Siete valores suman el 72% del selectivo español y demuestran la estrechez del mercado

Apostar al Ibex es jugar a que gana la banca

Los inversores en productos referenciados miran de reojo a las fusiones bancarias

ibex
ibex

El pasado jueves 23 de febrero, Gamesa, la empresa líder española en tecnología para parques eólicos, se desplomaba en Bolsa con una caída del 12,6%. La razón hay que buscarla en la desconfianza de los mercados hacia el futuro de este sector, ya que en datos concretos, la empresa presentó sus cuentas ese día con un aumento de beneficios basado en la expansión internacional. Una caída de ese calibre en un valor que ha apostado por la energía del futuro, podría haber sido la noticia financiera del día, en lo que a la Bolsa respecta. Pero no fue así. La sesión de hace cuatro días cerró con una pérdida del 1,49% en el Ibex-35. Las crónicas obviaban en su mayoría el desplome de Gamesa. Todas coincidían, sin embargo, en que la jornada había estado protagonizada por caídas y oscilaciones, mucho más suaves, de Banco Sabadell, Santander, BBVA, Iberdrola y Endesa, que habían terminado por lastar el índice más representativo. Pero, ¿realmente representa el Ibex-35 a la economía española y a su tejido industrial?

Esa es una po­lé­mica que nunca ha des­apa­re­cido de los co­rri­llos fi­nan­cieros y que ame­naza con volver con fuerza en las pró­ximas se­ma­nas. La razón no es otra que el ex­ce­sivo peso que tienen al­gunos va­lores en la com­po­si­ción del ín­dice, y sobre todo los fi­nan­cie­ros. "Es verdad que si la banca se para lo pa­gamos todos y el ejemplo está en cómo la crisis del cré­dito ha fre­nado en seco la eco­no­mía, pero el ac­tivo de la banca no es, ni con mu­cho, una cuarta parte del pa­tri­monio fi­nan­ciero e in­dus­trial total de España", con­fiesa un ana­lista fi­nan­ciero que es de los que creen que el Ibex no re­pre­senta la realidad eco­nó­mica de España. Y es que efec­ti­va­mente, según los úl­timos datos pu­bli­cados por Sociedad de Bolsas, co­rres­pon­dientes a la media de enero de este mismo año, la banca su­pone un 23,5% del ín­dice.

A este im­por­tante peso de la banca en la com­po­si­ción del ín­dice se suma Telefónica, cuya co­ti­za­ción pon­dera un 18,8% en el ín­dice. Así, las subidas o ba­jadas de los bancos y de la propia Telefónica con­di­cionan en un 42,3% el alza o la caída del Ibex-35. "Y esta con­cen­tra­ción de poder se ha ido co­rri­giendo con los años", añade el mismo ana­lista fi­nan­ciero, quien re­cuerda que allá por el final de la dé­cada de los no­venta, en plena bur­buja tec­no­ló­gica, Telefónica y sus fi­liales di­rectas lle­garon a su­poner el 40% del Ibex ellas so­li­tas. Sólo la as­cen­sión del Santander, que ahora su­pone un 16,4% del ín­dice, ha sido capaz de hacer algo de sombra a la em­presa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La con­cen­tra­ción de poder dentro del Ibex es­pañol llega a tal ex­tremo que los de­no­mi­nados "siete mag­ní­fi­cos", los pri­meros de la lista por pon­de­ra­ción (Telefónica, Santander, BBVA, Iberdrola, Repsol e Inditex) suman el 71,85% del valor total del ín­dice ge­ne­ral. Si se le añaden las otras en­ti­dades fi­nan­cieras que se en­cuen­tran entre estos 35 va­lores (Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter) la suma total as­ciende en­tonces al 78.77% del total del Ibex. Es de­cir, que de lo que hagan doce va­lo­res, de los que siete son ban­cos, de­pende casi el 80% de lo que haga cada jor­nada el Ibex-35. Junto a ellos, sin em­bargo, hay 16 va­lores que no llegan a pon­derar ni el 1% cada uno. En ese grupo es donde está Gamesa (pondera el 0,23%), que haga lo que haga apenas in­fluye en la marcha ge­neral del ín­dice.

