Bankinter es el valor más ata­cado por los fondos es­pe­cu­la­tivos y el Sabadell vuelve a sentir el nuevo en­vite

Las posiciones a corto se salen con la suya y hunden a la mayoría de los valores financieros y a la Bolsa española

Tan sólo Banco Popular dis­fruta de una menor pre­sión de la marea es­pe­cu­la­tiva que apuesta a la baja

ibex
ibex

La Bolsa es­pañola no logra le­vantar ca­beza en las úl­timas se­sio­nes, por dis­tintos con­di­cio­nan­tes, y ya toca mí­nimos anuales en los 8.140 puntos re­fle­jados por el Ibex 35. La de­bacle del sector fi­nan­ciero es uno de los fac­tores de­ter­mi­nantes de este com­por­ta­miento y el ataque es­pe­cu­la­tivo de los fondos con po­si­ciones a corto, tras algo más de un mes de que vol­vieran a per­mi­tirse este tipo de in­ver­siones por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), pa­rece haber ga­nado la par­tida a los fun­da­men­tales de las dis­tintas en­ti­dades fi­nan­cie­ras. Según las úl­timas ci­fras ofi­cia­les, Bankinter se man­tiene como el banco es­pañol más cas­ti­gado por este tipo de in­ver­so­res, que ya aca­paran casi un 5,6% de su ca­pital con po­si­ciones a la baja. Banco Sabadell, que pa­recía algo más in­mune a la nueva oleada, ha visto cómo más del 3% de su ca­pital está en manos de los que apuestan por la caída de sus ac­cio­nes. Tan sólo el Banco Popular logra to­marse un cierto res­piro, ya que los fondos es­pe­cu­la­tivos pa­recen re­ple­garse y ya se si­túan, de nuevo, por de­bajo del 5% que había so­bre­pa­sado a pri­meros de marzo.

El sector financiero, enfrascado en una interminable y continua reforma, parece ser uno de los principales lastres para el selectivo español y para el conjunto del mercado bursátil nacional. Los valores de los bancos vuelven a tirar a la baja de los índices y los fondos especulativos que apuestan a la baja contra esos títulos parecen salirse con la suya, sobre todo por las posiciones que han incrementado en algunos bancos medianos.

Bankinter se mantiene como la entidad más acosada por este tipo de inversiones, tras su levantamiento hace poco más de un mes, y el total de su capital en manos de los fondos especulativos ha escalado hasta el 5,596%, desde el 5,415% en el que se encontraba a primeros de marzo. Marshall Wace, uno de los fondos ya conocidos por la banca española por este tipo de inversiones, parece ser uno de los responsables del incremento, ya que su apuesta a la baja contra las acciones de la entidad presidida por Pedro Guerrero supera ya el 1,1%, por encima del porcentaje inferior al 1% en el que se mantuvo durante los meses en los que la CNMV y otros reguladores europeos prohibieron estas prácticas especulativas. El hecho es que los títulos de Bankinter cerraban la sesión de ayer con un castigo del 2,90%, hasta cerrar en 4,22 euros.

Nuevos actores

Banco Sabadell había logrado esquivar, en cierta medida, la nueva ofensiva de los ataques de los fondos con posiciones a corto, pero en las últimas sesiones el total de su capital en manos de este tipo de inversores se ha incrementado. El grupo presidido por José Oliu ha podido presenciar cómo la escalada de los que juegan a la baja con sus acciones ha alcanzado el 3,262% de su capital, niveles que no se veían desde antes de la prohibición de estas prácticas en agosto de 2011.

Incluso, el Sabadell ha visto cómo un nuevo fondo especulativo, Standard Life Invesment Limited y radicado en Edimburgo (Escocia), ha aparecido con una posición a corto significativa, de algo más del 0,5%, cuando en las últimas semanas ninguno de estos jugadores a la baja de títulos se había situado con una toma de acciones relevante en el conjunto de su capital. El hecho, es que las nuevas acciones por la ampliación de capital para la absorción de Caja del Mediterráneo (CAM) han sido recibidas en el mercado con un importante descenso, que en la jornada del martes se agudizó con un 1,62% a la baja, hasta los 2,119 euros. El Sabadell es uno de los bancos que más ve cómo se recorta su precio por acción en el conjunto del año (más de un 27%).

El único banco que parece escapar en las últimas sesiones a la nueva ofensiva de los cortos es el Popular. De hecho, los inversores buitres han retrocedido en las últimas sesiones y su posición en el total del capital del grupo se ha reducido del 5% que se logró sobrepasar a primeros de marzo. Sin embargo, el castigo bursátil al banco que preside Ángel Ron persiste y sus acciones se dejan, según datos de Reuters, más de un 19% en su variación anual.

 

Artículos relacionados