El sector financiero encuentra 91.300 millones de competencia para financiarse   

La cifra se co­noce justo en el mo­mento en que el BCE ha in­te­rrum­pido su pro­grama de compra de deuda so­be­rana

La cifra no es ano­dina. Son 91.300 mi­llones de gastos su­pe­riores a los in­gresos du­rante el 2011. Ahora hay que bus­carles fi­nan­cia­ción. Son 91.300 mi­llones adi­cio­nales que vienen a su­marse a la ya abul­tada car­tera de ven­ci­mientos para el sector pú­blico du­rante este ejer­ci­cio. Es mucho más que una ci­fra. Y además de lo abul­tado de la ci­fra, esta se ha co­no­cido justo en la se­gunda se­mana con­se­cu­tiva en la que el Banco Central Europeo no ha com­prado obli­ga­ciones de los Estados. Desde la se­mana que se cerró el viernes 17 de fe­brero el BCE ha de­jado la deuda a manos de la libre com­pe­tencia de los mer­ca­dos. Falta por saber si su­pone otro nuevo cambio de po­lí­tica del BCE. Parte la ex­pli­ca­ción se debe a que con las in­yec­ciones mul­ti­mi­llo­na­rias a la banca, es el propio sector el que puede in­yectar re­cursos a los Estados res­pec­ti­vos. Pero 91.300 mi­llones son, con pro­ba­bi­li­dad, más mi­llones que los mu­chos que van a ob­tener en la subasta del miér­coles los bancos es­paño­les.

Desde el inicio de su Programa para mercados de valores aprobada en 14 de mayo del 2010, todavía bajo la presidencia de Jean Claude Trichet, el BCE había comprado 219.271 millones de euros. Ha permanecido activo desde el mes de marzo del año pasado sobre todo tras la señal de alerta recibido por los ataques sobre Italia y España que subieron las primas de riesgo a los niveles previos a la intervención.

Coincide con la fecha en la que el presidente del Banco Central Europeo envió una carta al expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, poniéndole sobre aviso sobre las medidas que debía implantar con urgencia si no quería verse en la situación de Grecia, Irlanda o Portugal.  

Los datos del déficit de las administraciones públicas dados a conocer por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que plantean una nueva competencia para la financiación de bancos y cajas se ha conocido el mismo día que la Comisión ha dado a conocer un informe en el que denuncia las dificultades que ponen las entidades para que sus clientes puedan abandonarles y marcharse a otra entidad de la competencia.

Según Bruselas, 8 de cada 10 entidades ponen todo tipo de dificultades para que los clientes no puedan trasladar sus cuentas a otras entidades. La comisión ha preparado el trabajo concienzudamente. Ha enviado a cientos de clientes testigo a los bancos para comprobar si el sector ha cumplido o no su compromiso fijado en 2009.

Sólo el 19% de los falsos clientes no ha encontrado dificultades. Tantas han puesto que el comisario Michel Barnier ha tenido que admitir en la explicación de los resultados de la encuesta por qué los clientes bancarios no cambien nunca de banco.

Ante el fracaso el compromiso voluntario de facilitar el traslado de cuentas y otros servicios, Bruselas ha anunciado que el próximo mes anunciará un paquete de medidas para resolver el problema.

Otro problema más para la banca.   

 

Artículos relacionados