La en­tidad acu­mula hasta la fecha 160 sen­ten­cias ad­versas por abusos a los con­su­mi­dores

Los ‘swaps' hipotecarios, pesadilla judicial de Bankinter

Estos pro­ductos fueron uno de los prin­ci­pales mo­tivos de que miles de per­sonas sa­lieran a la calle contra los atro­pe­llos fi­nan­cieros

María Dolores Dancausa
dancausa

Después de que la pa­sada se­mana miles de ciu­da­danos se ma­ni­fes­taran en todo el país bajo la ban­dera de la su­puesta ex­si­tencia de de­ter­mi­nados abusos ban­ca­rios, pro­sigue la ba­tida ju­di­cial contra uno de los apa­rentes atro­pe­llos que con más ahínco prac­ti­caron las en­ti­dades du­rante los años de la bur­buja: las per­mutas de tipos de in­te­rés, tam­bién lla­madas ‘clips' o ‘swaps'. Bankinter, uno de los bancos que más pre­sume de su sen­si­bi­lidad so­cial, ha su­mado hace poco otra sen­tencia ad­versa por este mo­tivo, que le con­firma aún más como el banco líder en fa­llos en con­tra, con 162. El Juzgado de Primera Instancia nú­mero 8 de Madrid ha de­cla­rado la nu­lidad del Clip Hipotecario Óptimo (CHO) que la en­tidad ban­caria co­locó a una par­ti­cu­lar, por lo que Bankinter tendrá que de­vol­verle 8.109,74 eu­ros.

Como viene siendo habitual, ha sido la carencia de información -la sentencia llega a hablar de "gravísimas omisiones"- el arma que el banco utilizó para colocar este producto a la usuaria. Debe recordarse que los clips hipotecarios se han vendido como seguros frente a las oscilaciones de los tipos, cuando en realidad son un galimatías financiero apto sólo para doctos en Economía, y en absoluto recomendable para el consumidor medio.

El fallo señala que la entidad financiera incumplió el deber de accesibilidad, puesto que ocultó a su cliente la información sobre cuáles son los momentos idóneos para la contratación de este producto o el importe de las pérdidas que podría sufrir en caso de coyunturas negativas.

Por consiguiente, Bankinter incumplió casi todas las obligaciones que un banco asume en una relación contractual con un particular. La sentencia deja en evidencia las palabras de la consejera delegada de la entidad, María Dolores Dancausa: recientemente y durante unas declaraciones a la prensa, se enrocó en su ya célebre postura de eximir al sector financiero de toda responsabilidad en la crisis económica y atribuir toda la culpa a la clase política. También los medios de comunicación recibieron los latigazos verbales de la directiva, que aseguró que "hablar mal de la banca vende mucho".

En los últimos tres días, según informa la asociación Asuapedefin, Bankinter ha sumado otras dos nuevas sentencias en su contra en el mismo juzgado de León. Con estas dos, el banco lleva ya 162 en su contra. La jueza ha fallado a favor de los afectados, dos PYMES, por no recibir la información necesaria y por incluir Bankinter el coste de cancelación en la redacción del contrato, lo que invalida cualquier producto.

El Juzgado de Primera Instancia número 7 de León ha condenado doblemente a Bankinter en apenas tres días. En ambos casos, los motivos para anular los clips de la entidad bancaria han sido similares, no incluir el cálculo del coste de cancelación en el contrato y la escasa o nula información aportada por Bankinter sobre los productos que estaba vendiendo.

En la primera sentencia del 24 de febrero, la jueza, Ana Belén San Martín, resaltaba la desinformación que obtuvo la empresa por parte de Bankinter sobre el cálculo del coste de cancelación.** **Un hecho, que de por sí solo, ya supondría la nulidad del producto. Para la jueza, la falta de información suministrada por Bankinter llega hasta tal punto que "_tras una detenida lectura de las cláusulas acerca del sistema de cancelación anticipada de los productos por parte de los clientes, no proporcionan los datos informativos necesarios para que sepan los cargos que se efectuarán, algo que es de una _

Rechazo social

Lo cierto es que ningún político obligó a Bankinter, ni a ningún otro banco, a colocar clips a diestro y siniestro. Aunque lo consintieron, eso sí, cosa que ni la Justicia ni la sociedad parecen por la labor de hacer. La redonda cifra de sentencias en contra que ha alcanzado Bankinter llega unos días después de las manifestaciones que han tenido lugar en toda España en repudio de los abusos bancarios.

Miles de afectados -más de 30.000, según los organizadores- han salido a la calle en varias ciudades españolas para protestar contra estos "fraudes" y "plantar cara" a las entidades, según informó la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae).

En las manifestaciones, que se han desarrollado sin incidentes, los participantes han criticado a las entidades bancarias y a los dirigentes políticos, tanto europeos como españoles, que "han entregado millones y millones de euros mientras los derechos de los consumidores son sistemáticamente vulnerados". Así, han pedido a las instituciones que "tomen nota de los abusos" de las entidades, recordando al Gobierno y a los grupos parlamentarios que tienen "otras alternativas sobre la mesa".

Durante la lectura del manifiesto, los convocantes llamaron a tomar "la vía del diálogo" para solventar conflictos como los provocados por las cláusulas suelo o los propios clips hipotecarios. Al igual que ocurre con la dación en pago -la otra gran reivindicación consumerista- es dudoso que todos estos problemas lleguen a su fin a través de códigos de conducta no vinculantes o suaves llamadas de atención a las entidades. Los legisladores deben escuchar el clamor de la calle y de los tribunales y poner en marcha un aparato normativo moderno y efectivo que acabe con las injusticias del _establishment _bancario.

 

Artículos relacionados