El mi­nistro Soria da por hecho que no se cum­plirá el ob­je­tivo de dé­ficit cero para 2013

La luz subirá como mínimo un 7% en enero

En la subasta de energía del 21 de di­ciembre se es­pera que se pro­duzca un au­mento de entre el 12% y el 13%

factura de la luz
factura de la luz

El re­cibo de la luz po­dría subir como mí­nimo un 7% en enero pró­ximo si se con­firman las pre­vi­siones del sector de que la subasta de energía que se pro­du­cirá el 21 de di­ciembre pró­ximo se re­gis­trará un au­mento de entre el 12% y el 13% en el precio de la elec­tri­ci­dad. De ser así, y si Industria man­tiene su idea de las úl­timas re­vi­siones de con­gelar los peajes de ac­ceso, la ta­rifa re­gu­lada re­fle­jaría un as­censo del 7% anun­ciado. Queda por de­ter­minar el efecto que ten­drán los nuevos im­puestos que el Ministerio prevé aplicar al sector en 2013. El Gobierno ha im­puesto un gra­vamen del 7% a la ge­ne­ra­ción eléc­trica, dos nuevos im­puestos para las cen­trales nu­clea­res, un canon del 22% sobre la pro­duc­ción hi­dro­eléc­trica y el cén­timo verde para el gas na­tu­ral, el carbón y el fue­loil. El sector exige que todos estos gra­vá­menes se in­cluyan en las ta­rifas y que vayan a cargo del con­su­midor fi­nal. De no ser así, re­claman que se re­tiren al­gunas de las nuevas ta­sas.

Con todos elementos, el ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, tendrá que decidir si dispara las tarifas a principios de año o intentará amortiguar el golpe a 25 millones de usurarios que están acogidos a la tarifa regulada. Una difícil tesitura por cuanto que los objetivos que tenía previsto para este año de que el déficit tarifario no se le fuera de las manos y lograr el nivel cero en 2013 no lo va a poder cumplir. De entrada, de los 1.500 millones de euros de desviación que estaban presupuestados sobrepasará los 5.000 millones, más de tres veces lo previsto.

Estos 3.500 millones de euros de desviación surgen, según el sector, no sólo de unos menores ingresos derivados de la caída de la demanda -se estima que en todo 2012 se produzca un descenso del 2% por la crisis y la menor actividad industrial-, respecto a las previsiones del Gobierno cuando aprobó las tarifas en enero pasado, sino del incremento de los costes regulados. En este apartado, tienen especial relevancia las primas a las energías renovables que han alcanzado una cifra de unos 8.400 millones de euros. La congelación de los peajes es también uno de los factores que han contribuido a que el déficit de tarifa se dispare.

El titular de Industria ha intentado precisamente en las últimas subastas de energía rebajar el impacto de las subidas frenando la aplicación de los peajes pese a que el sector considera que la medida es ilegal. Los peajes representan el 50% de las tarifas eléctricas por lo que las compañías consideran que el ministro está contraviniendo la normativa actual, sin  que las tarifas incluyan los dos elementos que se deben tener en cuenta.

Desde que llegó a Industria, el actual ministro sostiene, en cambio, que si el precio de la luz sube o baja en España va a ser como consecuencia de lo que marque el mercado pero no por los polémicos peajes. Ahora bien, esta postura de Soria, mantiene enfrentado a todo el sector y no se descarta que las eléctricas vuelvan a presentar una nueva demanda ante el Tribunal Supremo.

Precisamente, en marzo pasado se produjo un fuerte aumento del recibo de la luz del 7% como consecuencia de la sentencia del Tribunal Supremo que obligaba al Gobierno a aplicar una subida retroactiva por anteriores congelaciones de la parte regulada del recibo que no se habían aplicado.

Las compañías eléctricas están cobrando ahora estos atrasos mediante un prorrateo que están aplicando a las facturas entre agosto y diciembre de 2012. Los consumidores han tenido que pagar una medida de unos tres euros durante todos estos meses. Además, de este recargo, el recibo se ha visto afectado desde septiembre por el aumento del IVA, al pasar del 18% al 21%.

Fuentes del sector consideran que los nuevos impuestos que entrarán en vigor en 2013 van a encarecer forzosamente las tarifas y, que si Industria no  lo tiene en cuenta, el déficit se disparará aún más. El ministro está convencido, por su parte, de que con los impuestos anunciados y con la nueva Reforma Eléctrica que entrará en vigor en 2013 podrán controlarse todas aquellas desviaciones que han generado ya un agujero en el sector de 24.000 millones de euros.

En este sentido, sostiene que no se puede reducir ese déficit sin cargar costes a las empresas. Hace un mes, Soria dijo en la sede de la CEOE que las medidas adoptadas "pueden no gustar a la patronal", pero anunció que esto no es posible si no se reparten las cargas entre los agentes implicados en el sector, empresas, consumidores y administraciones públicas. ¿Alguien está pensando que podemos corregir el déficit repercutiendo el coste sólo sobre la tarifa del consumidor?, se preguntó. "No sería razonable", señaló. 

Artículos relacionados