TENDENCIAS

FG, entre el miedo a Botín y el susto a Rato

Francisco González
Francisco González

El presidente del BBVA, Francisco González, se presentaba el jueves pasado ante los medios de comunicación sobreactuando más que nunca. Los resultados del banco no son para tirar cohetes, ya que los ingresos le caen un 1,6%, y los costes le suben un 11%, lo que lleva a que el margen neto -el resultado de explotación de toda la vida- le caiga un 11%. Reduce las provisiones para saneamiento crediticio en un año en el que ya se sabe que hay que provisionar mucho más. Y para que no falte de nada, el auditor le ha obligado a sanear parte del fondo de comercio de los bancos que ha adquirido en Estados Unidos, lo que ha provocado que BBVA haya tenido pérdidas de 139 millones en el cuarto trimestre, 375 millones antes de impuestos.

Este pa­no­rama no es sec­to­rial sino que es es­pe­cí­fico de BBVA, puesto que ni Caixabank ni Banco Santander han pre­sen­tado un pa­no­rama tan ne­ga­tivo. Caixabank, con ne­gocio solo en España, no ha dado pér­didas en ningún tri­mes­tre, ha te­nido una caída de los in­gresos del 2%, pero como re­corta los costes el doble -un 4%- con­sigue que el re­sul­tado de ex­plo­ta­ción au­mente un 1%. El Santander, por su parte, sube un 5,5% en in­gresos y un 9,3% en cos­tes, lo que le per­mite pre­sentar un re­sul­tado de ex­plo­ta­ción cre­ciendo un 2,2%. Si vamos a las ci­fras ab­so­lu­tas, vemos que el Santander ge­nera 24.373 mi­llones de re­sul­ta­dos; el BBVA no llega a la mi­tad, (10.615 mi­llo­nes), y Caixabank, que es ocho veces me­nos, 3.040 mi­llo­nes.

Adicionalmente, Santander y Caixabank han rea­li­zado pro­vi­siones para los ac­tivos in­mo­bi­lia­rios mucho más ele­va­das, que les per­mite pre­sentar co­ber­turas de ac­tivos in­mo­bi­lia­rios muy su­pe­rio­res. Además, estas dos en­ti­dades han al­can­zado ya el 9% de ca­pital que les pide la European Banking Authority (EBA), cosa que el BBVA no ha con­se­guido.

De Bankia, el cuarto grande en dis­cor­dia, poco se sabe, muy en línea con la per­so­na­lidad de su pre­si­dente. Iba a pre­sentar re­sul­tados el 3 de fe­brero, luego lo re­tra­saron al 24 y ahora pa­rece que lo quieren ade­lan­tar.

Esta realidad es, se­gu­ra­mente, la que llevó al pre­si­dente del BBVA, Francisco González, a pre­sen­tarse en la rueda de prensa ata­cando con el fin de tratar de des­viar la aten­ción de los nú­me­ros, algo que con­si­guió par­cial­mente en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El pre­si­dente de la en­tidad vasca se pre­sentó como el ban­quero del go­bierno, tanto que, además de todo tipo de elo­gios, dijo que aún es pronto para decir si el eje­cu­tivo lo está ha­ciendo bien o mal, aunque sí puede decir que está ha­ciendo mu­cho. Por tanto, ya verá él que día es el bueno para va­lorar la ac­ción de go­bierno y poner nota a sus miem­bros.

Pero ¿qué hizo para des­pis­tar? Básicamente dos co­sas: sa­cu­dirle al Santander, como re­cogía la cró­nica de Íñigo de Barrón en El País, y a Bankia, como se po­día apre­ciar en mu­chos ti­tu­la­res. El miedo al Banco Santander y el com­plejo con Emilio Botín forman parte ya de su na­tu­ra­leza y acervo cul­tu­ral, pero el des­precio que mostró por Rato, es nuevo, tiene mucho ca­lado y co­necta con lo que se apun­taba en Tendencias hace dos se­ma­nas.

Decir que una fu­sión entre BBVA y Bankia crearía un pro­blema ma­yor, que es muy di­fícil im­ple­men­tarla y que no arregla ningún pro­blema, es tratar a Bankia de apes­tado. Justo lo con­trario de lo que hi­cieron Caixabank y Santander en sus ruedas de prensa. Pero, ¿por qué esa agre­si­vi­dad? El pro­blema se llama Rodrigo Rato, el hombre que le puso en Argentaria en 1996 y que le ha hecho mu­chas veces mi­llo­nario en eu­ros.

Eso sí, FG dijo que BBVA está en el mejor mo­mento en los quince años que lleva él en el banco. Que se lo pre­gunten a los ac­cio­nis­tas. La ac­ción BBVA llegó a valer más de 20 euros y ahora está en 7. A la de su com­pe­tidor no le ha ido bien, pero su re­co­rrido está entre los 15 y los 6,3 euros ac­tua­les. Para re­mate, sólo re­cordar la evo­lu­ción de la ca­pi­ta­li­za­ción. A fi­nales de 1999, el año de las fu­sio­nes, BBVA vaiía en Bolsa 41.226 mi­llones de euros y Santander 41.437 mi­llo­nes. Hoy, doce añoss des­pués, el banco que pre­side Botín vale 58.000 mi­llones y el que pre­side FG, 35.000. Con esta tra­yec­to­ria, son mu­chos los ana­listas que no en­tienden que se pre­sente de una ma­nera tan arro­gante y agre­siva.

En el fondo del es­ce­na­rio, al­gunos in­ter­pretan que Francisco González puede al­bergar la sos­pecha de que este go­bierno, por el que tanto ha hecho hasta ahora, quiera más a Rato y eso traiga con­se­cuen­cias.

Tendencias es una pu­bli­ca­ción on line de cir­cu­la­ción res­trin­gida edi­tada por Carlos Díaz-Guell

La co­lec­ción de Tendencias se puede en­con­trar en www.tendenciasdeldinero.com

Artículos relacionados