El dueño de los ho­teles Hesperia man­tendrá la pre­si­dencia y eleva su po­si­ción

Banqueros venezolanos opuestos a Chávez controlarán Bankpime

El por­tu­gués Banif aban­do­nará la en­ti­dad, y la ase­gu­ra­dora Agrupació Mútua re­duce su par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­rial

Bankpime
Bankpime

Bankpime, la en­tidad fun­dada en 1978 por el pro­fesor José Jané Solá, era el único banco (tras rea­lizar Bankinter una emi­sión de obli­ga­ciones con­ver­ti­bles ne­ce­sa­ria­mente en ac­cio­nes, y las fi­liales de Barclays Bank y Deutsche Bank, sendas am­plia­ciones de ca­pi­tal) con pro­blemas para cum­plir con las nuevas exi­gen­cias de ca­pital fi­jadas por el real de­creto ley de re­for­za­miento del sis­tema fi­nan­ciero en fe­brero. Hasta ahora, porque el Banco de España ha dado su visto bueno pre­li­minar a una ope­ra­ción di­señada por el ac­tual pre­si­dente de Bankpime y pro­pie­tario del grupo ho­te­lero Hesperia, José Antonio Castro. Éste, que tiene el 18% del banco, ha cap­tado a un grupo de in­ver­sores in­ter­na­cio­na­les, en­ca­be­zado por los ve­ne­zo­lanos Bellosta, dueños del banco Casa Propia, que fue in­ter­ve­nido por el Gobierno de Hugo Chávez en 2010.

Los Bellosta poseían en Venezuela un grupo empresarial basado en la distribución de automóviles (eran concesionarios de Ford, New Holland y Carterpillar, tenían tiendas dedicadas al alquiler de coches y de venta de vehículos de ocasión) y el banco Casa Propia Entidad de Ahorro y Préstamo. Ante el acoso del Gobierno de Chávez a los banqueros privados en la República Bolivariana de Venezuela, la familia vendió sus acciones del banco en 2009. Y el Casa Propia fue intervenido por el Estado en 2010.

Este grupo venezolano invertirá 30 millones de euros para convertirse en el primer accionista de Bankpime. A cambio, el dueño de Hesperia también acudirá a la ampliación de capital de 18,5 millones de euros que se realiza precisamente para resolver el déficit de recursos propios tras las nuevas exigencias, y elevará su participación, que canaliza a través de la sociedad Bimba, hasta el 25%, además de mantenerse en la presidencia del banco.

La sociedad Kota Investments, dirigida por Marcelino Bellosta Varady, permite a Bankpime resolver el problema creado por el portugués Banco Internacional do Funchal (Banif), que tiene el 27.5% del capital de la entidad y que había manifestado con insistencia su deseo de abandonarla. Kota Investments y Castro se han comprometido a comprar su participación.

También la aseguradora Agrupació Mútua, que posee el 25% de Bankpime, había tratado infructuosamente de vender su participación. La mutua catalana, intervenida por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones desde 2009 por "irregularidades en su gestión" y una excesiva exposición al sector inmobiliario, está inmersa en un proceso de venta de filiales para restablecer su situación patrimonial (la última operación fue la venta de su negocio de ambulancias, por la que ha ingresado 70 millones de euros). No deja Bankpime, pero su participación se verá reducida sustancialmente tras la ampliación de capital.

Después de esta operación, y en función de cuántos de los 4.500 pequeños accionistas de Bankpime acudan a la ampliación, Kosta Investments tendrá, al menos, el 30% del banco.

Bankpime aprobó el 23 de diciembre de 2010 realizar una operación acordeón que incluía reducir el capital en 41 millones de euros (un 62%) y ampliarlo en otros 18,57 millones para sanear su balance incorporando todas las provisiones que le exigía el Banco de España. Estos saneamientos llevaron a la entidad a registrar unas pérdidas de 29,5 millones de euros, que se sumaban a los nueve millones del año 2009. En lo que va de ejercicio, Bankpime no ha logrado todavía volver a los beneficios.

Kosta Investments cuenta con otros inversores internacionales, aunque los Bellosta han preferido mantenerlos en el anonimato. Se ha especulado con la presencia en este grupo del andorrando Andbanc, que lleva meses analizando oportunidades de compra en España y que quiere imitar a la Banca Privada d'Andorra (BPA), que adquirió el Banco Madrid a la Kutxa. Pero la entidad andorrana siempre ha dejado claro que busca un papel protagonista en los bancos que adquiera.

Actualmente, el capital de Bankpime se reparte entre (Banif) (28,7%), Agrupació Mútua (26,2%), Bimsa (18%), y Francisco Busquets (5%). En abril, el banco y sus actuales accionistas firmaron un contrato marco de toma de participación con un grupo de inversores internacionales reunidos en Kota Investments. Éstos mantendrían la independencia de Bankpime y potenciarán su estrategia de ayudar a las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas en su expansión internacional.

Bankpime, que cuenta con 19 sucursales y 233 empleados, y suma unos 600 millones de euros en activos, tiene previsto celebrar junta general de accionistas el 27 de junio.

 

Artículos relacionados