El Banco de España elabora al fin los parámetros para fijar el valor de las cajas  

Diseña el mé­todo para de­ter­minar el valor real de las en­ti­dades que ne­ce­siten ayuda del FROB

Francisco Javier Aríztegui, sub­go­ber­nador del Banco de España y pre­si­dente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, ha lo­grado des­pués de casi dos años de vi­gencia del Real Decreto Ley 9/2009 es­ta­blecer una me­to­do­logía para de­ter­minar el valor eco­nó­mico de las cajas de aho­rros que vayan a ne­ce­sitar ayudas del FROB. La pu­bli­ca­ción del do­cu­mento es del mes de mayo de 2011. El Real Decreto Ley men­cio­nado sobre la re­es­truc­tu­ra­ción ban­caria y re­for­za­miento de los re­cursos pro­pios de las en­ti­dades de cré­dito es del 26 de junio del 2009. Casi dos años para ela­borar una me­to­do­lo­gía, que pa­rece sa­cada del power point de una con­sul­tora, no pa­rece darse mucha prisa. Las 63 pá­ginas del do­cu­mento vienen a con­firman las sos­pe­chas con­fe­sadas por altos res­pon­sa­bles del Ministerio de Economía y Hacienda, según los cua­les, las cajas es­pañolas están di­vi­didas en tres gru­pos.

Las que no atraviesan más dificultades de cara a su viabilidad que las propias de la caída del negocio por la atonía de la economía española. Las que tendrán dificultades para poder salir a los mercados porque se duda en parte de su balance. Y aquellas que tendrán que recibir la ayuda del Estado para reestructurarse antes de acudir a los mercados.

Así el trabajo del FROB trata de establecer las condiciones para poder fijar el precio de adquisición o suscripción por el FROB de las acciones o aportaciones al capital de las entidades de crédito que se hará de acuerdo  con el valor económico de dichas entidades, que será determinado por uno o varios expertos independientes a designar por el FROB.

Al margen de las muletillas idiomáticas utilizadas por los redactores del documento, se insiste en lo obvio: en que la adquisición o suscripción se realizará de conformidad con la normativa española y de la Unión Europea en materia de competencia y ayudas de Estado, adoptando un criterio de prudencia valorativa.

Explica el FROB en el resumen ejecutivo de su documento que para mayor efectividad de los trabajos de valoración, el FROB ha celebrado un panel en el que han participado dos empresas auditoras de reconocido prestigio y dos bancos de inversión. Aunque el documento no lo dice se estima que serán a su vez de reconocido prestigio. Ambas entidades según el mencionado documento del FROB aúnan la visión de expertos en realizar due diligences y/o valoraciones propiamente dichas.

El mencionado panel ha asesorado al FROB sobre los procedimientos criterios y metodologías que representan las mejores prácticas del mercado en procedimientos de adquisición de negocios y que son los que se resumen en el presente documento. No resulta sencillo de comprender, como destacan algunas fuentes profesionales consultadas, que si eran las mejores prácticas ya existentes en los mercados, se hayan tardado dos años en ponerlas blanco sobre negro para conocer el criterio del Banco de España.

Concluye el FROB en su presentación que la toma de una participación por el FROB en una entidad de crédito requerirá de tres acciones: 1. Establecimiento de un plan de negocio que estará contenido en el plan de recapitalización que apruebe el Banco de España. 2. Realización de una due diligence y 3. Realización de una valoración de la entidad de crédito. Estos dos últimos pasos será realizados por uno o más expertos independientes designados por el FROB.

Como se ve el margen es amplísimo. Siempre podrán decir lo mismo y lo contrario como ha sucedido en más de una ocasión en la subcomisión del FROB del Congreso de las Diputados.

La próxima comparecencia de Aríztegui en el Congreso, comparecencia que no parece muy dispuesto a que la haya, debería ser muy aclaratoria. Hasta entonces.  

 

Artículos relacionados