IECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN

Stars-up con base social

Aumenta las ini­cia­tivas por mo­delos de ne­gocio con fin so­cial

UEIA
UEIA

Emprender está de moda y más aún si con ese em­puje se bus­can, ade­más, so­lu­ciones a pro­yectos so­cia­les. Con EEUU a la ca­beza, el em­pren­di­miento so­cial es ya una realidad en todo el mundo. Decenas de ini­cia­tivas como el California Institute for Social Business, Ashoka o la re­cién creada UEIA, en España, desa­rro­llan es­pa­cios y apoyo para ge­nerar mo­delos de ne­gocio que ofrezcan so­lu­ciones ren­ta­bles y sos­te­ni­bles a pro­blemas so­cia­les. Las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) tam­bién se han aliado con estas ini­cia­tivas por su ca­pa­cidad para ge­nerar ne­go­cios es­ca­la­bles con una baja in­ver­sión ini­cial. Emprender en tec­no­logía y so­ciedad no es una moda pa­sa­jera, las ini­cia­tivas se mul­ti­plican y cada vez atraen a más adep­tos. La pri­mera edi­ción del UEIA Generation en Madrid ha reunido a más de un cen­tenar de em­pren­de­dores so­ciales para tratar de dejar huella y aportar su gra­nito de arena en re­solver pro­blemas so­ciales por medio del em­pren­di­miento ba­sado en la tec­no­lo­gía.

En España, las cifras aún son tímidas: se estima que la economía social produjo el 10% del PIB en 2011 y que mantiene 1,2 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, cada vez aparecen más plataformas como Momentum Project, de BBVA, Emprededores sociales de La Caixa que apoyan a este colectivo no sólo por su capacidad para generar valor económico sino porque, además, genera valor social. A la lista, se suma UEIA, una incubadora de proyectos sociales con base tecnológica que inició sus pasos el pasado mes de abril en Madrid. El éxito de su primera convocatoria en la que se presentaron más de 40 propuestas y se han desarrollado diez proyectos concretos es una prueba más.

Durante la jornada, María Ballesteros Sola, profesora de la California State University, ha desgranado las claves de un modelo de negocio que pretende llegar a la base de la pirámide: 4.000 millones de personas que vive con menos de 1.500 dólares al año, y que cada vez está más integrado en las políticas de las grandes empresas, a través de políticas de Responsabilidad Social Empresarial. Además, responde a las necesidades del tercer sector que ven reducida su capacidad de obtener fondos públicos o privados por el agravamiento de la crisis. En este sentido, ofrece generar valor social de forma sostenible.

El emprendimiento social se nutre del incremento de la concienciación con los problemas sociales y al paradigma del consumidor responsable. Un consumidor consciente de que "con su compra emite un voto". Según un estudio reciente de Nielsen, En España, el 60% de los encuestados prefieren productos realizados con criterios de responsabilidad y el 31% estaría dispuesto a pagar más por ellos.

La tendencia atrae cada vez más a centros de investigación, socios industriales que tratan de aprovechar el talento colectivo per también a inversores como Legacy venture, RSF social finance, Social capital markets, Global impact investtment network o Slowmoney, especializados en capitalizar estos negocios.

La educación de personas con discapacidades, la accesibilidad al empleo, el apoyo a personas mayores o mujeres maltratadas, búsqueda de soluciones de crowfunding o simplemente sensibilizar y recaudar fondos para proyectos sociales a través de juegos onlines son algunos de los proyectos que se han desarrollado durante la primera convocatoria de UEIA. La iniciativa avanzará en próximas fases, cuando algunos de estos proyectos pasen a formar parte de la UEIA School y la incubadora: UEIA acelerator. Una gran oportunidad para implatar en España modelos de negocio rentables que generen valor social a través de las TIC.

 

Artículos relacionados