REORDENACIÓN FINANCIERA

CajAstur elude las presiones de Barreda y vende Aernnova a Abu Dhabi

Castilla La Mancha pidió que se apla­zara hasta des­pués de las elec­ciones

Cajastur
Cajastur

La peor no­ticia po­sible para el pre­si­dente de un Gobierno au­to­nó­mico. Y el peor mo­mento: vís­peras de las elec­ciones au­to­nó­micas y mu­ni­ci­pa­les. Pero CajAstur, pro­pie­tario de Caja Castilla La Manca (CCM) desde la in­ter­ven­ción de la en­tidad pre­si­dida por Juan Pedro Hernández Moltó por el Banco de España y que ha tran­for­mado en Banco CCM, ha desoído las pre­siones de José María Barreda, pre­si­dente de la Junta de Castilla La Mancha. Manuel Menéndez, pre­si­dente de la caja de aho­rros as­tu­riana, de­cidió eludir las pe­ti­ciones del Gobierno au­to­nó­mico para aplazar la venta de Aernnova a Mubadala, el fondo so­be­rano de Abu Dhabi, y ade­lan­tada por CapitalMadrid.info el pa­sado 4 de mayo, hasta des­pués de las elec­cio­nes.

 

Barreda se juega no sólo la presidencia del Gobierno autonómico, porque dejaría su cargo en favor de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP nacional y presidenta del regional, pese a que su marido, Ignacio López del Hierro, participó en muchas de las ruinosas inversiones industriales de CCM y de CCCM Corporación. Y supondría que el PP ha ganado las elecciones autonómicas, ya que nunca ha gobernado ni en Castilla La Mancha.

Cajastur no quiere desaprovechar las escasas oportunidades que la crisis ofrece para desprenderse de la cartera industrial de CCM y para lograr fondos que aceleren el saneamiento de esta entidad y permitan la fusión virtual con Caja Extremadura y Caja Cantabria, y la captación de inversores privados para el banco que crearán. Y ultima la venta del 23% que controla en Aernnova Aeroespace, el principal fabricante español de componentes aeronáuticos a Mubadala. El brazo inversor de los Emiratos Árabes Unidos justifica la operación en su interés por desarrollar sus actividades en el sector aeronáutico, donde ya cuenta con acuerdos con EADS/Airbus y General Electric, entre otras compañías.

Mubadala, que tiene un plan de inversiones de 16.300 millones de dólares para el ejercicio en curso, se haría con el 71% de Aernnova a cambio de un desembolso de 500 millones de euros. El equipo directivo, con el presidente Ignacio López de Gandásegui a la cabeza, mantendrá su 29%. CCM (en realidad, CajAstur, ya que la gestión de las participaciones industriales corresponde a la matriz y no a Banco CCM) ingresará unos 162 millones. El portugués Banco Espírito Santo (BES), con el 26%; el banco de inversión EBN (participado por varias cajas de ahorros), con el 11%, y la constructora Isolux Corsan, que tiene otro 11%, también venderan sus acciones en Aernnova a Mubadala.

Aernnova se creó en abril del 2006 como resultado de la segregación de la división aeronáutica de Gamesa Corporación Tecnológica. La sociedad matriz es Synergy Industry and Technology S A participada en un 29% por un grupo de directivos con el presidente de la compañía, Iñaki López de Gandásegui, al frente.

La venta del paquete de la antigua CCM en la aeronáutica vasca cuenta con la oposición del Gobierno que preside José María Barreda. Y no sólo por el impacto que puede tener en las elecciones autonómicas y municipales. Aernnova fue una de las grandes apuestas industriales del Gobierno de Castilla La Mancha para diversificar el tejido económico de la autonomía, alentada durante la etapa de Juan Pedro Hernández Moltó en la presidencia de la caja y de CCM Corporación. Buena prueba de ello es que en febrero Aernnova inauguró una planta en Illescas (Toledo) donde se fabricará el estabilizador horizontal y componentes del elevador y el timón vertical (rudder) del nuevo modelo de Airbus, el A350 XWB, y también componentes del cajón central del nuevo CSeries de Bombardier. En esa planta, el grupo aeronáutico invirtió 65 millones de euros.

Además, Aernnova tiene dos factorías ubicadas en el Polígono Industrial de Toledo: Internacional de Composites S A (ICSA), que surgió tras el cierre de la fábrica de armas de Toledo, y Aeronáutica y Automoción S A (AYA). Cuando la planta de Illescas esté a plena capacidad, Aernnova tendrá 900 empleos en Castilla-La Mancha.

Y la venta de la empresa a Mubadala, aunque ésta asegura que no sólo a va mantener sino a ampliar esas inversiones, deja esos proyectos en el aire. Justo en el peor momento, cuando Castilla La Mancha decide el futuro de su comunidad autónoma y de sus ayuntamientos.

Artículos relacionados