El equipo de Fernández Ordoñez ex­plicó este sá­bado el de­creto a los bancos

La reforma financiera perjudica a Santander, BBVA y CaixaBank y refuerza a los grupos medianos

Popular, Sabadell, Unicaja y Kutxabank ob­tienen más ven­tajas por estar en pro­cesos de fu­sión

mafo
mafo

Bancos y cajas han em­pe­zado a echar sus cuentas tras la pu­bli­ca­ción el pa­sado sá­bado del Real Decreto-ley 2/2012 y su en­cuentro en el Banco de España con el equipo de Fernández Ordoñez para ex­pli­carles los de­ta­lles del mismo. Los ana­listas del sector fi­nan­ciero apuntan que la fecha mar­cará un hito en la his­toria del sector en España. Habrá un antes y un des­pués del RD-Ley que cul­mi­nará con el mayor pro­ceso de con­cen­tra­ción de bancos y cajas de nuestro país. A falta de aplicar la letra pe­queña de las 25 pá­ginas del de­creto, ini­cial­mente salen per­ju­di­cados los grandes grupos fi­nan­cie­ros, pre­ci­sa­mente por ser los más sa­neados y no haber ini­ciado ningún pro­ceso de con­cen­tra­ción en la fe­chas es­ta­ble­cidas por el Ejecutivo. Aunque quizás sean los que ganen la ba­talla fi­nal. Los más fa­vo­re­cidos son los que han ini­ciado pro­cesos de fu­sión desde el mes de sep­tiembre del año pa­sado. Popular con el Pastor, Sabadell con la CAM, y Unicaja con Caja España-Caja Duero. La mayor in­cer­ti­dumbre acecha a Bankia.

Según recoge el decreto, como anticipaba el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, las entidades que han iniciado procesos de integración a partir de esa fecha podrán realizar dotaciones extraordinarias para su saneamiento durante dos años, uno más que para el resto. Los máximos dirigentes de los afectados, Santander, BBVA y CaixaBank, han confesado con anterioridad a conocer los detalles que tenían fortaleza suficiente para asumir las nuevas exigencias de la reforma que contempla un aumento de provisiones de 50.000 millones, en su caso en un solo año. 

La segunda ventaja es que quienes ya hubieran iniciado el proceso de fusión en las fechas mencionada podrán realizar las dotaciones contra su capital en lugar de tener que utilizar parte de sus resultados.

El presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Francisco González, descartaba el pasado jueves con ocasión de la presentación de los resultados que esta decisión fuera suponer  algún inconveniente para la entidad y aseguraba que en el 2012 repartirán dividendo y que pese a las dificultades, será un mejor año para la entidad desde que él la preside.

También el presidente del grupo Santander, Emilio Botín, aseguraba el pasado día 26 que la reforma financiera que preparaba el Gobierno y de la que ya conocía las líneas generales era adecuada, correcta y necesaria. Botín añadía que estas medidas provocarían una nueva ronda de fusiones.

Bankia cumplirá sin ayudas

En cambio la ampliación del plazo no afectará a las fusiones de las cajas que se efectuaron en la primera oleada de fusiones. Es el caso de Bankia, grupo sobre el que se proyectan todo tipo de dudas respecto de su viabilidad desde los más diferentes medios y entidades. No son pocos los que aseguran que el grupo estaría sufriendo la competencia desleal que supone difundir noticias negativas para que baje su cotización y poderlo comprar más barato.

Incluso desde una joven consultora, constituida por los más experimentados profesionales, muchos de ellos procedentes de gigantes multinacionales, tratan de seguir los pasos al origen de la información.  

Con todo, Bankia ha sido la primera entidad en valorar a través de un comunicado las nuevas exigencias del Gobierno al sector financiero. La entidad da por hecho que cumplirá los nuevos requisitos de provisiones dentro de los plazos establecido por Luis de Guindos, en las condiciones establecidas y sin necesidad de recurrir a fondos públicos.

La entidad que preside Rodrigo Rato, asegura que cuenta con recursos propios como deuda subordinada y participaciones preferentes; provisiones genéricas (por importe de 1.100 millones de euros) y la venta de activos no estratégicos para cumplir con lo objetivos.

Las emisiones de preferentes y deuda subordinada del grupo alcanzan los 6.300 millones de euros. El banco recuerda que cuenta también con los resultados que sigue generando. A falta de conocer el resultado anual del 2011 el 24 de febrero, entre enero y septiembre la entidad obtuvo 295 millones de beneficios atribuidos al grupo. Además ha mejorado la solvencia tras su salida a Bolsa, hasta alcanzar un ratio del 9,8 % de capital de máxima calidad respecto de los activos de riesgo.

El grupo ha logrado vender en 2011 unos 4.500 bienes inmuebles, sobre todo  viviendas y locales, por valor de unos 850 millones de euros.

Las necesidades de Bankia rondarían los 9.000 millones de euros. Solo para alcanzar el 80% en coberturas para suelo necesitaría 4.000 millones. En su reciente informe, el servicio de estudios del BBVA aseguraba que era la entidad con mayores necesidades, unos 7.500 millones, para cumplir los nuevos requisitos fijados en 50.000 millones de euros para todo el sector según el banco de España.

El caso es que el Gobierno ha fijado una agenda muy exigente de cara a trasladar a los mercados la idea de que la obligación de sanear el sector va en serio.

Y ya hay fechas concretas a la vista. Las ofertas definitivas por Unnim se tienen que entregar en el Banco de España el próximo día 20. Sin solución de continuidad, el supervisor tendrá que decidir también a quien entrega el Banco de Valencia.

 

Artículos relacionados