TENDENCIAS

CAM: candidatos a la trena

María Dolores Amorós, CAM
María Dolores Amorós, CAM

En marzo del año 2000, Mario Conde era con­de­nado por la Audiencia Nacional a diez años y dos meses de pri­sión -más tarde am­pliada a 20 años- por los de­litos de apro­pia­ción in­de­bida, es­tafa y fal­sedad co­me­tidos du­rante su etapa al frente de Banesto. Junto a él, el vi­ce­pre­si­dente Romaní era con­de­nado a una pena de trece años y ocho meses de pri­sión. Los otros im­pli­ca­dos, Garro, Pérez Escolar, Hachuel y Lasarte fueron con­de­nados a 6, 10, 4 y 4 años de pri­sión, res­pec­ti­va­mente, además de con­denar a todos ellos a de­volver las can­ti­dades in­de­bi­da­mente apro­pia­das.

Era el final del expediente disciplinario abierto por el Banco de España a la entidad presidida por Mario Conde y que guarda un extraordinario paralelismo con el remitido la pasada semana por la entidad supervisora a la Audiencia Nacional y referido a los antiguos directivos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) para que lo incorpore a la causa penal que el órgano jurisdiccional tiene abierta.

La Audiencia Nacional admitió a trámite en noviembre de 2011 una querella contra la casi totalidad del último equipo dirigente de la CAM, presentada por un abogado en representación de más de un centenar de afectados, en la que se les acusa de delito societario, estafa y falsedad documental. Por su parte, el Banco de España abrió un expediente a 49 antiguos gestores con el objetivo de investigar si cometieron algún tipo de negligencia o irregularidad durante los años que estuvieron al frente de la entidad alicantina.

La acusación insiste en que las irregularidades cometidas por los antiguos gestores de la CAM son constitutivas de delito, ya que, a su juicio, entre otras "actividades", mintieron sobre los resultados y engañaron a los compradores de cuotas participativas. Con la incorporación del expediente del regulador a la causa penal, se pretende evitar que la investigación del Banco de España se salde con una "simple" multa económica por infracción administrativa.

Intervenida por el Banco de España en julio del pasado año, la CAM está pendiente de autorización comunitaria para ser absorbida definitivamente por el banco Sabadell. Sus cuentas son un pozo sin fondo y las pérdidas superiores a los 2.700 millones de euros al cierre del ejercicio 2011, no parece que reflejen la realidad de una entidad que tienes unos niveles de morosidad cercanos al 24%.

El cúmulo de irregularidades reflejadas en el expediente del Banco de España enviado a la Audiencia Nacional y al que ha tenido acceso un medio de comunicación, recoge todos los maquillajes y artificios contables que el equipo directivo puso en práctica para eludir entrar en pérdidas, lo que finalmente no ha conseguido y que ha llevado a la entidad a suspender el pago de intereses de tres emisiones de deuda, cuyos abonos estaban previstos para el 15 de febrero.

El informe de la supervisión del Banco de España detalla minuciosamente la batería irregularidades, maquillajes y artificios contables que llevaron a cabo los directivos de la CAM, al menos desde 2008, aunque todo parece indicar que ninguno de esas presuntas actividades fraudulentas fueron detectadas en tiempo y forma por los técnicos de la entidad supervisora, ya que se entiende que de haber sido así no se hubiera llegado a este escandaloso final.

Acusaciones de incumplimiento del coeficiente de solvencia, de alterar la realidad patrimonial o de encubrir la morosidad, son algunas de las "imputaciones" que, a toro pasado, han detectado los inspectores del Banco de España en una entidad que al día de hoy ha requerido ya más de 11.000 millones de euros del FROB y del Fondo de Garantía de Depósitos.

Pero todo ello no fue obstáculo para que los siete directivos que permanecieron al frente de la caja tras su intervención percibieran, con independencia de planes de jubilación, cerca de dos millones y medio de euros durante 2011 que no podían salir de otro sitio que de las cantidades aportadas por el FROB.

Así las cosas y con el antecedente de Banesto, son muchos los expertos que consideran que muchos de los miembros del anterior equipo gestor de la Caja de Ahorros del Mediterráneo pueden dar con sus huesos en la cárcel y aunque son 49 los antiguos directivos y consejeros que tienen abierto expediente informativo por el supervisor, algunos de ellos son serios candidatos a ir a la trena como en su momento lo hicieron Conde y Romaní.

La lista de candidatos de los antiguos gestores a ocupar plaza en alguno de los centros penitenciarios españoles es más que relevante, aunque a título meramente orientativo merece la pena citar algunos de los casos más relevantes.

Crespo como expresidente y máximo responsable de la gestión; Amorós, última directora general de la CAM, tenía un salario bruto de 594.000 euros anuales y, poco antes de que el Banco de España se hiciera cargo de la CAM, se concedió una pensión vitalicia anual de 370.000 euros; López Abad, penúltimo director genera que se prejubiló a raíz del fracaso de la fusión con Cajastur y se llevó una indemnización de 5,5 millones de euros, y Llorca, efímero exdirector general adjunto, que se fue con una indemnización de más de dos millones y medio de euros, son cuatro de los principales aspirantes a ser convocados por la Audiencia.

A partir de ahí, nombres de directivos como los de Meseguer, Soriano, Gabriel Sagristá, Gil Mallebrera o de consejeros como Benito_** **_que obtuvo préstamos blandos por 47,5 millones en cuatro años, tendrán que explicar ante el magistrado algunos aspectos demasiado oscuros de su vida financiera.

Por lo pronto y según publica el único medio que ha tenido acceso al expediente del Banco de España, las acusaciones son de grueso calibre: "financiar suelo muy por encima del precio de adquisición originario por el grupo promotor", permitir a sociedades participadas "disponer de fondos sin conocer el objeto de la financiación" o apoyar "proyectos especulativos cuya viabilidad dependía de una actuación administrativa incierta". En acertada frase del periodista que obtuvo la primicia del expediente "el texto es una denuncia del saqueo sistemático de la caja alicantina y de la cultura del pelotazo animada por la entidad".

  • **Cara y la cruz del sistema financiero **

La tasa de mora del sistema financiero español finalizó 2011 en el 7,6%, 1,8% por encima de la del año anterior. El deterioro económico y financiero ha provocado un aumento del saldo de crédito dudoso del 27%, con un incremento promedio trimestral de 7.100.000 de euros y que es el doble que el año anterior.

La economía y los nuevos requerimientos de provisiones presionarán los resultado a la baja durante 2012, algo que será parcialmente compensado por la apelación al BCE que supone ya el 37% del total en términos netos y el 20% en brutos. Esto se debe a que, mientras que los europeos lo vuelven a depositar, los españoles lo usan (de manera creciente en la recompra de su propia deuda).

El próximo día 29, habrá que estar pendientes a la subasta cuyos resultados pueden aportar mucha información.

Tendencias es una publicación on line de circulación restrindida editada por Carlos Diaz-Guell.

La colección histórica de Tendencias puede consultarse en http://www.tendenciasdeldinero.com/

Artículos relacionados