Bancos y ase­gu­ra­doras es­pañolas per­derán más de 600 mi­llones de euros

El acuerdo en el Parlamento griego hace arder Atenas pero fortalece la previsión alcista del euro frente al dólar

Los ex­pertos alertan del com­por­ta­miento cí­clico del mer­cado mo­ne­ta­rio, lo que po­dría des­bancar a EEUU como pa­raíso de las com­pras

Cotización del dólar.
euro_dolar

El de­bate sobre el plan de aus­te­ridad exi­gido a Grecia por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional para des­blo­quear el se­gundo pro­grama de ayudas por valor de 130.000 mi­llones se ha ce­rrado con una ma­yoría in­fe­rior a la que que­rían los or­ga­nismos in­ter­na­cio­nales y con má­xima ten­sión en las ca­lles de Atenas. Estos bus­caban el apoyo de todos los par­ti­dos. Pero si no lo ha con­se­guido de to­dos, al menos ha ob­te­nido el apoyo de los dos gran­des, los únicos que tienen ex­pec­ta­tivas de poder go­bernar el país. Las di­si­den­cias entre los dipu­tados so­cia­listas y del par­tido de la de­recha de Antoni Samaras han es­tado dentro de los lí­mites pre­vis­tos. Los 16 dipu­tados del par­tido de la ul­tra­de­recha Laos que se han opuesto a las me­didas pa­recen pensar más en las fu­turas elec­ciones de abril. Para los bancos y ase­gu­ra­doras es­pañolas con in­ver­sión en deuda so­be­rana griega el acuerdo su­pone re­gis­trar una pér­didas de unos 600 mi­llo­nes, la ma­yoría de ellos pro­vi­sio­na­dos. Sobre todo en el sector ase­gu­ra­dor, al que la nor­ma­tiva obliga a re­gis­trar las in­ver­siones por el valor real. El acuerdo ha hecho arder Atenas.

Los mercados dirigen ahora su mirada a la respuesta que den los ministros de finanzas de la zona euro el próximo miércoles, plazo fijado al Gobierno heleno y a los partidos que lo sustentan para que detallen cómo van reducir sus algo más de 325 millones de euros de desfase para equilibrar las peticiones internacionales de ajuste. Pero el gran peligro de quiebra desordenada parece desaparecido. 

El representante de los bancos y entidades financieras privadas afectadas, Charles Dallara, ha querido lanzar un grito de alarma sobre los riesgos si no se logra alcanzar un acuerdo. En una entrevista en el diario Kathimérini pedía que los diputados griegos comprendieran que, más allá del rigor que se debe aplicar a las cuentas públicas, también están las numerosas ventajas concretas que va a recibir el pueblo griego si sus representantes aprueban el plan de rigor.

Tendencia anual del euro alcista

A pesar de la grave crisis de confianza sufrida este año en la eurozona consecuencia de la crisis de la deuda soberana, con la prima de riesgo de los países periféricos disparada y las acusaciones de los banqueros de que la crisis se debe a los políticos, la tendencia anual de la relación EUR-USD ha sido alcista. Lo sigue siendo.

Al margen del reconocimiento de que son muchos los elementos que están detrás del valor de cotización de una divisa, el crecimiento espectacular del déficit presupuestario alcanzado por la administración Obama y el apoyo parlamentario a la reforma griega que evita su quiebra de momento, hacen prever que seguirá así.

La evolución está siendo analizada en profundidad por los departamentos de tesorería de los bancos. Pues el mercado de divisas, como reitera el director del departamento de estudios de Intermoney, José Carlos Díez, el primer operador español del mercado secundario de deuda soberana, son el mayor mercado financiero del mundo. Opera las 24 horas del día, los 365 días del año.

Por su parte, Manuel Domínguez-Blanco, director de Techdivisas, señala que a diferencia de otros mercados, su ausencia de riesgo sistémico y la garantía de ejecución de stop por la fuerte liquidez lo convierten en un mercado con claras ventajas competitivas. Todo ello lleva a poder sacar una rentabilidad con rigurosa gestión del riesgo y sin cegarse con rentabilidades que resultan irreales e insostenibles a largo plazo.

Los analistas técnicos insisten en que las tendencias en divisas tienen una perspectiva de muy largo plazo que suelen durar entre 5 y 10 años. Esta tendencia cíclica podría estar enviando una señal de alerta, pues el cambio en la relación del EUR-USD se produjo en el 2002 a consecuencia de la inseguridad americana tras el 11-S del 2001 y la explosión de la burbuja de las dot.com que empezaron a lanzar dudas sobre la inversión en la moneda americana como moneda refugio.

Los expertos charlistas y de análisis de tendencias han alertado de que la relación EUR-USD tiene un canal bajista a largo plazo que puede romper el mínimo de los niveles del 1,20. Pero alertan de que mientras no se rompa el nivel de cierre mensual en el 1,30 no se debe hacer una proyección definitiva bajista.  

El acuerdo de Grecia, sumado a otros elementos que influyen directamente en la correlación de fuerzas de las monedas, fortalece la idea de que la tendencia del euro con el dólar sigue siendo alcista a largo plazo, pese a la teoría de los ciclos. También los turistas tendrán que esperar unas semanas para poder hacer con más garantías las opciones de cambio a la hora de realizar sus viajes.  

 

 

 

Artículos relacionados