REESTRUCTURACIÓN FINANCIERA

Ante el si­lencio del Gobierno de Rajoy y del Banco de España

Isidre Fainé niega conversaciones entre 'la Caixa' y Bankia pero no el interés de uno de los dos en la fusión

Se pre­ci­sa­rían entre 25.000 y 50.000 mi­llones para hacer viable la ope­ra­ción

Isidre Faine, presidente de Caixabank y Rodrigo Rato, presidente de Bankia
Isidre Faine, presidente de Caixabank y Rodrigo Rato, presidente de Bankia

¿Fin a los ru­mo­res? ¿O más ma­dera en la in­cer­ti­dum­bre? Lo cierto es que el pre­si­dente de 'la Caixa', Isidre Fainé, ha te­nido que salir a la pa­lestra para negar lo que ya son evi­den­cias y fo­lios es­cri­tos, la even­tua­lidad de una fu­sión entre CaixaBank y Bankia. El pre­si­dente de la en­tidad ca­ta­lana, sin em­bargo, ha ase­gu­rado que no man­tiene nin­guna ne­go­cia­ción con Bankia con vistas a una po­sible fu­sión. "No hay nin­guna ne­go­cia­ción con Bankia, ni ningún equipo de tra­bajo tra­ba­jando para Bankia, ni pa­peles de Bankia", aclaró el miér­coles Fainé en la clau­sura de un al­muerzo con em­pre­sa­rios de la Cámara de Comercio de Barcelona. Pero en me­dios po­lí­ticos ca­ta­lanes y en al­gunos ma­dri­leños se in­siste en que, dentro de la po­lí­tica de con­so­li­da­ción fi­nan­ciera de­fen­dida desde el Gobierno de Mariano Rajoy, la "fusión del si­glo" no deja de ser una "opción muy se­ria" a tener en cuenta. Incluso se pueden hacer nú­me­ros, aunque no salgan del todo.

Fainé ha hecho estas declaraciones tras las informaciones que apuntan a que el Gobierno liderado por Mariano Rajoy vería con buenos ojos una fusión entre CaixaBank y Bankia (unión de Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de La Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia), aunque en declaraciones oficiales el Ejecutivo no habla de nombres de entidades, sino solo de la necesidad de una segunda ronda de integraciones sin coste al erario público.

Convertida en la "serpiente del invierno", la posible fusión entre CaixaBank y Bankia ha planteado dudas de todo tipo que, en ningún momento, han querido ser despejadas ni por el Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos ni tampoco por el desaparecido gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez. La respuesta a esas dudas por parte de muchos analistas centra el problema. Sin recursos en el Fondo de Garantía de Depósitos, tras la operación de la CAM y de la CCM, el Gobierno tendrá que instrumentar nuevas ayudas públicas, al margen del "banco malo" que algunos banqueros ven como la solución menos mala.

Algunos analistas internacionales incluso estiman que la entidad resultan, que superaría en tamaño al Banco Santander y por supuesto al BBVA, requiriría entre 25.000y  50.000 millones de euros con el objetivo de digerir los costes propios de la operación así comola exposición al ladrillo, los vencimientos  de los recursos ajenos y el déficit de capital resultante, que probablmente sería menor al que se estimaba para Bankia y Caixabank por separado.

Se niegan las conversaciones, como ha ratificado Isidre Fainé, pero la operación no ncesariamente deje de ser el objeto del deseo de una de las dos entidades, claro que no es el caso de Bankia, cuyo presidente Rodrigo Rato, ha apostado desde el principio por la creación de un ‘banco malo' como la mejor manera para superar los efectos de la crisis inmobiliaria en el balance de las entidades financieras españolas.

La operación, si se produjera como una estricta fusión, tendría un coste desproporcionado, según algunos analistas. Si resulta difícil de calcular las ayudas que necesitará ?la Caixa' para absorber Bankia, ésta precisaría más de 12.500 millones para equilibrar dejar lla herencia acumulada de la pésima gestión y la exposición al ladrillo, de los que al menos 5.000 millones corresponden a suelo, procedente fundamentalmente de Bancaja.

Bankia tiene que enviar el viernes al Banco de España su programa de recapitalizaicónr, calculado en 1.330 millones de euros por la Autoridad Bancaria Europea. Los analistas estiman que Caixabank se necexasitará ampliar capital en cifras "muy importantes" para poder digerir Bankia. Actualmente, la  capitalización bursátil de Caixabank es de 14.500 millones de euros, frente a los 6.300 millones de Bankia. La plantilla y las oficinas de ambas entidades precisarían tal ajuste, que laboralmente la oepración se da como muy dificil de digerir desde el punto de vista laboral. Sin hablar del político. 

 

 

Artículos relacionados