La pro­puesta de la bra­si­leño-­co­lom­biana Avianca no tiene gran com­pe­tencia

La portuguesa Tap se queda prácticamente sin novios por la lentitud del proceso de privatización

Los grupos es­pañoles que­darán al margen de las pri­va­ti­za­ciones por­tu­guesas

TAP
TAP

Todo o casi todo lo que toca el go­bierno con­ser­vador luso di­ri­gido por Passos Coelho sale caro a los ciu­da­da­nos, a las em­presas y al propio Estado. Bajo la tu­tela de la troika FMI/BCE/UE desde hace más de un año, y con un plan de res­cate de 78.000 mi­llones de eu­ros, Portugal no acaba de ver la luz al final del túnel y tiene ce­rrado el re­greso a los mer­cados fi­nan­cieros hasta se­tiembre del 2013. Con la eco­nomía en re­ce­sión, el dé­ficit por las nu­bes, una nueva mo­ción de cen­sura en el Parlamento, ma­ni­fes­ta­ciones mul­ti­tu­di­na­rias en la calle y una nueva huelga ge­neral con­vo­cada par el 14 de no­viem­bre, el eje­cu­tivo solo ve una sa­lida po­sible para al­canzar las metas del dé­ficit fi­jadas par Bruselas: re­bajar al mí­nimo las pres­ta­ciones so­ciales y el peso del Estado, y sobre todo mul­ti­plicar la pre­sión sobre los ciu­da­da­nos, a los que el mi­nistro de las Finanzas Vítor Gaspar anunció esta se­mana un nuevo y "enorme au­mento de im­pues­tos".

Al Gobierno de Lisboa le sale mal hasa el proceso de privatizaciones, forzado desde Bruselas dentro del plan de saneamiento de las finanzas pùblicas. La aerolínea Tap es buena prueba de ello. Según la "troika", la compañía deberá quedar privatizada para finales de año, y al término de la primera fase del proceso, la lista de los novios potenciales quedó reducida prácticamente a Avianca.

Lo de Tap, cuya privatización lleva casi una década sobre la mesa -pero siempre con la clara preocupación por parte de los gobiernos de turno, de los sindicatos y también de los propios empleados de la aerolínea de que ésta no tuviera nunca que quedar bajo el control de Iberia- es particularmente llamativo. Hace solo un par de meses, tras la aprobación del memorando sobre la situación económica y financiera de la compañía, los responsables de la privatización garantizaban que había "más de una decena" de aerolíneas internacionales y de inversores interesados en la operación, cuyo éxito estaría así garantizado, antes inclusive de conocer el pliego de condiciones, que aun no fue estudiado ni aprobado por el consejo de ministros.

De hecho, lo que hicieron los dirigentes portugueses fue crear falsas expectativas de cara a privatización de Tap. Tanto es así que a la hora de la verdad, el gobierno solo recibió por la aerolínea de bandera tres ofertas aun no vinculantes y sobre las cuales mantiene una política oficial de secreto, en relación con la identidad de los novios potenciales. Sin embargo, toda la prensa lusa ya se hizo eco de "filtraciones" que prácticamente colocan a Tap en manos de un "self mad man" latino-americano de 63 años, Germán Efromovich, accionista mayoritario del grupo brasileño Synergy Aerospace que controla Avianca. Curiosamente, en relación con los dos otros presuntos interesados, aun no salió ninguna "filtración" sobre sus identidades.

Iberia, descartada

En todo caso, de lo que no queda duda es que por alguna razón Tap dejó súbitamente de interesar a aerolíneas internacionales como British Airways-Iberia (IAG), que había sido la primera a manifestar su interés, pero que anunció "in extremis" su retirada de la carrera por los retrasos sucesivos del proceso de privatización. Lo cierto es que IAG no había contado nunca con la simpatía de las autoridades lusas, de los sindicatos y de los empleados de Tap. IAG contemplaba hacerse con el 100% de la compañía, en contra de los intereses de los pilotos, que en el ámbito de la privatización reclaman quedarse con hasta el 20% del capital. Lo que estaba igualmente en juego eran las "sinergias" con Iberia. Para las autoridades lusas, su explotación supondría un grave riesgo para el "hub" de Lisboa para América Latina (Brasil), y que siendo crucial para el futuro de Tap reviste un carácter de "interés nacional".

