sus resultados hasta mediados de septiembre no infunde una mayor confianza sobre lo que puede ocurrir con entidades claves para el sector financiero español, caso de Kutxabank (que ayer publicaba sus resultados semestrales, lastrados por las exigencias de saneamientos adicionales por los dos reales decretos, como la mayoría del sector), Ibercaja (en pleno proceso de integración de Caja 3 y Liberbank) o Unicaja (que sigue con la complicada absorción de Caja España-Duero).

Lo único positivo de este limbo sobre la resultados de las pruebas de estrés a estas entidades es que la mayoría de ellas no cotizan, ya que la incertidumbre sobre su situación podría desencadenar una especulación excesiva por parte de los mercados bursátiles sobre su verdadera salud. Mucho más, en pleno mes de agosto, en el que la volatilidad de los mercados de multiplica.

Sin embargo, algunas entidades controladas por grupos extranjeros, caso de Fibanc-Mediolanumm (el grupo italiano en el que participa Silvio Berlusconi), ya han anunciado una campaña publicitaria en las que destacan su fortaleza financiera, aunque el examen al que se han sometido haya sido de forma voluntaria.

 

Artículos relacionados