Inversores re­fe­ren­ciados

¿Tiene im­por­tancia esto para los in­ver­so­res? Como en casi todo, de­pende. Muchos de ellos tienen su di­nero en car­teras de va­lores que no suelen en­globar a los 35 va­lores del Ibex, por lo que de­penden más de la evo­lu­ción de las em­presas por las que hayan apos­tado. Pero hay mu­chos miles de es­pañoles que tienen sus aho­rros en pro­ductos re­fe­ren­ciados al Ibex-35. No in­vierten di­rec­ta­mente en ac­ciones ni han hecho en su vida ope­ra­ciones en el mer­cado de va­lo­res, pero el ren­di­miento de sus in­ver­siones de­pende de la marcha del Ibex y, por tanto, de lo que hagan el grupo de mag­ní­fi­cos.

Según datos ofi­ciales de la Bolsa, en la ac­tua­lidad existen re­gis­trados 71 pro­ductos de in­ver­sión y ahorro que están re­fe­ren­ciados di­rec­ta­mente al Ibex-35. De ellos, un total de 25 co­rres­ponden a emi­siones de bo­nos, cer­ti­fi­cados y al­gunos otros pro­ductos es­truc­tu­ra­dos, de bancos na­cio­nales y ex­tran­je­ros, cuya ren­ta­bi­lidad final de­pende del cierre de al­guna se­sión con­creta del Ibex. Otros 34 son fondos de in­ver­sión, mu­chos de ellos de la ca­te­goría de los ga­ran­ti­za­dos, que tam­bién vin­culan las ga­ran­tías y la ren­ta­bi­lidad a la evo­lu­ción del Ibex-35. Y fi­nal­mente hay re­gis­trados tam­bién otros 12 de­pó­sitos a plazo de bancos y cajas que tam­bién re­fe­ren­cian to­tal­mente la ren­ta­bi­lidad a la marcha del Ibex. Para quienes tengan su di­nero en al­guno de estos pro­ductos la acu­mu­la­ción de poder en el ín­dice sí es im­por­tante.

A lo largo de los pró­ximos meses va a haber una au­tén­tica ava­lancha de no­ti­cias y ru­mo­res, en forma de qui­nielas o con­ver­sa­cio­nes, sobre las fu­siones de la banca. Ello va a con­tri­buir a que la co­ti­za­ción de estos va­lores sufra os­ci­la­ciones im­por­tantes en al­gunas jor­nadas que con­tri­buirán po­de­ro­sa­mente a que el Ibex-35 tam­bién tenga po­tentes al­ti­ba­jos. Los ana­listas seña­lan, sin em­bargo, que una de las ta­blas de sal­va­ción puede estar en que los dos grandes (Santander y BBVA) de­penden más de sí mismos que de las qui­nielas sobre fu­sio­nes, aunque en el caso de BBVA sí puede haber más dientes de sie­rra, de­pen­diendo de con quién acabe ca­sán­dose, ya que el mer­cado da por hecho que pro­ta­go­ni­zará al­guna fu­sión de re­lum­brón.

Otro pro­blema adi­cional a corto plazo es el de la re­gu­la­ción del sector eléc­trico, sobre la mesa del nuevo Gobierno, y que tam­bién va a afectar a la co­ti­za­ción de las em­presas del sec­tor, de­pen­diendo de cómo de­cida el Ministerio de Industria so­lu­cionar el pro­blema del dé­ficit de ta­rifa. Las eléc­tricas in­cluidas en el Ibex-35 suman un 11,8% de la pon­de­ra­ción del ín­dice, en­ca­be­zadas por Iberdrola, que su­pone un 8,33% del total del Ibex. Muchas in­cóg­nitas para una bolsa que de­pende en más de tres cuartas partes de menos de la cuarta parte de sus va­lo­res.

Artículos relacionados