FONDOS ESPECULATIVOS

La prohibición de los cortos no afloja su presión sobre los valores financieros

La ma­yoría de los ba­jistas man­tienen po­si­ciones sobre en­ti­dades como Santander, Popular o Sabadell

Hipoteca santander
Hipoteca santander

La prohi­bi­ción cau­telar de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de las po­si­ciones a corto sobre todos los va­lores e ín­dices hasta el pró­ximo mes de oc­tubre ha po­dido evitar un mes de agosto más es­pe­cu­la­tivo de no ha­berse to­mado una de­ci­sión que casi se exigía desde al­gunas em­pre­sas, sobre todo del sector fi­nan­ciero, uno de los más cas­ti­gado por parte de los fondos es­pe­cu­la­ti­vos. Sin em­bargo, la pre­sión no ha ce­sado en la ma­yoría de los va­lores de dicho sector y tan sólo se ha lo­grado un pe­queño res­piro en tres en­ti­dades con­cre­tas: Bankia, en pleno ca­rrusel es­pe­cu­la­tivo en bolsa, Bankinter y BBVA. Sin em­bargo, los prin­ci­pales fondos con po­si­ciones ba­jistas en Bankinter, Sabadell o Banco Popular no han re­tro­ce­dido ante una prohi­bi­ción tem­poral y como si se re­sig­naran a que pase el tiempo para poder volver con sus ac­ti­vi­da­des.

Bankia, BBVA y Bankinter son los únicos que gozan de un cierto respiro por parte de los especuladores

La tímida retirada de finales de julio, justo después del cerco de la CNMV, no se ha mantenido en la mayoría de los valores financieros españoles.

Los especuladores sobre las acciones de un buen número de bancos o aseguradoras como Mapfre no han podido aprovechar el siempre volátil agosto para ampliar sus apuestas bajistas contra algunas entidades, gracias a la decisión adoptada el pasado 23 de julio por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, la prohibición temporal tampoco parece haber espantado a determinados hedge funds conocidos que mantienen intactas las posiciones que habían acumulado hasta hace tres semanas en el capital de varias entidades.

Algunos responsables del sector financiero habían solicitado, incluso de manera pública, alguna medida contundente por parte de la CNMV para frenar el cúmulo de cortos que se agolpaban en sus respectivos capitales. La medida ha podido evitar nuevas arremetidas, pero el carácter transitorio de la misma, según opinan en el propio sector, no ha logrado que las posiciones bajistas acumuladas se hayan retirado.

La mayoría de los fondos con posiciones bajistas significativas en Bankinter, Banco Popular o Banco Sabadell se mantienen al acecho y, como algunos dicen, a la espera de que en el mes de octubre se produzca el levantamiento de la prohibición cautelar por parte de la CNMV para poder retomar sus inversiones especulativas.

Las posiciones a corto agregadas en el Banco Popular, cuyos máximos responsables son los más beligerantes contra estas prácticas, se mantienen en el 5,961%. En el caso del Banco Sabadell, han llegado a repuntar en los últimos quince días ligeramente, aunque se considera que es un ajuste de posiciones no registradas con anterioridad a la prohibición del pasado 23 de julio.

Banco Santander o Caixabank tampoco han registrado variaciones respecto a las posiciones bajistas en su capital, aunque en ambos casos se han mantenido en los últimos tiempos por debajo del 1%. Mapfre no registra tampoco variación respecto a finales de julio, pero no parece haberse beneficiado del efecto positivo que sí se ha registrado en Bankia, con el que tiene un cruce accionarial. Con la nacionalización de su socio, los especuladores llegaron a rozar el 2% de la aseguradora que preside Antonio Huertas.

El efecto en Bankia

Bankia se ha convertido en el valor más especulativo durante este mes de agosto, con unas subidas tan injustificadas como unos desplomes que podrían responde a la advertencia del FROB de que los accionistas tendrán que asumir parte de un rescate que no ha sido tan inminente como se ha querido dibujar.

Las acciones del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri han sido las que más se han beneficiado con la prohibición de las posiciones a corto. A finales de julio, los fondos bajistas superaron el 1% del capital, mientras que ahora han rebajado su presión hasta el 0,758%.

Los títulos del BBVA también han podido verse favorecidos por este efecto, ya que los bajistas tan sólo representan ahora un 0,3% frente al 1% que casi llegaron a acumular hace tan sólo unos meses.

Bankinter también se beneficia de manera leve de que los cortos no hayan podido acumular más posiciones en su capital. No obstante, el banco presidido por Pedro Guerrero es el que mayor presión sufre desde hace tiempo, con más de un 6% de sus acciones en manos de los bajistas.

 

Artículos relacionados