De Guindos anticipa que el crédito cae en la actualidad cerca de un 10%

La espectacular caída del crédito en España contrasta con el aumento experimentado en Francia

La banca española ha prestado muy por debajo de lo que lo han hecho los bancos franceses para que crezca la economía

grafico familias
grafico familias

Observando los datos del Banco de España con la espectacular caída del crédito a empresas y particulares resulta muy comprensible el empeño del nuevo ministro de Economía y Competitividad para que vuelva a correr el crédito. Luis De Guindos ha dado un último dato muy preocupante en su comparecencia ante la Comisión de Economía y Competitividad. Las cifras actuales de caída del crédito están próximas al 10% según anticipaba en la primera presentación que ha realizado de los objetivos de su mandato. Pese a que siempre se ha dicho que es lo mismo que pasa en los países de nuestro entorno, esto no es así. Las empresas y las familias españolas han sufrido una restricción crediticia desde que explosionara la crisis de la burbuja inmobiliaria que no se ha producido en Francia. Tiene razón de Guindos cuando asegura que España no ha logrado asimilar todavía la crisis del 2007.

Según los úl­timos datos del Banco Central Europeo y que re­cogen los ya más de cuatro años de cri­sis, en Francia se ha pro­du­cido un cre­ci­miento neto del cré­dito a fa­mi­lias y par­ti­cu­lares frente a la caída en España. El res­pon­sable de Economía ha aler­tado que to­davía quedan unos meses du­ros. Los datos del re­corte cre­di­ticio se co­rro­boran según De Guindos por la pa­ra­li­za­ción si­mul­tánea en la venta de in­mue­bles.

El mi­nistro de Economía y Competitividad quiere frenar el drama so­cial que su­ponen los desahu­cios y por ello se ha mos­trado dis­puesto a ha­blar con los bancos para buscar fór­mulas que mi­ni­micen este coste so­cial, ya que, en su opi­nión, es peor perder la casa in­cluso que el em­pleo. Está claro que la re­forma fi­nan­ciera sus pro­vi­siones para el la­drillo van a cla­ri­ficar el fu­turo y pre­tenden alentar el cré­dito de los bancos a em­presas y fa­mi­lias, pero como dice De Guindo, para ello debe haber de­man­dantes y ofe­ren­tes. Y esto será di­fícil si con­ti­núan au­men­tando las quie­bras em­pre­sa­riales y de las fa­mi­lias.

En la ac­tua­lidad el cré­dito nuevo a fa­mi­lias ha caído del orden del 75% res­pecto de los má­ximos lo­grado en el 2007. La caída co­rres­pon­diente a las em­presas es in­fe­rior, pero su­pera el 54,2%. La es­pe­ranza de que esto me­jore en un fu­turo pró­ximo es nula. Los efectos de la re­forma apro­bada por el con­sejo de mi­nis­tros del pa­sado viernes día 2 ten­drán que ha­cerse es­pe­rar. Así lo ma­ni­fiesta el con­senso de ex­per­tos, sector in­mo­bi­lia­rio, e in­cluso del propio sector fi­nan­ciero.

Sólo el Popular au­mentó el cré­di­to

Botín y González han ase­gu­rado que no hay de­manda cua­li­fi­cada de cré­dito, por eso las ci­fras en España han caído de forma sig­ni­fi­ca­tiva. De los gran­des, sólo el Popular ha mos­trado ci­fras de au­mento este año. Y en una eco­nomía en la que su PIB de­pende en el 78% del con­sumo, re­sulta ló­gico que sin cré­dito no queden es­pe­ranzas para la re­cu­pe­ra­ción y en con­se­cuencia de crear em­pleo.

Pero esto no es así en todos los países de nuestro en­torno. En este caso los Pirineos si­guen exis­tiendo. Las ci­fras del Banco Central Europeo mues­tran que los bancos fran­ceses no solo no han de­jado de prestar a sus clien­tes, sino que los han au­men­tado y que lo han hecho con subidas frente a la es­pec­ta­cular caída en España y la más mo­desta de Alemania.

Las ci­fras del Banco de España son ilus­tra­ti­vas, mien­tras las curvas caen en pi­cado para los prés­tamos a em­presas no fi­nan­cieras y ho­ga­res, las únicas grá­ficas que mues­tran subidas son las de los cré­ditos a en­ti­dades pú­blicas en España.

El cré­dito crece en Francia y li­ge­ra­mente en Alemania

Las caídas men­cio­nadas en España con­trastan con el au­mento en Francia desde el inicio de la cri­sis. Así entre di­ciembre del 2008 y di­ciembre del 2011 los cré­ditos ban­ca­rios dis­tri­buidos por los bancos fran­ceses a sus agentes eco­nó­micos han au­men­tado en 187.000 mi­llones de eu­ros. En torno a 33.000 para em­presas y 154.000 para par­ti­cu­la­res.

Desde el sector fi­nan­ciero es­pañol se señala que no toda la res­pon­sa­bi­lidad está en los bancos y ca­jas. Pues Alemania ha se­guido cre­ciendo pese a que los bancos ale­manes han re­du­cido en 17.000 mi­llones la fi­nan­cia­ción de la eco­nomía ale­mana. Las fa­mi­lias han visto in­cre­mentar los cré­ditos en 24.000 mi­llo­nes, pero las em­presas los han visto re­ducir en 41.000 mi­llo­nes.

Los eco­no­mistas vuelven a re­cordar que estos datos mues­tran de nuevo la de­fi­ciente es­truc­tura fi­nan­ciera de las en­ti­dades es­paño­las, muy apa­lan­cadas en el fun­cio­na­miento no solo del día a día, sino en su es­truc­tura de ca­pi­tal.

En el con­junto de la zona euro el com­por­ta­miento ha sido si­milar al ale­mán. Los bancos han au­men­tado en su con­junto la fi­nan­cia­ción en 244.000 mi­llo­nes, de ellos 351.000 para fa­mi­lias y par­ti­cu­la­res, mien­tras el cré­dito a las em­presas se ha con­traído en 107.000 mi­llo­nes.

Artículos relacionados