Una de cada cuatro de estas em­presas cuenta con una pó­liza de este tipo

Las pymes comienzan a contratar seguros de responsabilidad civil para sus consejeros y directivos

Marsh sub­raya que en apenas cuatro años las con­tra­ta­ciones se han dis­pa­rado más de un 200% y que en 2010 han cre­cido el 30,14%

PYMES
PYMES

Tras dos dé­cadas de im­plan­ta­ción en España, el se­guro de Responsabilidad Civil para Consejeros y Directivos de las em­presas (D&O, por sus si­glas en in­glés) se ha con­so­li­dado de­fi­ni­ti­va­mente en España. Y lo está ha­ciendo gra­cias, fun­da­men­tal­mente, a las pe­queñas y me­dianas em­presas (pymes). El in­terés que el se­guro de D&O ha te­nido para las grandes em­pre­sas, desde que em­pezó a co­mer­cia­li­zarse en la dé­cada de los 90, se va ex­ten­diendo, pro­gre­si­va­mente, sin prisa pero sin pausa tam­bién a las py­mes. El IV "Estudio sobre el Mercado Español de Seguros de D&O", rea­li­zado por Marsh en co­la­bo­ra­ción con el des­pacho de abo­gados Davis Arnold Cooper, muestra que du­rante 2010 un 30% más de em­pre­sas, fun­da­men­tal­mente py­mes, han con­tra­tado estas pó­li­zas, para "alcanzar se­gu­ridad y pro­tec­ción en su ges­tión ante las tur­bu­len­cias de la crisis eco­nó­mica, y re­forzar su go­bierno cor­po­ra­ti­vo".

Desde 2006 las contrataciones de seguros de D&O se han disparado más de un 200%, y sólo el año pasado, se incrementaron un 30,14%, lo que significa que el mercado español ya cuenta con 23.669 pólizas para consejeros y directivos.

A este incremento han contribuido: por un lado, el endurecimiento de la responsabilidad de los directivos, que han supuesto la reforma del Código Penal y la promulgación de la Ley de Sociedades de Capital, y por otro el mayor volumen de reclamaciones fruto de la crisis. También hay que tener en cuenta la gran actividad comercial desarrollada por las compañías de seguros entre pymes y también micropymes.

Prácticamente una de cada cuatro pymes españolas cuenta ya con un seguro de D&O. Entre los nuevos compradores de estos seguros destacan las empresas dedicadas al ocio y el turismo, las ligadas a la denominada sociedad de la información, a las tecnologías médicas y a los servicios. El incremento de las contrataciones de estas pólizas también ha sido especialmente relevante, por primera vez, en empresas municipales y sociedades estatales, así como de sociedades anónimas deportivas.

En 2010, las empresas españolas invirtieron casi 120 millones de euros  en proteger a sus directivos y a los miembros de sus consejos de administración, un 3,7% más que el año anterior. En cambio, la prima media abonada por las empresas se ha reducido casi un 20%, pasando de 6.325 euros a 5.053 euros, manteniéndose la tendencia a la baja de los últimos años.

En cuanto a las reclamaciones contra consejeros y directivos en 2010, registraron un incremento superior al 12%. Una tasa relevante, aunque supone un crecimiento muy inferior al experimentado en 2009, cuando la eclosión de la crisis y su impacto en el sector inmobiliario elevaron las reclamaciones un 60%. Pese a ello, el aumento de siniestros en 2010 evidencia que una de cada tres empresas que tenía contratado un seguro de D&O sufrió una reclamación contra sus directivos, o estuvo en situación de recibirla.

"La crisis ha provocado que no sólo se reclame más, sino que se haga por mayores cuantías. Ya casi no hay reclamaciones por debajo de los 50.000 euros", aseguró José María Elguero, director de Estudios de Marsh. Según se desprende de las demandas interpuestas en el Tribunal Supremo, lo habitual es que los reclamantes soliciten a los consejeros y directivos entre 200.000 euros y 500.000 euros por los perjuicios económicos que les han causado sus decisiones.

En cuanto a la reacción del mercado a estos siniestros, el 87% de los pagos realizados por las aseguradoras corresponden a la cobertura de Defensa Jurídica, síntoma de la situación de latencia de muchos procedimientos que aún tardarán años en resolverse. El 6% de las indemnizaciones están ligadas a la responsabilidad civil.

Destaca también la introducción de nuevas coberturas, como Inhabilitación judicial, Defensa jurídica penal para la persona jurídica y Reclamaciones medioambientales

Los que más reclaman a los consejeros y directivos de las empresas son la propia junta general de accionistas (41,5%) los empleados (37,5%), los acreedores (9,2%), los clientes (5,5%), y los administradores/competidores (4,8%).

Por sectores, el inmobiliario y el de construcción siguen siendo los más reclamados, acaparando el 47% de las reclamaciones, seguidos por las entidades financieras (21%), el sector servicios (9%) y el energético (7%). Son las empresas del sector industrial las que más contratan los seguros de D&O, en una proporción de dos por cada una de servicios.

Por comunidades autónomas, la Comunidad de Madrid (23,5%), Cataluña (19%), Andalucía (12%) yla  Comunidad Valenciana (9%) suman más del 70% de la cuota de mercado del seguro de D&O en España,

"La herramienta aseguradora que permite a los altos cargos tomar decisiones sin temor a tener que responder con su propio patrimonio sigue extendiéndose entre el tejido empresarial español", interpretan en Marsh. Su consejero delegado, Álvaro Bosch, señala que "tras 20 años de andadura en España, el seguro D&O se ha convertido en una necesidad empresarial básica, alcanzando máximos históricos en 2010". En 2003, el volumen de primas apenas alcanzaba los 30 millones de euros. En 2010, son 120 millones, cuatro veces más.

 

 

Artículos relacionados