Por el camino quedó también el interés de la alemana Lufthansa, que pese a tener a Tap como aliada dentro de la Star Alliance, mantuvo siempre que su estrategia de expansión ya no asienta en una política de adquisiciones, sino en el crecimiento interno, a través la apertura de nueva líneas. Pero lo más sorprendente, quizás, ante las expectativas creadas por el proprio gobierno y por la gestión de Tap, fue la renuncia de compañías que habían manifestado algún interés por la transportadora aérea lusa:. La chileno-brasileña LATAM, la británica Virgin Atlantic Airways de Richard Branson, la brasileña Gol, la norteamericana Delta Airlines, la compañía Ethiad de Abu Dhabi y la Singapur Airlines, a expensas de alguna sorpresa de última hora, han optado por no participar en la privatización que la "troika" quiere ver concluida hasta finales de año.

Por lo tanto, pese al extraño silencio que las autoridades lusas y la gestión de Tap siguen manteniendo en relación con la origen de las "tres propuestas no vinculantes" que tendrían manos, el "gran favorito" para hacerse con la aerolínea es el grupo Synergy Aeroespace de Germán Efromovich, que pese a haber negado su interés a Bloomberg, necesita a la aerolínea portuguesa para dar una dimensión internacional y transatlántica a sus compañías Avianca Taca (Colombia) y Avianca Brasil. El techo del 49% que Bruselas pone todavía al control de compañías aéreas europeas por parte de no europeas, no supondría ningún obstáculo. La UE tiene previsto cambiar pronto la reglamentación, y además se comenta en Lisboa que pese a su doble nacionalidad colombiana y brasileña, Germán Efromovich, que nació en Bolivia, también es ciudadano europeo: es hijo de polacos, y en materia de nacionalidad Polonia aplica la regla del "ius sanguinis", que se transmite de padres a hijos sin ningún limite de generaciones.

Sin embargo, algunos medios ponen la cuestión de saber si un grupo como Avianca, que carece aún de una imagen internacional consolidada, es el "socio ideal" para Tap, que son su "hub" de Lisboa ocupa una posición clave no solo en el tráfico entre Europa y América Latina (Brasil), sino también entre Europa y antiguas colonias africanas lusas como Angola y Mozambique. La transportadora aérea portuguesa, que por imperativo de Bruselas lleva casi una década sin poder recibir "ayudas públicas", necesita además una inyección inmediata de 500 millones de euros para volver a tener niveles positivos de capital proprio, y su futuro pasa igualmente por la liquidación o el saneamiento de 2.000 millones de euros de "activos negativos". Por lo tanto, su futuro dueño deberá tener una solida posición financiera, que según advierten algunos expertos del sector podría superar las posibilidades del grupo de Germán Efromovich, que en ese caso estaría planteando una alianza con socios locales, como el grupo luso Euroatlantic.

Secretismo

Pero el gran problema planteado por la privatización de Tap, es el "secretismo" y la "falta de transparencia" con que las autoridades lusas están llevando todo el proceso, el cual lleva ya varios años en preparación, y que pese a la fecha límite fijada por la "troika" (finales de año) podría volver a sufrir nuevos retrasos. Eso es lo que comentan algunos expertos, que además no descartan la posibilidad de alguna maniobra de última hora.

La privatización podría tener que volver al punto de partida, para abrir la puerta a otras ofertas internacionales más en acorde con los agobios financieros y las ambiciones de Tap como aerolínea de referencia. Y en ese caso, el nombre de IAG volvería ciertamente a sonar fuertemente. Pero lo cierto es que los grupos españoles no han tenido hasta ahora ningún éxito en las privatizaciones lusas: la eléctrica EdP y la gestora de las redes de electricidad y gas Ren, por ejemplo, quedaron prácticamente bajo el control del capital público chino, y sin que las homologas españolas Endesa, Iberdrola y Ree llegaran a consderar alguna oferta, al contrario lo que se había especulado los últimos años, cuando el socialista José Sócrates aun gobernaba el país y apostaba en la inversión española.

Artículos relacionados